Diez vinos extranjeros que conquistan a los españoles

  • Pantalla completa
Grecia
1 de 11
Comparte la fotografía
Grecia

Notios 2004 (Gaia. Peloponeso). 
Elaborado con la variedad agiorgitiko, también conocida como "la sangre de Hércules”, este tinto representa la nueva hornada de vinos griegos provenientes del golfo de Corinto, donde se están llevando a cabo las mayores transformaciones del país en viticultura y enología. Gaia es una bodega puntera que está marcando el camino de las nuevas elaboraciones, y este tinto elegante, de cuerpo medio, es fiel reflejo de su origen y se distancia de las tradicionales elaboraciones aromatizadas y densas de antaño.

Argentina
2 de 11
Comparte la fotografía
Argentina

Lindaflor 2005 (Monteviejo. Mendoza). 
Este vino tinto, elaborado con malbec, sale de las manos del Clos de los Siete, un proyecto de elaboradores franceses encabezados por el reputado enólogo Michel Rolland, en viñedos de la región de Mendoza (Argentina). Se ha elaborado con uvas procedentes de viñedos asentados en los suelos rocosos del valle de Uco, y ha tenido un paso de madera en barricas nuevas de roble francés. El resultado es un vino elegante, de marcado carácter aromático de fruta madura y también algunos recuerdos de compota.

Eslovenia
3 de 11
Comparte la fotografía
Eslovenia

Mea Culpa (KoGl. Podravje). 
De las tres regiones eslovenas ideales para la elaboración del vino, la más reputada es Podravje, situada en el nordeste el país, casi en la frontera con Austria, Hungría y Croacia, en la ribera del río Drava. Los vinos suelen ser blancos y se caracterizan por ser vendimias muy tardías, que llegan incluso a recogerse a mediados de febrero, cuando el viñedo está cubierto de nieve. Este tinto, en cambio, es poco habitual, casi una curiosidad; tiene un abanico aromático amplio y resulta muy sugerente en boca.

Australia
4 de 11
Comparte la fotografía
Australia

Mcrae Wood 1998 Shiraz (Jim Barry Wines. Clare Valley). 
Esta bodega familiar, situada en las laderas altas de la cadena montañosa del North Mount Lofty, a unos 50 km de Adelaida y a punto de cumplir los cincuenta años de existencia, tiene su mejor exponente en este shiraz concentrado, potente y con cuerpo. Para hacer honor a una de las variedades emblemáticas de la región, seleccionan la uva de un único pago para elaborar un tinto expresivo y personal, con el sello australiano de la casa.

India
5 de 11
Comparte la fotografía
India

Sula 2004 (Sauvignon Blanc. Sua Wines. Mumbai). 
El joven financiero, Rajeem Samat, dejó atrás su prometedora carrera en Silicon Valley para volver a su India natal con la idea de elaborar vino en una zona donde jamás se había hecho antes. Su alianza con el enólogo californiano Kerry Dempsey, culminó en la fundación de la bodega en 1998. Pionera en todo, introdujo la sauvignon blanc francesa y la chenin blanc californiana en su viñedo en la región de Nashik. Este blanco es buen testigo de este empeño.

Chile
6 de 11
Comparte la fotografía
Chile

Manso de Velasco (Torres, Curicó).
Después de más de veinte años, el tiempo ha dado la razón a Bodegas Torres, que se aventuró por tierras chilenas para ampliar su actividad vitivinícola. Este tinto proviene de viñedos viejos de la zona central del valle de Curicó, plantados únicamente con la variedad cabernet sauvignon. Es un tinto muy cubierto, con un gran abanico aromático, en el que destacan las notas a violetas y a ciruelas. Asimismo, presenta una espléndida y generosa boca, que mantiene un largo y agradable postgusto.

Estados Unidos
7 de 11
Comparte la fotografía
Estados Unidos

Cigare Volant 2002 (Bonny Doon. California).
En Santa Cruz Mountains, Randall Graham elabora vinos con cepas de su admirada Francia y con etiquetas realizadas con un toque de humor. Este coupage de mourvèdre (monastrell), syrah, garnacha y viognier quiere ser un homenaje a los grandes tintos del Ródano, en los que se inspira para este vino. La marca se remite a una antigua ley francesa, aún sin infringir, que prohíbe el vuelo de ovnis por la comarca de Chateauneuf-du-Pape. Original, sugestivo y con taninos muy pulidos.

Sudáfrica
8 de 11
Comparte la fotografía
Sudáfrica

Chenin Blanc 2005 (De Trafford. Stellenbosch). Un vino muy placentero, que se da a conocer por el nombre de la variedad y con el apellido de la bodega, que es la forma más extendida de comercializar los vinos en Sudáfrica. El arquitecto De Trafford llegó a Stellenbosch a finales de los 70, pero debido a la limitación de cuotas de explotación no pudo comercializar sus vinos hasta principios de los 90, cuando dejó de elaborar sólo para familiares y amigos y se convirtió en una referencia de la excelencia sudafricana en materia de vinos.

Rumanía
9 de 11
Comparte la fotografía
Rumanía

Cuvée Excellence Riesling 2002 (Terasse Danubiane. Vanju Mare).
En breve se empezará a hablar de los “nuevos vinos” de Europa, a juzgar por los inmensos progresos que están haciendo los países del Este en lo relativo a su elaboración. Hace tan sólo una década eran realmente lamentables y se dirigían sólo al mercado de la URSS; hoy, el cambio deja atónitos a los consumidores. Este blanco, elaborado con una riesling que no ha debido viajar mucho desde su Alemania natal hasta aquí es un disfrute: vivo, alegre y equilibrado.

Israel
10 de 11
Comparte la fotografía
Israel

Katrin 2002. Chardonnay (Yarden. Golan).
Esta bodega es uno de los puntales de la enología israelí, asentada en los Altos del Golán. Es un blanco muy equilibrado y aromático que, además, cumple con todos los preceptos de alimento kosher, que garantiza su elaboración según la ortodoxia, bajo la supervisión de un rabino. Es un chardonnay cultivado en laderas altas con un clima frío y seco, y sobre un suelo pedregoso y calcáreo con carencia de agua. Delicado, afrutado y con mucha persistencia.

Durante los años setenta, los del auge de los nuevos viñedos, el modelo a seguir eran los vinos de Burdeos y Borgoña, y los viticultores optaban por plantar las mismas variedades que las francesas.

Muchos de estos viñedos dan vinos que tienen un denominador común reconocible; otros, incorporan a sus coupages variedades autóctonas muy diferenciadas, pero siempre con un concepto de elaboración moderno, que les permite ser competitivos y “creíbles” en el mercado actual.

Tímidamente, pero sin tregua, se empiezan a ver vinos, de latitudes insólitas, que ofrecen una nueva perspectiva, casi siempre con variedades ya experimentadas en otros lugares.

Ya no es raro encontrar Chardonnay chinos, Cabernet Sauvignon paraguayos, o Moscateles canadienses. El secreto empieza a ser el suelo dónde se asienta el viñedo; el clon de la vid con que se ha plantado un terreno de unas características concretas; el tipo de madera con que se ha criado el vino, el tiempo que ha pasado en botella…

Muchos de estos proyectos provienen de personas vinculadas al mundo del vino, pero también hay verdaderos aventureros y personajes sorprendentes que han sido capaces de poner en marcha una bodega por el simple amor al vino. Sólo el tiempo definirá el mapa varietal de las comarcas no tradicionales; muchas de las cuales ahora se encuentran inmersas en un período de búsqueda de identidad mientras elaboran “al estilo de”.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios