15 años de relojería: el estilo (I)

  • Pantalla completa
Retro-Vintage
1 de 8
Comparte la fotografía
Retro-Vintage

No es solo una tendencia, es una realidad de un negocio que tiene un cierto componente cíclico en los gustos y preferencias de los compradores. En estos años se ha pasado –sin desaparecer, por supuesto– de estilos que rompían normas y estéticas relojeras para imponer el espectáculo a recuperar una visión que discurre entre el carácter retro y la visión vintage. Se han recuperado imágenes de relojes que llamaron la atención en su origen y que incluso dan pie a colecciones de nuevo cuño y donde hay la correspondiente actualización contemporánea, como es el caso de la línea Heritage de Tudor, convertido en el gran acontecimiento y renacer de la compañia. En otras ocasiones, es la traslación de esa historia de tradición e innovación que ha convertido a la marca en uno de los nombres propios de la historia relojera. Y en eso Longines tiene una larga trayectoria, como han demostrado creaciones como este Column-Wheel Chronograph, que lanzó en 2009.

Smartwatch
2 de 8
Comparte la fotografía
Smartwatch

La relojería tampoco ha sido ajena a la llegada de nuevas tecnologías; de hecho, marcas tecnológicas han creado sus propios gadgets con apariencia de sofisticado reloj. La relojería suiza ha reaccionado de distinta forma a ese nuevo teórico rival que es el smartwatch: desde una cierta indiferencia por no ser lo mismo ni tener el mismo perfil de comprador, a probar fórmulas en paralelo que den pie a colecciones específicas y que además cuentan con una imagen casi idéntica a la de sus relojes mecánicos. En esta particular visión llaman la atención marcas como Frédérique Constant, que creo su primer smartwatch en 2015 (en la imagen) y TAG Heuer, que hizo lo propio en 2017, cuando lanzó el Connected y su ingenioso concepto modular. Realizado en colaboración con Intel y Google, comparte con el trabajo de Frédérique Constant que ambos llevan el sello Swiss Made.

Millennials
3 de 8
Comparte la fotografía
Millennials

En estos últimos años se habla y mucho de llegar a un nuevo público, de rejuvenecer postulados y estéticas. Y por supuesto, eso tiene un nombre, el de los millenials. Una tarea en la que se emplean recursos, estrategias y se transmiten un sinfín de ideas, pero no siempre con los resultados deseados. Quizás porque en la oferta está parte del éxito, no solo en el nombre. Solo hay que ver cómo Calvin Klein, con productos de corte asequible y óptimo acabado, sigue capturando a público multigeneracional, pero sobre todo a los jóvenes. Antes de intentar vender, quizás sería bueno formar a una generación que vive por y para la tecnología.

Diseño
4 de 8
Comparte la fotografía
Diseño

La relojería es mecánica, por supuesto, pero una parte importante de su éxito se encuentra en su imagen, en su diseño. Hay numerosos ejemplos de la trascendencia de la estética para convertir una colección en intemporal; del mismo modo, la originalidad en el diseño de un reloj dota a la marca de un carácter innovador y distintivo. Eso es lo que representan los dos ejemplos que ilustran esta página. El Santos de Cartier fue todo un acontecimiento cuando llegó por primera vez al mercado. Fruto de un encargo muy especial, no solo ha sobrevivido al paso del tiempo, sino que en este 2018 es la apuesta de Cartier por recuperar toda su esencia y atraer a las nuevas generaciones de consumidores. Es lo que podríamos definir como un clásico que cada cierto tiempo retorna a la primera fila del espectáculo relojero. Como volvió el Bubble de Corum, el mejor ejemplo del segundo razonamiento. Cuando apareció en escena, llamo la atención no solo por su cristal abombado, sino por el trabajo de su esfera, convertida casi en una obra de arte. Eso es lo que ganó el mercado cuando en la firma decidieron recuperarlo como colección en 2015.

Materiales
5 de 8
Comparte la fotografía
Materiales

Este vocablo se ha convertido en uno de los más recurrentes de la alta relojería durante estos últimos 15 años. El desfile de nombres sería tan largo como intenso. Desde la popularización de la cerámica, con presencia en colecciones de abundantes marcas, al empleo del ligero titanio que ha dado tantos saltos de calidad y variantes como horas tiene el día. Y pasando por supuesto por materiales tan sugerentes como el carbono o tratamientos del acero como el PVD, incluso oro con nombre propio. Y en esta carrera terminológica sobre la materia, el rey es Hublot. Ha creado su propio oro, el Magic Gold, ha trabajado titanio, carbono... y el zafiro. El summum de la transparencia que deja a la vista el movimiento desde cualquier ángulo.

Ultraplanos
6 de 8
Comparte la fotografía
Ultraplanos
Manufactura
7 de 8
Comparte la fotografía
Manufactura

Ha sido la última en llegar, pero reafirma una de las realidades vividas en estos años. Las marcas han decidido potenciar el concepto de independencia en las distintas etapas del proceso creativo. IWC, que este año cumple además 150 años de historia, ha creado su Manufakturzentrum atendiendo a principios de eficacia y sostenibilidad. En él se reúnen bajo un mismo techo la fabricación de componentes, de movimientos manufactura y de las cajas. Todo un hito en la larga historia de la casa, que se traduce en técnicas de fabricación y las tecnologías más avanzadas. Todo ello con maquinaria de última generación que permite ofrecer una calidad de primer nivel y una alta precisión en la creación de los distintos componentes. Esa es la esencia de una manufactura.

Han sido años prolíficos en la lectura del tiempo y también, en ocasiones, de reflexión alrededor de una actividad que sigue bebiendo en las fuentes de su historia para seguir creciendo, o mejor, para reafirmar su carácter y personalidad. La relojería gusta de hechos y menos de gestos, pero no es menos cierto que su lenguaje ha variado un poco en los últimos años.

[Lea aquí: Tendencias relojeras de 2018]

En Gentleman queremos hacer una reflexión alrededor de esos términos que son comunes en muchas de las marcas que integran eso que se conoce como relojería de calidad y que han hecho también suyos los verdaderos destinatarios de esas creaciones, los compradores.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios