Guittard, el triunfo de un chocolate artesanal que tiene 150 años

  • Pantalla completa
1 de 13
Comparte la fotografía

Guittard cuenta con una amplia gama perfecta para la pastelería (casera y profesional) y la degustación directa. Esta chocolatera sostenible utiliza desde 1868 sólo métodos tradicionales franceses en sus elaboraciones y su excelente calidad se demuestra de manera fehaciente a través del respaldo de algunos de los mejores chocolateros del mundo, como Paul A Young en Reino Unido, que ahora utiliza el chocolate Guittard en una amplia selección de sus famosas creaciones, o la colaboración de otros como el francés Régis Bouet o el chef afincado en España Mario Vallés (Hortensio y Narciso).

2 de 13
Comparte la fotografía

Sabor, artesanía, tradición e innovación son sus cuatro pilares desde su creación e inicios en Sansone Street, en la ciudad californiana, hasta la actualidad, en sus instalaciones de Burlingame y las principales regiones del cacao del planeta, donde sus iniciativas de sostenibilidad son protagonistas.

3 de 13
Comparte la fotografía

Con una pasión por promover la sostenibilidad de las regiones productoras de cacao y el bienestar de los trabajadores del cacao, Guittard está dando un nuevo significado a las virtudes del chocolate. Su actitud intransigente hacia el abastecimiento de calidad y la dedicación a la construcción y mantenimiento de las buenas relaciones con sus productores, son las características definitivas del enfoque por la "calidad desde el terreno" propias de Guittard.

4 de 13
Comparte la fotografía

Durante 31 años, hasta 1899, cuando murió, Etienne Guittard dirigió un negocio floreciente y próspero. Investigó e incorporó avances como el cacao en polvo, inspirándose en la tradición Maya, y traspasó su legado a su hijo Horace C.

5 de 13
Comparte la fotografía

A partir del año 75, la cuarta generación, con Jay y Gary Guittard al frente, asume el mando para adecuar la marca a los tiempos, ampliar la gama con diferentes y exitosos lanzamientos, como las chips para fundir. Hoy sigue en esta línea la quinta, con Amy (en el centro de la imagen), la más joven, incorporada a la empresa.

6 de 13
Comparte la fotografía

Muchas recetas similares han sido recopiladas por Amy Guittard, quinta generación al frente de la empresa, en un libro que pronto estará disponible en español y que repasa la historia de la marca y de la familia a través de emblemáticas recetas con un valioso significado para ella fotografiadas de manera exquisita en una obra que se convertirá en imprescindible para los amantes del chocolate.

7 de 13
Comparte la fotografía

Brownie con avellanas y caramelo soldado, una de las nuevas recetas estrella de la marca. 

8 de 13
Comparte la fotografía

Su completa gama de productos se basa en un origen único, mezclas exclusivas, comercio justo y orgánico.

9 de 13
Comparte la fotografía

Para aquellos que prefieren degustar el chocolate directamente y sin alteraciones, Guittard ofrece seis tabletas “blend” (mezcla de cacaos), que van desde la de 38% (chocolate con leche) hasta el negro al 91% de cacao. Guittard utiliza cacaos de todo el mundo, con orígenes en América del Sur y Central, África Occidental, el Caribe, el Océano Índico y el Pacífico Sur.

10 de 13
Comparte la fotografía

Imagen de la sede de Guittard a comienzos del siglo XX, situada Clay&Davis Street, en Florida. 

11 de 13
Comparte la fotografía

Cartel promocional de la marca en 1879.

12 de 13
Comparte la fotografía

Imagen muy representativa del proceso de elaboración del chocolate Guittard en uno de sus primeros carteles promocionales.

Pocas empresas pueden presumir de llegar a los 150 años de historia sin haber perdido un ápice de su esencia y valores. Guittard es una de ellas. Se trata de la chocolatería artesana más antigua en cuanto a propiedad y gestión familiar en Estados Unidos. 

Todo comenzó con la fiebre del oro en California, región a la que llegó Etienne Guittard desde Francia, buscando fortuna. En su equipaje llevaba chocolate artesano de la fábrica de su tío, en Tournus, con la idea de utilizarlo a cambio de suministros para las minas. Sin embargo, percibió que los mineros más acomodados estaban dispuestos a pagar un alto precio por él, y vislumbró este 'oro' alternativo. Regresó a Francia a cultivar su 'expertise' en el mundo del chocolate y volvió en 1868 a San Francisco para fundar Guittard.

Durante 31 años, hasta 1899, cuando murió, dirigió un negocio floreciente y próspero. Investigó e incorporó avances como el cacao en polvo, inspirándose en la tradición Maya, y traspasó su legado a su hijo Horace C., que se encargó de la recuperación de la fábrica de Sansome tras el gran terremoto de 1906 y de su traslado posterior a Main Street.

Horace A. Guittard fue quien continuó con el negocio y quien vivió la Segunda Guerra Mundial al frente de él, surtiendo del apreciado chocolate a las milicias. En los 50 fundó las instalaciones de Burlingame, provistas ya de avanzada tecnología aunque nunca se perdieron procesos y técnicas artesanales que, incluso hoy, mantienen intactos los sabores.

EL FUTURO SERÁ ARTESANO Y ECOLÓGICO
Hay previstos otros hitos a lo largo del año, entre ellos el lanzamiento de la edición limitada 'Eureka Works', un tributo a los inicios, ejemplo de cómo la empresa ha buscado siempre los más excepcionales cacaos para elaborar un producto único. En este caso, la combinación de habas de Sudamérica, Indonesia y Samoa homenajea las primeras mezclas. Como ha adelantado Gottard, en breve estará disponible en restaurantes del mundo y online para su adquisición por los profesionales.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios