15 años de relojería: la evolución (II)

  • Pantalla completa
Complicaciones
1 de 9
Comparte la fotografía
Complicaciones

El espíritu relojero tiene en las complicaciones una de sus razones de ser, de marcar la diferencia. Y si hay que hablar de diferencias, en estos años hay una pieza que ha destacado por encima de todas, la creación en 2016 por parte de Patek Philippe del Grandmaster Chime Ref. 6300 G. Con 20 complicaciones –de ellas cinco sonoras y con un total de seis patentes–, se sumaba a la lista excepcional de creaciones de ‘calle’ en las que Patek Philippe deja constancia de su creatividad relojera. Convertido en uno de los relojes de pulsera más complicado del mundo, las distintas funciones se visualizan en dos diferentes esferas mientras la caja de oro blanco llega hasta los 47,4 mm. Ha sido también reconocido como el que posee la sonería más rica en acordes. Tampoco ha de quedar en el olvido otro trabajo excepcional de estos años. En este caso, el Reverso Á Triptyque de Jaeger-LeCoultre, tres esferas para mostrar el tiempo civil, el sideral y el perpetuo, que contaba con nada menos que 18 diferentes complicaciones y una estética excepcional.

Tradición
2 de 9
Comparte la fotografía
Tradición

Es uno de los vocablos recurrentes en todas las marcas que componen el amplio espectro de la relojería de calidad y también uno de los elementos que integran su oferta. Seguir las pautas de la tradición relojera conlleva revisar valores que están impresos en el ADN de cada marca, y recuperarlos se convierte en un ejercicio relojero que incorpora nuevas soluciones o mejoras sobre esas ideas que están en la base de la realidad de cada marca. Es lo que ha hecho, por ejemplo, Vacheron Constantin con el lanzamiento de su colección FiftySix, con una línea de relojes –ha incorporado ya su primera gran complicación– que toma su inspiración de una pieza de 1956. O cuando Blancpain recuperó el Carrousel Volante como alternativa al tourbillon en 2008. Cierra esta lista exponencial, Breitling con el nacimiento de la línea Navitimer 8, que se sitúa en creaciones de los años 30 del pasado siglo.

Artesanal
3 de 9
Comparte la fotografía
Artesanal

Es un principio básico para hablar de alta relojería. Los postulados creativos de las casas relojeras tienen en común el carácter artesanal que sigue imperando en la creación de un reloj. El gusto por los detalles, por mantener elementos que hablan de un trabajo manual en el que distintos oficios ponen su saber hacer al servicio de un todo, el reloj. En este pensamiento reinvidicativo del verdadero espíritu relojero, la manufactura alemana A. Lange & Söhne es uno de los mejores ejemplos. No solo ha mostrado a lo largo de su renovada y recuperada historia contemporánea su capacidad para crear complicaciones útiles y avanzadas, sino que lo hace aplicando detalles y elementos que son parte del acervo artesanal, de relojero antiguo. Desde sus acabados, primero, a la utilización de elementos de la historia relojera como el sistema de cadena y caracol, que en Lange es un excelente exponente de lo artesanal.

Calibres
4 de 9
Comparte la fotografía
Calibres

Sin duda, es uno de los campos relojeros en los que ha habido más movimiento y evolución durante este tiempo. El principio de la mecánica relojera está íntimamente ligado a la precisión y eso es, precisamente, lo que ha evolucionado a través de certificaciones como la que muestra Rolex con su Certificado Oficial de Cronómetro Superlativo, que comienza a funcionar en 2015 con el calibre 3255. O también Omega, con su certificado METAS, el último paso de un recorrido que había comenzado con la introducción del escape Co-Axial años antes. Pero también hay espacio para calibres in-house que permiten reafirmar el carácter de sus impulsores, como ocurre cuando Wempe lanza su calibre propio en 2013, con el reciente tourbillon periférico de Carl F. Bucherer o con el calibre 110 y posteriores declinaciones de Oris.

Profesional
5 de 9
Comparte la fotografía
Profesional

En la historia de la relojería, el sentido práctico de sus creaciones dio paso a un reconocimiento de su carácter profesional. En la relojería contemporánea esa cualidad se ha mantenido en innumerables propuestas, pero sin duda hay dos marcas que llaman la atención. Por un lado, Panerai, al que hay que considerar el paradigma de una nueva forma de entender la relojería. Primero fue su tamaño; después llegaría su concepto de manufactura y la llegada de complicaciones relojeras con su propia personalidad. Siempre marcando el camino en su territorio natural, el mar, y con creaciones como el Luminor Submersible 1950 realizado en bronce por primera vez en 2011. Por otro lado, hay que mencionar a Bell & Ross, cuya génesis está en el universo profesional pero que fue todavía más lejos y creo en 2005 su propia visión con una estética cuadrada, el BR 01, convertido con el paso de los años en un ejemplo de personalidad y cualidades únicas. Perfectamente reconocible, es el pilar profesional de la casa.

Sostenible
6 de 9
Comparte la fotografía
Sostenible

No es una tendencia, sino una necesidad de la que empiezan a participar todas las marcas, pero sin duda la encabezada por Chopard es una de las más llamativas. Desde julio de este año, Chopard solo utilizará oro 100% responsable, o ético, para realizar todas sus creaciones de joyería y relojería. Una iniciativa que vio la luz en 2013 y que hasta 2015 vivió su etapa de desarrollo en ese Viaje al Lujo Sostenible emprendido por Chopard hace 30 años. Conocido como oro Fairmined, en definitiva lo que hace es que ese oro proviene de un comercio justo y que repudia la explotación incontrolada de las minas y de los que en ellas trabajan. El primer trabajo realizado con oro Fairmined fue la fabricación de la Palma de Oro. Y el primer reloj, un L.U.C Tourbillon QF Fairmined.

Precisión
7 de 9
Comparte la fotografía
Precisión

La herencia de Minerva es importante para entender presente y futuro de Montblanc, que ha hecho de la relojería un elemento de expresión consolidado dentro de una oferta de excelencia y con múltiples campos de acción. Uno de los detalles que hicieron grande a Minerva fue la precisión de sus movimientos, y en esa línea de trabajo Montblanc presentaba en 2012 una pieza que inspiraba nuevos límites en la medición cronográfica, la de la milésima de segundo. Para ello se ideó un calibre con dos órganos reguladores independientes, donde la funciones horarias trabajan a 18.000 alt/hora y las cronográficas a 360.000 alt/hora (50 Hz). El TimeWriter II Bi-Fréquence 1.000, que así se llamaba el reloj, obtuvo dos patentes principales y otras 22 auxiliares.

Innovación
8 de 9
Comparte la fotografía
Innovación

Está impreso en la genética relojera; no hay crecimiento, ni desarrollo como marca, sin la obligada y necesaria innovación. En este período de 15 años se han registrado movimientos muy interesantes, con anticipos de lo que puede ser la relojería del futuro. Porque al igual que lo que sucede en la automoción con la Fórmula 1, hay elementos elaborados como conceptos que con el tiempo acaban convertidos en realidad. Eso es lo que hizo Audemars Piguet, por ejemplo, con el Royal Oak Concept RD#1, donde se redefinía el concepto de sonido de un repetición de minutos y que se guiaba por los principios de fabricación de un instrumento de cuerda. También en el sonido ha trabajado Breguet en el Tradition 7087 (curiosamente presentado como el anterior en 2015), con dos tonalidades acústicas diferentes a la tradicional y con una serie de elementos de repetición de minutos replanteados. Cierra este ejercicio otra idea sorprendente, la del Grand Deck Marine Tourbillon de Ulysse Nardin y su nano-cable que tira de una botavara para marcar los minutos retrógrados.

Empleando el número de nuestro aniversario desfilan aquellos vocablos que entendemos forman parte del discurso actual de las compañías. Han sido años de innovación, de crecimiento y de puesta en valor de una evolución que durante una parte de todos ellos fue tan veloz como intensa, quizás demasiado.

Como en una tormenta perfecta, se sucedían novedades y planteamientos... para luego llegar a una calma que precedió a ese análisis de un sector que, como otros muchos, tiene que encontrar la senda para hallar a quienes tomen el testigo, no solo en la creación, y sigan convirtiendo y disfrutando con el arte de crear una mecánica que siempre busca precisión y perfección.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios