Hollywood años 20: las casas de los famosos en Beverly Hills

  • Pantalla completa
Will Rogers, 1919
1 de 10
Comparte la fotografía
Will Rogers, 1919

Actor, columnista y político, fue el intérprete mejor pagado de su época y sirvió como alcalde de Beverly Hills durante un breve lapso de tiempo. Sin embargo, su interés en la res-publica se perfilaba por su vis cómica más que por una devoción puramente política, y utilizaba su proyección mediática para atizar a los gobernantes profesionales. Tanto es así que fue candidato a la presidencia de los Estados Unidos en 1928 con un solo punto en su programa: lo primero que haría al ser elegido sería dimitir. Figura extremadamente querida y admirada por el público, falleció en un accidente de avión en 1935 a los 56 años.

Rodolfo Valentino, 1925
2 de 10
Comparte la fotografía
Rodolfo Valentino, 1925En 1923 la ciudad de Los Ángeles solicitó legalmente la anexión de Beverly Hills. Los habitantes del exclusivo suburbio –en realidad es una ciudad–, se opusieron ante la posibilidad de ver reducida su calidad de vida. Las celebridades que estaban ya instaladas en ese pequeño paraíso pusieron su imagen al servicio de una campaña de recogida de firmas. Entre los más involucrados destacó el mito del cine mudo Rodolfo Valentino. Finalmente, la propuesta fue rechazada por 507 votos contra 337.
Buster Keaton, 1926
3 de 10
Comparte la fotografía
Buster Keaton, 1926¿Qué pueden tener en común Marlene Dietrich, Barbara Hutton, Cary Grant y James Mason, aparte de ser estrellas cardinales del cielo de Beverly Hills? La respuesta es que todos ellos residieron en algún momento en la mansión que construyó uno de los actores más íntegros que haya dado la historia del cine, Buster Keaton. Tres mil metros cuadrados que el intérprete levantó después de terminar el rodaje de ‘El General’, en 1926. La idea de construir la villa de estilo italiano fue sin embargo de la esposa de Keaton, Natalie, quien se enamoró de la riqueza arquitectónica de aquel país durante un viaje por Europa junto a su adinerada familia, antes de casarse con el actor.
En la imagen, la estrella del cine mudo leyendo en su mansión de Hartford Way.
Errol Flyn, 1939
4 de 10
Comparte la fotografía
Errol Flyn, 1939Conocido entre otras cosas por ser un actor dotado de gran carisma, Errol Flynn también ejerció una carrera de escándalos paralela a su fama de comediante. Se decía que su mansión poseía pasadizos con cámaras secretas en los que se desarrollaban orgías inimaginables –convenientemente enfatizadas por la prensa más conservadora–, además de estancias preparadas ad hoc con espejos de doble cara para espiar las actividades excesivas propias del más profundo Hollywood Babylon. Por supuesto, su segunda esposa y su hijo no serían testigos de dicho estilo de vida, ya que vivían en otra residencia y tenían prohibida la entrada en su mansión. Murió a la edad de 50 años y fue enterrado con 50 botellas de whiskey. En la imagen, el sátiro al volante de su Packard.
Rita Hayworth, 1942
5 de 10
Comparte la fotografía
Rita Hayworth, 1942Una sex symbol paseando por la esquina de Wilshire Blvd y Beverly Drive. Durante la década de los 50 pasó temporadas en el 512 N. de Palm Drive, en una mansión de estilo colonial española de 400m2 y dos plantas que previamente perteneció a Jean Harlow y que estaba a dos pasos de la residencia que después ocuparían Marilyn Monroe y Joe di Maggio durante su matrimonio –en el 508 de la misma calle–. Tras su divorcio de Orson Wells, conoció no solo las bondades de la Riviera francesa, sino también al príncipe Ali Khan, hijo del Aga Khan, con quien se casaría y con quien tendría una hija, Yasmine, y con los que disfrutaría de las muchas y suntuosas residencias que los Khan poseían alrededor del mundo.
James Stewart, 1952
6 de 10
Comparte la fotografía
James Stewart, 1952Alejado de la actitud de playboy que se estilaba en el Hollywood dorado, a James Stewart le gustaba llevar una vida tranquila y hogareña, de la que pudo disfrutar en su mansión de Beverly Hills durante más de 50 años, junto a su mujer Gloria. La estancia preferida de la pareja para pasar el tiempo y recibir a sus amistades no era, pues, ni la bodega, ni la bolera, ni el jacuzzi, sino la biblioteca. La querencia de Stewart por la lectura cristalizó en el libro «Jimmy Stewart y sus poemas» que publicó en 1989. Un título que refleja la sencillez de un gran actor que nunca tuvo que demostrar nada.
Clark Gable, 1932
7 de 10
Comparte la fotografía
Clark Gable, 1932El galán por antonomasia solía encontrarse en el bungalow número 5 del Beverly Hills Hotel con Carole Lombard antes de divorciarse de su segunda esposa, María Franklin Gable. A pesar de las posibilidades de intimidad que ofrecían estas residencias privadas, su relación se dio a conocer y el escándalo que desató un reportaje sobre las aventuras extramatrimoniales de Hollywood llevó a su productora a obligarle a divorciarse o a terminar su relación con Lombard. La actriz de «Ser o no ser» y Clark Gable (en la imagen con su Packard) se casaron y formaron una pareja estable hasta que la actriz falleció en un accidente de avión. De esta pérdida, Gable nunca se recuperó.
'Pickfair', 1942
8 de 10
Comparte la fotografía
'Pickfair', 1942Douglas Fairbanks y Mary Pickford eran algo así como los Brangelina del cine mudo. Si bien al conocerse debieron mantener su idilio en privado ya que ambos estaban casados, finalmente se convertirían en la pareja más popular del cine. A las fiestas de su mansión de Beverly Hills acudían compañeros de profesión y celebridades de la época, además de artistas e intelectuales: George Bernard Shaw, H.G. Wells, Amelia Earhart, Joan Crawford, Scott Fitzgerald, Max Reindhart, Sir Arthur Conan Doyle o el mismísimo Albert Einstein pasaron noches de fiestas interminables en la mansión conocida como Pickfair –Pickford y Fairbanks–.
Historias ilustradas
9 de 10
Comparte la fotografía
Historias ilustradas 'Beverly Hills: The first 100 years'.
Robert S. Anderson Ed. Rizzoli USA.

Leer o escuchar el nombre de Beverly Hills transporta de manera instantánea a la La Edad de oro de Hollywood. Situada en Los Ángeles, California, la ciudad sido residencia de los más grandes actores y artistas de los últimos cien años, tanto es así que su lista de famosos resulta deslumbrante.

[Pinche aquí para conocer la casa de Elvis Presley de Beverly Hills]

El libro 'Beverly Hills: The First 100 Years' es una fiesta única de imágenes glamourosas e historias exclusivas recopiladas especialmente de la colección personal de su autor, Robert S. Anderson, bisnieto de Margaret Anderson y nieto de Stanley Anderson, los propietarios fundadores del Hotel Beverly Hills. Gentleman presenta un escueto resumen de algunas de las caras más importantes que se hospedaron en Beverly Hills.

 

Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios