Shigeru Ban: el 'arquitecto de los pobres' que ha transformado Japón

  • Pantalla completa
1 de 12
Comparte la fotografía

Shigeru Ban siempre apela a sus orgullas raíces japonesas cuando el desarrollo de su obra se lo permite. Acostumbrado a colaborar institucionalmente con su país, en el año 2000 fue el responsable del diseño del pabellón de Japón en la Expo de Hannover.

2 de 12
Comparte la fotografía

Siguiendo las premisas básicas de sus señas de identidad (que apelan al máximo respeto del entorno), la madera y el cristal son los protagonistas de la espectacular estructura del ‘club house’ del Nine Bridges Golf Club, en Corea del Sur, obra de Shigeru Ban.

3 de 12
Comparte la fotografía

Interior y fachada de la Metal Shutter House del barrio de Chelsea, en Nueva York.

4 de 12
Comparte la fotografía

Interior de la Wall Less House, de Nagano (Japón).

5 de 12
Comparte la fotografía

Exterior del Nine Bridges Golf Club, en Corea.

6 de 12
Comparte la fotografía

Especializado en construcción de espacios de uso temporal, he aquí un ejemplo de estudio con estructura de papel, en la sexta planta del Centre Pompidou de París en 2004.

7 de 12
Comparte la fotografía

Exterior del Centre Pompidou de Metz.

8 de 12
Comparte la fotografía

Estructura interior del Centre Pompidou de Metz (Francia).

9 de 12
Comparte la fotografía

Pabellón de papel en el campus de IE University en Madrid.

10 de 12
Comparte la fotografía

Curtain Wall House, Tokio.

11 de 12
Comparte la fotografía

Ban ha conseguido armonizar sentido de la eficiencia, fascinación por la carpintería tradicional japonesa (“por el olor a madera, que descubrí de crío junto a mi madre”) y erudición por figuras como Alvar Aalto, Louis Kahn, Mies van der Rohe o Frei Otto, con quien construyó la monumental estructura reticular de tubos del pabellón japonés de la Exposición Universal del año 2000 en Hannover. (Romain Sellier)

En un ejercicio de modesta sencillez, la impronta de Shigeru Ban (Tokio, 1957) podría resumirse en una mezcla equilibrada entre elegancia, respeto y responsabilidad con el ser humano y su entorno. No solo por los múltiples proyectos humanitarios en que participa, sino también por la especial claridad y lucidez presente también en sus trabajos privados. Por algo es conocido por muchos como el ‘arquitecto activista’ o el ‘arquitecto de los pobres’.

El japonés fue galardonado en 2014 por el más prestigioso premio en el mundo de la arquitectura: el Pritzker. Un reconocimiento absoluto y merecido a sus ingeniosas soluciones estructurales. Como la Bamboo Furniture House, de bambú laminado; o las del Centre Pompidou de Metz, uno de sus proyectos estrella. El edificio de oficinas de Swiss Tamedia de Zurich, el Aspen Art Museum de Colorado (realizado con estructura de madera sin juntas de metal o colas adhesivas) o el pabellón temporal del Museo Rietberg también en Zurich (de fibra de carbono,) son solo algunas de las numerosas obras maestras de este genio asiático.

[Le puede interesar: Los diseñadores chinos que han conquistado Occidente]

Sin embargo, por encima de todo, destaca su meticulosa noción de la sostenibilidad y un respeto por el medio ambiente que se traduce en un incansable empeño por proyectar recursos de calidad a partir de materiales locales, siempre vinculados al lugar y entorno en que desarrolla cada proyecto para respetarlo y añadirle valor y personalidad.

No hay duda de que Ban ha ampliado el sentido de la profesión y su espectro de actuación. Tal y como él mismo aclara, “me gustan los arquitectos que se arriesgan, que plantean retos, y no los que únicamente se preocupan por mantener su puesto, sin cuestionar el statu quo. Todos los maestros que respeto son ejemplos de compromiso. Cuando empecé en Japón hace casi treinta años, nadie hablaba de medio ambiente, ni siquiera yo mismo”, confiesa Ban.

Ahora, esa preocupación se constata de inmediato en la elegancia, frescura y honestidad de sus obras. “Siempre he procurado agregar valores extra habitualmente vinculados al diseño”, afirma. Por eso, los proyectos de Ban no solo reflejan su sensibilidad, experiencia y bagaje práctico, sino también ideas y conceptos transversales como la continuidad espacial entre interior y exterior, palpable en la PC Pile House (Shizuoka, 1992) o en la Curtain Wall House (Tokio, 1995) y sus cortinas perimetrales; o la sostenibilidad, perceptible en la Naked House (Saitama, 2000). Equilibrio hasta las últimas consecuencias.

Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios