Vinos de california: el sueño americano conquista el mundo vinícola

  • Pantalla completa
1 de 14
Comparte la fotografía

Surgida casi como un juego, la producción de vinos de gran calidad se ha convertido, desde mediados de los años 70, en una realidad incontestable, admirada y también envidiada en las tierras de la vieja europa. 

2 de 14
Comparte la fotografía

John Clews, alma de la marca Close du Val, en Napa Valley. 

3 de 14
Comparte la fotografía

Interior de Close du Val.

4 de 14
Comparte la fotografía

Mike Grgich, elaborador de la bodega Chateau Montelena Winery. 

5 de 14
Comparte la fotografía

Fachada de la bodega Chateau Montelena Winery. 

6 de 14
Comparte la fotografía

Interioir de bodega.

7 de 14
Comparte la fotografía

Los 70 fueron años de oportunidades en el mundo vitivinícola, y los más avispados ya habían empezado a hacer sus incursiones. Siguieron esta estela los responsables de las bodegas Ridge Vineyards.

8 de 14
Comparte la fotografía

GRAVELLY MEADOW Diamond Creek. Al Brounstein, el visionario propietario de esta bodega fundada en 1968, fue el primero en plantar y elaborar variedades francesas. Hoy, el cabernet sauvignon es el protagonista absoluto de la bodega.

9 de 14
Comparte la fotografía

CHARDONNAY Chateau Montelena. Esta centenaria propiedad vitícola empezó realmente su historia vinícola en 1972, el año de de sus primeras elaboraciones. En la cata de París obtuvo el 1er puesto en blancos y marcó el inicio de la madurez y exclusividad.

10 de 14
Comparte la fotografía

INSIGNIA Joseph Phelps. La bodega, fundada en 1970, inició su andadura con unos vinos muy bien considerados. Su Insignia ’74 (vendido en 1978) fue el primer vino californiano de estilo bordelés de marca absolutamente americana.

11 de 14
Comparte la fotografía

Opus Wine Winery. Esta emblemática bodega es el fruto de la alianza de dos grandes, Barón Rothschild y Robert Mondavi en los años setenta en el valle de Napa. Desde la primera añada, los vinos elaborados han sido realmente impecables.

12 de 14
Comparte la fotografía

Detalle de las bodegas Heitz Cellar, ubicadas en Santa Helena, California. 

13 de 14
Comparte la fotografía

David Heitz, dueño de Heitz Cellar. 

La cata la organizó Steven Spurrier, un negociante inglés que por aquella época era el propietario de una innovadora tienda de vinos y de una escuela de cata aneja a ésta, en el centro de París. Allí acudían turistas, profesionales de la restauración y buenos aficionados al vino. Al encontrarse el establecimiento a tan sólo unos pasos de las oficinas de IBM, muchos de sus alumnos eran americanos destinados en la ciudad. 

Corría el año 1976, y la supremacía de los vinos franceses en el mundo era algo incuestionable. También era el año del Bicentenario de la independencia de EEUU, y a Spurrier y a su socia, la americana Patricia Gallagher, les pareció una idea interesante organizar una cata ciega de vinos franceses y americanos.

Se decidió enfrentar vinos de cabernet sauvignon y chardonnay de ambos países como una actividad más, entre las muchas que se estaban celebrando con ese motivo en París, y en atención al muy numeroso alumnado estadounidense.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios