Sean Connery, Clint Eastwood, Obama... Los famosos aman el golf

  • Pantalla completa
sean connery y tania mallet
1 de 11
Comparte la fotografía
sean connery y tania mallet

Este modelo de sombrerito de ala corta no es la mejor manera de protegerse del sol, de modo que ahora se usan gorras de visera en lugar de esta versión desplumada del tirolés. Sean Connery conoce mejor los campos de golf andaluces que casi todo el resto de nuestro país. Claro que cuando puedes jugar con parejas tan agraciadas, ¿para qué tomarse la molestia de recorrer sombríos museos? El golf tiene aire libre, paseos relajados, grandes esfuerzos concentrados en la brevedad de un instante, y mucho tiempo muerto que el espabilado puede emplear para dar lecciones.

Pola Negri y charles chaplin
2 de 11
Comparte la fotografía
Pola Negri y charles chaplinEl swing y el putt, los hierros y los palos, el handicap y el green, todo es peculiar en este deporte. Pero nada es más misterioso que lo aparentemente más fácil, algo así como el enigma de Fermat: cuando todo parece que debería ser sencillo y se encuentra el jugador en la más corta de las distancias, allí donde se diría que incluso el más torpe es capaz de meter la pelotita en el agujero, aparecen los caprichos debidos a la orografía microscópica del césped que media entre el punto de salida de la bola y el agujero al que va destinado el golpe. Charles Chaplin y Pola Negri contemplan la bola como si fuese el mayor prodigio de la naturaleza. A más de un maestro, una brizna de hierba mal cortada ha impedido un triunfo aparentemente seguro.
steve mcqueen
3 de 11
Comparte la fotografía
steve mcqueenSteve McQueen está hundido en la miseria. Como en el relato de Borges, la caída de la pelota en un búnker es sinónimo de pesadilla, anuncio del infinito inasible. Una vez en la arena, hace falta ser muy diestro para salir de la trampa. Ni los maestros, sin embargo, pueden evitar de vez en cuando esta dura prueba. Aquí no hay atajo posible. Salir de ahí sólo se consigue con calma, cálculo, y una gran habilidad con el ‘sand wedge’, el hierro específico cuyo diseño permite lanzar la bola hacia lo alto, salvando la trampa de un solo golpe.
clint eastwood
4 de 11
Comparte la fotografía
clint eastwoodCuando te gusta un deporte, se convierte en un vicio que no puedes abandonar, sean cuales sean las circunstancias de tu vida. Ahí tienen a un Clint Eastwood treintañero, cuando trabajaba a las órdenes de Sergio Leone en el rodaje de uno de los ‘spaghetti westerns’ que le llevaron a la fama, utilizando un descanso en pleno desierto de Almería para sacar unos palos y practicar “su juego favorito”, por decirlo con el título de la comedia de Howard Hawks que rendía homenaje a este deporte tan poco de duros.
Clark Gable, joe schenk y douglas fairbanks sr.
5 de 11
Comparte la fotografía
Clark Gable, joe schenk y douglas fairbanks sr.Que yo sepa no ha tenido ningún éxito la forma de cubrirse la cabeza utilizada por estos dos imitadores de Paco Martínez Soria con los que comparte un descanso el protagonista de ‘Lo que el viento se llevó’. Nada podría casar peor con el refinamiento propio del considerado deporte más señorial del mundo. La boina de modelo escueto, sin tela suficiente ni para doblarla por un extremo en forma de visera, parece utilizada por estos dos inesperados jugadores a fin de resaltar la prestancia de Clark Gable, que prefiere mantenerse descubierto a tocarse de semejante guisa.
frank sinatra y ava gardner
6 de 11
Comparte la fotografía
frank sinatra y ava gardner Entre otras peculiaridades, el golf es un deporte que se juega en pareja, no precisa ni necesariamente amorosa. En realidad, compites primero con tu pareja, y luego con los demás rivales. Pero si hay un deporte sosegado en el que la rivalidad no parece crear graves desavenencias, éste es el golf. También es el deporte más sociable de todos, el que permite la conversación y el que mejor la fomenta. Aparte del silencio sepulcral necesario para lanzar cada golpe, los prolegómenos y los entreactos, el largo camino hasta el ‘tee’ y la excursión hasta el ‘putt’, permiten desde la conversación de negocios hasta la amorosa, como hacían en este surrealista campo de golf en el desierto de Nevada, en Las Vegas, Ava Gardner y Frank Sinatra, esa extraña pareja. Si acabaron mal, seguro que no fue culpa del golf.
François Mitterrand
7 de 11
Comparte la fotografía
François MitterrandRodeado de la espesa selva, François Mitterrand se ha metido en dificultades, tal vez de tanto maniobrar contra amigos y enemigos en mitad de su larga marcha hacia la presidencia francesa. Metáfora de los líos en los que se metió, esta instantánea nos muestra el lado oscuro del golf, el lado peligroso de la vida para todo el que se sale del buen camino, la alargada y pulida senda de la que no deben desviarse bolas ni jugadores si no quieren meterse en según qué bretes.
duque de windsor
8 de 11
Comparte la fotografía
duque de windsorAhí lo tenemos, improbablemente elegante, el hombre que no quiso reinar porque prefirió la boda con una americana divorciada. Al Duque de Windsor se le ve importante incluso con este modelo de pantalón que no tuvo la historia del famoso modelo con pliegue al final de la pernera. Parece que le hayan cortado de un tijeretazo los extremos de aquellos pantalones llamados de golf, que iban abombachados en su extremo inferior, y que en mi adolescencia lucía algún compañero de curso antes de pasar al pantalón largo que marcaba la entrada en la edad adulta.
Jackie Kennedy
9 de 11
Comparte la fotografía
Jackie KennedyEn una de sus frases maravillosas, el escritor cubano José Lezama Lima hablaba en su novela ‘Paradiso’ de la gozada familiar, de esa forma del paraíso que es la relación entre parientes cuando tal relación es buena, que de todo hay en la viña del señor. El golf se juega también en familia, e incluso permite simultanear una partida con toda suerte de reuniones familiares. Como Jackie Kennedy y su hermana Lee Radziwill, acompañando en el cochecito eléctrico a John F. Kennedy, el presidente, que, fuera de cámara, es quien está jugando en realidad.
Barack Obama
10 de 11
Comparte la fotografía
Barack Obama La pelota y los pelotillas, el presidente Obama y los miembros de su gabinete. El mundo entero se ha paralizado en espera de que el hombre más poderoso de la tierra demuestre ante su gobierno lo magnífico que es su swing (en la imagen, lo demuestra con los miembros del club de golf ante quienes acaba de firmar la concesión de la Medalla de Oro del Congreso al célebre golfista Arnold Palmer). Ni siquiera han salido al césped que rodea la Casa Blanca. Obama ha decidido hacer una demostración sin salir del despacho oval. El mundo espera expectante.
¿Qué tiene el golf que tanto enamora a los famosos? Actores, políticos, personalidades del mundo empresarial... Todos ellos han encontrado en el green un escape a sus profesiones. Pero más allá de las caras conocidas que presentamos en este reportaje, el golf es indudablemente un deporte vinculado al gentleman, sofisticado, de precisión y, por supuesto, elegante. Metáfora de la vida, tanto pública como privada, este juego ha logrado popularidad y aceptación tan masivas que traspasa clases sociales y profesionales. / Fotografía: GETTY
Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios