The Glenrothes: la destilería que produce el mejor whisky 'vintage'

  • Pantalla completa
Aquel maravilloso 1879
1 de 10
Comparte la fotografía
Aquel maravilloso 1879

La destilería fue construida en 1878 por James Stuart & Co –quien también trabajó en la cercana destilería The Macallan–, pero el primer whisky de The Glenrothes salió al mercado el 28 de diciembre de 1879. Pese a las dificultades en sus primeros años (la caída del Banco de Glasgow o el incendio que la destilería sufrió en 1897), la marca supo hacer de su excelencia su seña de identidad y posicionarse como referente en el sector gracias a la calidad de sus productos.

La paz del agua
2 de 10
Comparte la fotografía
La paz del agua

The Glenrothes está ubicada en la región de Speyside, junto a uno de los afluentes del río Spey, un lugar idílico no solo para la destilación, sino para darse un paseo y disfrutar de su naturaleza y aire puro.

Un whisky diferente
3 de 10
Comparte la fotografía
Un whisky diferente

Si algo caracteriza a The Glenrothes es que es diferente a otros maltas, ya que desde 1993 sus botellas no están determinadas por la edad sino por la vendimia.

Estilo único
4 de 10
Comparte la fotografía
Estilo único

La casa tiene un espíritu cremoso, cálido y cremoso para la boca. Gracias a su envejecimiento y producción, el whisky Glenrothes es conocido por su carácter picante, rico y afrutado. 

En el momento perfecto
5 de 10
Comparte la fotografía
En el momento perfecto

The Glenrothes Vintage 2004 confirma el momento dulce de la marca. La nueva creación de la destilería escocesa llega a España procedente de una selección de barricas destiladas en el año 2004, tal y como aparece en la etiqueta de la botella. De acuerdo a la filosofía de la marca, “Cuestión de madurez, no de edad”, este whisky se ha embotellado en 2017, cuando ha alcanzado su momento óptimo de maduración trece años después. Este whisky ya prometía allá por 2015, pero se reservó y continuó madurando en barricas de roble americano añejadas con jerez totalmente nuevas durante otros 18 meses.

Otra pieza exclusiva
6 de 10
Comparte la fotografía
Otra pieza exclusiva

The Glenrothes Vintage Reserve (en la imagen) personifica a la perfección la filosofía de The Glenrothes Vintage Single Malt, por la que el whisky, exclusivamente de malta, se embotella solo cuando ha alcanzado su punto perfecto de madurez. El Vintage Reserve está compuesto por diez diferentes variedades de Vintage de las últimas tres décadas.

Filosofía vintage
7 de 10
Comparte la fotografía
Filosofía vintage

Conscientes del auge por lo vintage en la sociedad, The Glenrothes hace de sus whiskies auténticas piezas de colección. La gama disponible en España es el Vintage de 1998, Vintage 1991, Vintage 1987, Vintage 1975, Vintage 2001,Vintage 2004, Sherry Cask Reserve y el Vintage Reserve.

Momento de esplendor
8 de 10
Comparte la fotografía
Momento de esplendor

En 1999 en grupo Edrington compró el grupo Highland Distillers y, con él, la destilería. En 2010, el grupo Edrington llegó a un acuerdo con Berry Bros. & Rudd [PINCHE AQUÍ PARA CONOCER NUESTRA VISITA] para adquirir Cutty Sark.

El perfecto equilibrio
9 de 10
Comparte la fotografía
El perfecto equilibrio

Cada expresión que crea The Glenrothes tiene su propia personalidad única, respaldada por el perfil de sabor característico de la destilería: frutas maduras, cítricos, vainilla y un exquisito acabado picante, todo encerrado en las texturas más cremosas y con un equilibrio complejo pero equilibrado. En la imagen, vista exterior de uno de los rincones de la desilería en Escocia.

The Glenrothes sólo se embotella cuando está listo, maduro y en su punto de máxima perfección. Esta es la filosofía de la destilería, que desde 1879 embotella por añadas (y no por edad) sus whiskies.

La última demostración de esta virtud está en su reciente botella The Glenrothes Vintage 2004, que llega a España desde Escocia de una selección de barricas destiladas hace 13 años, tal y como aparece en la etiqueta de la lujosa botella.

"Cuestión de madurez, no de edad", cuentan desde la marca, o lo que es lo mismo: la añada solo se embotella al alcanzar su punto máximo de perfección. Unas veces son 10, otras 20. Y esta vez ha tardado 13 años, pero ha merecido la pena esperar.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios