¿Qué hace tan especial a la colección Classique de Breguet? El secreto está en los detalles

  • Pantalla completa
Las agujas Breguet
1 de 8
Comparte la fotografía
Las agujas Breguet

El primer diseño de las características agujas Abraham-Louis Breguet (tanto como para haber sido reconocidas con su nombre en el vocabulario relojero) se sitúa en torno a 1783. Desde entonces, su fama solo ha ido creciendo. Perfectamente reconocibles, son el fruto de combinar diseño y funcionalidad, como lo demuestra su distintiva pomme évidée descentrada. Se realizan tanto en oro como en acero azulado.

Los números Breguet
2 de 8
Comparte la fotografía
Los números Breguet

En los modelos con esferas esmaltadas, los números arábigos son las estrellas del estilo Breguet. Destacan por su legibilidad y, al igual que sucede con las agujas, han adoptado su nombre. Los números Breguet aparecieron por primera vez antes de la Revolución Francesa, cuando compartían la esfera con diminutas estrellas y estilizadas flores de lis.

Las asas
3 de 8
Comparte la fotografía
Las asas

Unos pasadores atornillados, en lugar de barras con muelle, sostienen la correa entre las asas, una solución que además es mucho más segura. Las asas están soldadas al borde de la caja, tanto por motivos técnicos como por estética. Otro detalle de la precisión con que se trabaja cada detalle en Breguet es la perforación del orificio del eje de carga.

Esferas con decoración guilloché
4 de 8
Comparte la fotografía
Esferas con decoración guilloché

Abraham-Louis Breguet fue el primero en aplicar ­–en torno a 1786– el grabado realizado con un torno (grabado mecánico) a la decoración de las esferas y además realizar distintos diseños guilloché en una sola esfera, algo que mejoraba la legibilidad de sus indicaciones. Los diseños de Breguet son célebres por la finura de sus trazos, con patrones decorativos –clous de Paris, pavé de Paris, rayo de sol, grano de cebada, oleaje, entretejido, tablero de damas, aspecto flameado, etc.–, que acentúan su singularidad. Los artesanos de la casa siguen utilizando el torno para realizar todas estas creaciones, que también han trasladado al nácar –lo normal es hacerlo sobre oro– en algunos de los modelos modernos; toda una proeza dada la delicadeza del material.

La firma secreta
5 de 8
Comparte la fotografía
La firma secreta

El éxito de los relojes Breguet tuvo como consecuencia la llegada de falsificaciones. En 1795, el relojero decidió grabar una firma prácticamente invisible trazada en la esfera con un pantógrafo de punta seca, que se ha mantenido hasta nuestros días. La firma secreta se graba bajo el número 12 (en las esferas esmaltadas) o a ambos lados de dicho número (en las esferas guilloché).

Acanalado del canto
6 de 8
Comparte la fotografía
Acanalado del canto

El acanalado (estrías finas) sobre el canto de la caja  es otro de los detalles decorativos del estilo Breguet desde hace dos siglos. Con la pieza bien sujeta, el patrón se aplica a mano en frío sobre el canto. Pueden apreciarse en muchos de los primeros Breguet y, por supuesto, en las creaciones contemporáneas.

Un número de fabricación único
7 de 8
Comparte la fotografía
Un número de fabricación único

Está también presente en los orígenes y en la actualidad de Breguet. Todos los relojes tienen un número único que se registra en los libros de la Casa. Los primeros relojes desde los años de 1780 se numeraban siguiendo un sistema especial que permitía fecharlos; después, se hizo reiniciándose la serie cada 5.000 ejemplares, aproximadamente. En los relojes modernos, el número siempre se graba en la esfera, así como en el reverso del reloj.

Proporción y orden atendiendo a los clásicos; dos premisas tan simples pero al mismo tiempo tan complejas de ejecutar si no está en manos de firmas como Breguet. Es también lo que diferencia a las grandes marcas, la capacidad para hacer que el legado de su historia se convierta en el argumento contemporáneo.

Eso es lo que impuso Breguet en sus diseños. Y eso le permitió ofrecer un estilo único que permanece y se manifiesta en detalles como las agujas Breguet, la firma secreta, el número de fabricación único, la esfera con decoración 'guilloché', los números Breguet, sus peculiares asas y el canto acanalado.

Los relojes Classique contemporáneos son los mejores exponentes y herederos naturales de las creaciones originales Breguet.

Relojes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios