Alex Chinneck, el escultor de los nudos

  • Pantalla completa
1 de 7
Comparte la fotografía

Alex Chinneck esculpe las ciudades como sueños, destilando un sentido del humor y un talante subversivo que cada día le gana más adeptos en todo el mundo. (Foto: Charles Emerson)

2 de 7
Comparte la fotografía

La obra más famosa de Alex Chinneck, 'A pound of flesh for 50p', la casa efímera de 2014 conocida como Melting House. (Foto: Charles Emerson)

3 de 7
Comparte la fotografía

Edificio que parece fracturado 'Six pins and half a dozen needles'. (Foto: Charles Emerson)

4 de 7
Comparte la fotografía

El edificio cuya pared parece deslizarse, 'From the knees of my nose to the belly of my toes' (2013). (Foto: Charles Emerson)

5 de 7
Comparte la fotografía

Su intervención en los cristales de una fábrica abandonada, 'Telling the truth through false teeth' (2012). (Foto: Charles Emerson)

6 de 7
Comparte la fotografía

El reloj de madera con nudo, de 'Growing up gets me down'. (Foto: Charles Emerson)

Definido como "un maestro de la ilusión arquitectónica”, Alex Chinneck (Londres, 1984) se considera ante todo escultor, pero tras centrarse en pequeñas obras comenzó a trabajar en diseños a gran escala que involucran la arquitectura y la ingeniería.

Edificios que se abren por la mitad, un poste eléctrico del revés o una fábrica con el mismo agujero en todas sus ventanas son algunas de las obras con las que ha hecho famoso su interés por lo viejo, lo roto o lo desplazado, por las heridas del paso del tiempo.

La mayoría de sus instalaciones se encuentran en Londres. En uno de sus primeros trabajos usó 1.248 piezas de vidrio para crear 312 ventanas, rotas todas de manera idéntica, en la fachada de una fábrica abandonada. En otro creó la ilusión de que toda la fachada de la casa se había deslizado hacia el jardín, y en 2013 creó un edificio comercial que parecía construido al revés: la puerta en el tejado y la terraza en el pavimento.

Luego construyó un edificio que parece fracturado por la mitad como si un terremoto lo hubiera roto, y a continuación su trabajo más espectacular, una casa temporal de 7.500 ladrillos de cera de parafina que se derritieron lentamente con un sistema de calentamiento bajo el suelo.

Otras obras incluyen el nudo como construcción: un reloj gigantesco de madera, una serie de columnas, también de madera, donde solo una de ellas presenta el mismo nudo inmenso, y ahora una escoba. Actualmente construye en India un proyecto industrial que también incluye un nudo, pero en acero.

Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios