Blancos, tintos y rosados: una vuelta a España por los siete mejores vinos del verano

  • Pantalla completa
Deleite al paladar
1 de 3
Comparte la fotografía
Deleite al paladar

De izquierda a derecha., Iduna 2017, Casa Lasierra 2018, Farnadas 2018 y Solabal Crianza 2015.

Para los cinco sentidos
2 de 3
Comparte la fotografía
Para los cinco sentidos

De izquierda a derecha, 5 Rosas 2018, La Caprichosa 2017 y Vetusta Crianza 2015.

Junto a los vinos blancos y rosados, también los tintos y generosos pueden ser frescos, incluso los de crianza.

Iduna 2017 (Viñaguareña). DO: Toro

Un verdejo 100% que ha fermentado en barrica. La uva se obtiene de viñedos centenarios del entorno y pasa por un ligerísimo prensado para iniciar su elaboración con levadura autóctona. El recuerdo de su crianza está presente de forma sutil sin enmascarar las notas más aromáticas de la variedad.

Casa Lasierra 2018 (Bodegas Máximo Abete). DO: Navarra

La garnacha, reina de los rosados navarros, puede dar unos resultados muy cautivadores. Este rosado elaborado con mosto yema es ejemplo del sangrado en el que no se ejerce presión alguna sobre la uva, sino que se obtiene por gravedad. Marcadas notas de fruta roja y recuerdos a hinojo.

Farnadas 2018 (Pazo de Veite). DO: Ribeiro

De tierras fecundas ('farnadas') del priorato de los monjes de San Clodio salía el ribeiro antiguo con dirección a otras latitudes, y su fama se extendió y languideció. Hoy vuelve con interpretaciones más que recomendables, como este aromático vino. Fresco en boca, armonioso y de una notable persistencia acariciadora.

Solabal Crianza 2015 (Solabal). DOCA: Rioja

En pleno verano no puede faltar un crianza de Rioja tinto que esté a la altura del momento. Lo que hace a este perfecto para esta temporada, es su paso de boca que, manteniendo el carácter, es capaz de aportar frescura y buena acidez. En naríz, las consabida fruta, pero con un matiz herbáceo muy agradable. Moderno y cautivador.

5 Rosas 2018 (Losada Vinos de Finca) DO: Bierzo

Rosado de mencía que es paradigma de frescura. Proviene de las fincas más jóvenes de la bodega, y el toque obtenido tras la crianza sobre lías le confiere todos los rasgos especiales que se aprecian. De atractivo color rosa, aromático, se muestra muy goloso y, al final, el volumen y la sedosidad permanecen en boca largo rato.

La Caprichosa 2017 (Palacio de Bornos) DO: Rueda

Un verdejo cuyo viñedo plantado en vaso hace 30 años, sobre suelo cascajoso, es el factor prioritario que define el perfil de este blanco. Tiene por un lado las notas más características de la variedad, que le dan una carga aromática de agradables sensaciones florales, y, por otro, un toque herbáceo, con frescura y cierta voluptuosidad. Un vino en general muy sedoso y largo.

Vetusta Crianza 2015 (Viñedos La Dehesa) DO: Ribera del Duero

Aunque intenso, prueba que los tintos también son para el verano. Amable, ha envejecido en roble durante 12 meses y mantiene la chispa de la juventud con discretas notas que delatan su madurez reciente. Casi 'millenial', con guiños a los mayores. ¡Eso tiene la frescura!

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios