Brugal: el ron que nació de un español y triunfó en todo el mundo

  • Pantalla completa
En constante crecimiento
1 de 10
Comparte la fotografía
En constante crecimiento

Generación tras generación, Brugal ha ido creciendo y consolidándose como marca de referencia y ahora, cuando se cumplen 120 años de aquella aventura, Andrés Brugal estaría sin duda orgulloso de la evolución de su empresa y de la labor que han desarrollado aquellos de sus herederos que han ido sucediéndose al frente de la compañía. Brugal tuvo nada menos que 14 hijos y cerca de 200 de sus descendientes son hoy accionistas.

Más que una marca
2 de 10
Comparte la fotografía
Más que una marca

Más que una bebida, en República Dominicana Brugal es un símbolo de identidad nacional. El logo de Brugal está por todas partes y la gente saluda con cariño a los miembros más conocidos de la familia. No en vano, Brugal & Co. no es sólo una marca de ron sino un gran grupo empresarial, que incluye empresas ganaderas, agrícolas y de productos farmacéuticos, del que dependen miles de familias repartidas por toda la isla. Pero el abrumador respaldo social que tiene la marca se debe en mayor medida a las actividades y proyectos con fines sociales y culturales que impulsa la compañía, pues ya desde los tiempos de su fundador, Brugal se ha caracterizado por desarrollar campañas de responsabilidad social con la intención de contribuir al desarrollo del país.

De generación en generación (pero con los mejores)
3 de 10
Comparte la fotografía
De generación en generación (pero con los mejores)

Desde que hace veinte años se creara la Fundación Brugal, esta ha realizado numerosas donaciones para instituciones y organizaciones no gubernamentales que trabajan en proyectos en cinco áreas concretas: desarrollo económico, educación, defensa y protección del medio ambiente, salud, y arte. Su presidente, Franklin Báez Brugal (en la imagen), bisnieto del fundador, espanta los prejuicios sobre los 'enchufismos' en la empresa y confirma su excelencia. “Nadie ha trabajado nunca aquí por el mero hecho de llevar el apellido Brugal. Siempre hemos mantenido la política de que sólo se incorporen a la empresa los miembros de la familia que estén capacitados y preparados profesionalmente. De lo contrario, jamás hubiésemos llegado a donde estamos”.

Un ron que vale para todo
4 de 10
Comparte la fotografía
Un ron que vale para todo

Brugal es una de las cinco empresas más importantes de República Dominicana. Su capacidad de producción alcanza la cifra de 24 millones de litros de alcohol al año, lo que equivale a 6,3 millones de cajas. Sólo en República Dominicana, la marca abarca un 87 por ciento de cuota de mercado. El “romito”, como le llaman allí, es parte importante de la vida de los dominicanos y existe la creencia popular de que el ron vale para todo: para festejar, para lamentar y para curar algunas enfermedades, ya sean del cuerpo o del alma.

Un proceso centenario
5 de 10
Comparte la fotografía
Un proceso centenario

Para hablar del origen del ron hay que remontarse hasta Cristóbal Colón, pues fue él quien introdujo el cultivo de la caña de azúcar en América Latina. Según datos históricos, hacia 1505 ya existían grandes extensiones de cañaverales en países como México, Jamaica, Cuba y también en República Dominicana, a la que entonces se la conocía como La Española. Hoy, igual que entonces, cuando la caña madura y se torna de un color verde vivo –aproximadamente quince meses después de haber sido plantada– llega el momento idóneo para su recolección. Es lo que se conoce como el trabajo de la zafra, durante el que hay que cortar las hojas y trasladar rápidamente las cañas a los molinos para que no dé comienzo el proceso de fermentanción. En los molinos se trituran las cañas y se obtiene un jugo que contiene una gran concentración de azúcar del que se extrae la melaza para, posteriormente, diluirla con agua filtrada y dejarla fermentar hasta que el azúcar se convierte en alcohol.

Antes de la fermentación
6 de 10
Comparte la fotografía
Antes de la fermentación

Todo el proceso anterior a la fermentación tiene lugar en la planta que Brugal tiene en San Pedro de Macorís, al norte de la isla, y se envía a la de Puerto Plata para que el alcohol sea rebajado a un 62 o 65 por ciento, dependiendo de los casos, y a continuación pasar a las barricas de roble blanco norteamericano de tostado medio profundo en las que se le deja reposar durante un mínimo de un año, un periodo de tiempo equivale a dos años y medio de otro destilado en un lugar cualquiera que no esté sometido a un clima tropical.

Alto secreto familiar
7 de 10
Comparte la fotografía
Alto secreto familiar

El proceso de elaboración es el mismo para todos los rones de la marca (Brugal Añejo, Extra Viejo, Siglo de Oro, Blanco Supremo...).el verdadero secreto del ron Brugal está en una fórmula secreta de añadido de frutos durante el envejecimiento: “Son entre siete y diez y los maceramos nosotros mismos, pero sólo puedo decir que entre ellos se encuentra el albaricoque. El resto sólo lo conocen dos o tres personas de la familia Brugal, concretamente de la tercera generación. Por supuesto, uno de esos tres guardianes del secreto familiar soy yo”, nos cuenta Fernando Ortega Brugal, maestro ronero. 

Un ron de calidad y carácter
8 de 10
Comparte la fotografía
Un ron de calidad y carácter

Si algo ha sabido patentar la familia Brugal a lo largo de los años es una filosofía única basada en la tradición, carácter y calidad de sus rones.. El hedonismo forma parte de todos los amantes de la marca –y, realmente, de todos los amantes del buen ron–. De ahí que cada vez sean más los momentos en que el ser humano se deja llevar por el disfrute y por sensaciones únicas. Esto es precisamente lo que la marca quiere demostrar con una reinterpretación única del Ron Brugal Extra Viejo, que desde sus inicios, en 1976, representa el trabajo de las cinco generaciones de maestros.

Referencia de la coctelería creativa
9 de 10
Comparte la fotografía
Referencia de la coctelería creativa

Mario Villalón, uno de los más sobresalientes bartenders españoles, ha hecho de Ron Brugal su mejor aliado a la hora de inspirarse en sus cócteles. Su última creación, 'Ámber Velvet', está basada en el roscón de reyes y el panetone. Cómo hacerlo: diluimos 6 cl de ron Brugal Extra Viejo y 2,5 cl de rosolio piamontés de rosas en una mezcla formada por una cucharada de miel de azafrán con ralladura de nuez moscada. Añadimos un top ligero de soda de lima y jazmín y, para finalizar, crema de keffir de nata.

La historia de Brugal comienza en España, pasa por Cuba y continúa en República Dominicana. El fundador, Andrés Brugal Montaner, nació en Sitges a mediados del siglo XIX y, como muchos españoles de su tiempo, con treinta y pocos años emigró a Cuba para empezar una nueva vida. En Santiago de Cuba trabajó en una destilería de ron y cuando ya dominaba el delicado proceso de elaboración de este destilado, los aires revolucionarios a favor de la independencia de la isla caribeña empezaron a soplar con demasiada fuerza para él y su familia. Ante la perspectiva de la inestabilidad política y económica que se avecinaba, Brugal decidió entonces trasladarse a la República Dominicana, concretamente a Puerto Plata, donde se instaló en 1888 creando su propia marca de ron. Ni él mismo podría haber soñado con el enorme éxito al que estaba destinado su destilado.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios