De Marilyn Monroe a Picasso: los mejores retratos del siglo XX

  • Pantalla completa
Marilyn Monroe
1 de 9
Comparte la fotografía
Marilyn MonroeNo la lloraron solo los hombres. Muchas mujeres lamentaron amargamente la desaparición de Marilyn Monroe, a los 36 años de edad, el 5 de agosto de 1962, en su casa de Los Ángeles. Sola. El ama de llaves la encontró de madrugada, en su cama: desnuda, bella, y muerta. Fue su psicoanalista, el doctor Greenson, el encargado de avisar a la policía, a las cinco menos cinco de la madrugada. Medio siglo después de la fatídica noche, muchas incertidumbres siguen rodeando el fallecimiento de la actriz, convertida desde entonces en el mito erótico por excelencia, hoy más vigente que nunca, con esa capacidad –que pocas veces germina– de traspasar siglos y generaciones.
Número 52 de Gentleman, mayo de 2008.
WILLIAM FAULKNER
2 de 9
Comparte la fotografía
WILLIAM FAULKNERDicen que cuando bajó del avión que le llevó de Estados Unidos a Suecia para recibir el galardón iba más borracho que todos los nobeles de la historia juntos. Sin embargo, llevaba escrito en un bolsillo de su americana el más bello discurso jamás pronunciado en ese contexto, un discurso de reconciliación racial. No ha habido en el siglo XX escritor más oscuro que el Faulkner de Absalón, Absalón ni tampoco ninguno más transparente que el de Luz de agosto. Como ahora no se le suele leer, recomendamos Gambito de caballo, una colección de historias policíacas, como introducción ligera. De hecho, lo que más conocemos de Faulkner son los mejores diálogos del cine negro. En los años cuarenta trabajó y haraganeó en Hollywood al lado de su amigo Howard Hawks y él le escribía esas frases que Bogart y Bacall decían como nadie.
Número 35 de Gentleman, noviembre de 2006.
Marcello mastroianni
3 de 9
Comparte la fotografía
Marcello mastroianni “¡Bel.lo Marcel.lo!” le gritaban las italianas en cuanto apareció en la pantalla de la mano de Visconti. Este hermoso ejemplar masculino, tímido y apasionado, natural y sofisticado, encarnó durante décadas al latin lover, próximo y accesible a la gente corriente, pero vestido por los excelentes sastres milaneses. Él se dejaba querer: “No soy sexoadicto”, tuvo que aclarar. Pero reconoció: “Tengo mucha suerte, me gustan las mujeres guapas y el cine las pone entre mis brazos”. Número 23 de Gentleman, octubre de 2005.
pablo picasso
4 de 9
Comparte la fotografía
pablo picassoEntre guerra y guerra –y durante su breve vida no se perdió ninguna importante–, el gran fotógrafo Robert Capa recalaba en París, donde frecuentó y entabló amistad con la intelectualidad internacional instalada en la capital francesa. De entre todos los que retrató, la visita que cursó a Pablo Picasso y su familia en la Costa Azul figura entre las más emocionantes y atractivas de su trayectoria. En la imagen, el amor festivo y jovial de Picasso protege a Françoise Gilot en la sonriente presencia de su sobrino Javier Vilato.
Número 60 de Gentleman, febrero de 2009.
jfk y john-john
5 de 9
Comparte la fotografía
jfk y john-johnPadre e hijo se parecieron hasta en la desgracia. Aunque los problemas apretasen en el nudo de la corbata de John Fitzgerald Kennedy, su hijo John-John lo siguió incondicionalmente bajo la mesa de su despacho o imitando sus pasos en sus alocuciones públicas. Papá JFK siempre tenía razón y América pareció entenderlo. Lo freudiano de la patria: la nación les lloró como a un padre primero y como a un hijo después.
Número 28 de Gentleman, marzo de 2006. 
cecil beaton
6 de 9
Comparte la fotografía
cecil beatonEl ojo mágico de este fotógrafo y retratista fijó los cánones de la belleza del siglo XX. Refinamiento, simplicidad, sentido del humor y una sofisticada puesta en escena fueron secretos de su cámara, que usó como una prolongación de sí mismo. Aristócrata del estilo y la estética, sublimó la frivolidad y el dandismo en su propia identidad: se sabía el hombre más elegante del mundo. Como ‘Papa de la belleza’, veía la perfección en el abrazo armonioso de lo humano y su escenario.
Número 23 de Gentleman, octubre de 2005. 
truman capote
7 de 9
Comparte la fotografía
truman capoteEl 18 de noviembre de 1966, Truman Capote organizó una espectacular fiesta en el Hotel Plaza de Nueva York: 540 invitados, elegidos entre lo más selecto del mundo de la literatura, el cine, el arte y la política. La puesta en escena se inspiró en la secuencia de Ascot de la película My fair lady, con los invitados vestidos de blanco y negro y con máscaras. Se llamó la Black and White Ball y fue la fiesta del año. Lo que quiso celebrar Capote, entonces en el momento estelar de su carrera como escritor, fue el éxito de A sangre fría, el libro con el que había inventado un nuevo género, la novela de no ficción.
Número 32 de Gentleman, julio-agosto de 2006.
Yves saint laurent
8 de 9
Comparte la fotografía
Yves saint laurent Yves Saint Laurent fue un modista de gusto refinado y carácter inestable. Quería que las mujeres que vestía fuesen, por encima de todo, elegantes, distinguidas. Pero era travieso y atrevido, tanto como frágil e inestable. Muchos de sus saltos adelante y atrás fueron recibidos con críticas feroces. Amplió la alta costura hacia el nuevo concepto del pret-à-porter y supo que, a partir del establecimiento de la marca, todo lo que luciera las iniciales YSL podía triunfar.
Número 118 de Gentleman, mayo de 2014.

La vida es mejor si la miramos bien, y la fotografía de los últimos ciento y pico años demuestra que, bien mirado, mirado bien, el mundo es más bello. En el universo terrible que habitamos actualmente, y al que asoman cada vez más y más monstruos y monstruitos, en la política y en otros campos, debemos sin duda celebrar la existencia de algunas personas maravillosas que han convivido con monstruos y monstruitos parecidos en tiempos cercanos o alejados.

[Lea aquí: Los mejores retratos de los mitos del jazz]

Y para recuperar no solo su efigie sino su también su espíritu, y para recordar y celebrar su obra, que hizo al mundo algo mejor, debemos también celebrar que hayan tenido quien les fotografiara, quien les mirara de una manera capaz de captar esas cualidades. La selección que ha ido realizando la revista Gentleman es coherente y es magnífica, no voy a regatear elogios. Hay fotos muy construidas y fotos muy improvisadas. Repasamos sus mejores porfolios.

Personajes