Las diez tendencias que están revolucionando el mundo del vino

  • Pantalla completa
Rosados a escena
1 de 11
Comparte la fotografía
Rosados a escena

El rosado se afianza y parece que lo hace con intención de no ceder terreno. Su consumo, que ha llegado básicamente de la mano de los más jóvenes, que ven glamour, novedad y ligereza en esta variante, ha aumentado un 20% en todo el mundo en los últimos 15 años. La versión más en boga son los de tonos pálidos, que a la vista sugieren más ‘levedad’. La moda empezó con los blush californianos, que se inspiraban en los pálidos provenzales franceses y hoy alcanza todos los mercados.

La Garnacha gana enteros
2 de 11
Comparte la fotografía
La Garnacha gana enteros

La garnacha ha sido una variedad muy ninguneada durante mucho tiempo por su rápida oxidación, pero hoy la gestión del viñedo ha cambiado y, como consecuencia, ahora ocurre lo contrario. El resultado de esa evolución es que la garnacha ofrece vinos muy singulares y con mucha fruta. Varias de las zonas emergentes se apoyan en esta variedad, hasta el punto de que se ha convertido en una de las uvas más extendidas en el mundo vitícola español. Una interesante vuelta al mundo en garnachas se hace cada año en un concurso mundial donde las españolas han ido quedando en muy buenos lugares.

Vino en coctelería
3 de 11
Comparte la fotografía
Vino en coctelería

Cambian los rituales y llega el momento de la imaginación más allá del rebujito y la sangría. El vino entra con paso firme para aportar glamour y diversión en la coctelería, tras haber reinado en las terrazas veraniegas. Primero fue la presencia de los espumosos en combinados, pero ahora todo tipo de vino es un ingrediente bien aceptado. El cava, en cualquier caso, sigue siendo el ingrediente más solicitado para estos fines, y muchas bodegas han ido más allá elaborando versiones para degustar con hielo y lo que el ingenio aporte.

Rosados a escena
4 de 11
Comparte la fotografía
Rosados a escena

Con la cosecha 2017, Rioja inicia una nueva categorización del vino según la ‘zona’ o la ‘villa’, una decisión que se ajusta a los tiempos actuales que demandan mayor identificación del origen para explicar la diversidad de una comarca. Bierzo, por su parte, inicia la zonificación de inspiración borgoñona para distinguir ‘vino de viña calificada’ y ‘gran vino de viña calificada’. Solo Priorato reconocía ya el ‘vi de vila’ que va más allá de una DO genérica para identificar un terruño con carácter geológico y geográfico propio.

El Jerez de moda
5 de 11
Comparte la fotografía
El Jerez de moda

La botella de Jerez abandonada a su suerte y llena de polvo para descorchar solo en aperitivos de fiestas sureñas ha pasado a la historia. Hoy, hay una troupe de fans del jerez en todas sus versiones que valoran la historia detrás del producto y la originalidad de unos vinos únicos en el mundo. El esfuerzo de acercarlos de principio a fin en una comida, su incorporación a la coctelería, el glamour recuperado por un marketing acertado, el auge del enoturismo y el cese de la inmovilidad jerezana ha dado sus frutos incluso en la mesa.

Blancos en tierra de tintos
6 de 11
Comparte la fotografía
Blancos en tierra de tintos

La creciente producción de blancos en zonas tradicionalmente ‘tintas’ está ofreciendo un mapa de gran diversidad. Un caso obvio es Rioja, donde se están ofertando blancos de reserva y gran reserva al estilo de los preservados casi en solitario por la bodega López Heredia. Interesantes son los blancos donde la altitud del viñedo es un factor relevante; de uvas autóctonas con otra visión enológica, o blancos de procesos imaginativos en los que el productor deja su huella.

El futuro del vino es el pasado
7 de 11
Comparte la fotografía
El futuro del vino es el pasado

Mirar al pasado es la más rabiosa actualidad. Tinajas de barro sustituyen depósitos de inox, aunque no en su totalidad. Se vuelve al hormigón para elaborar y en esa línea se introducen los llamados ‘huevos de cemento’ (depósitos ovoides para el mismo fin). Pisar la uva no es de antiguos e incluso la posibilidad de elaborar en lagares ancestrales cavados en piedra es una suerte si se tienen. El clarificado del vino con clara de huevo en lugar de bentonita es otra vuelta a un pasado mejor.

El vino mundial en cifras
8 de 11
Comparte la fotografía
El vino mundial en cifras

La superficie vinícola mundial se sitúa en 7,5 millones de hectáreas, con una producción de uva de 75,8 millones de toneladas. Se calcula que el consumo mundial de vino el año pasado llegó a los 241 millones de hectolitros (9,8 de ellos en España en 2016) tras un ligero aumento respecto al año anterior. En Europa y el resto de países del Viejo Mundo el consumo se retrae cada año mientras que en los llamados del Nuevo Mundo aumentó. Se confirma que el consumo se centra y crece en países no productores (como muestra, la producción en España, cercana a los 40 millones de hectolitros).

Beber por tipo de variedad
9 de 11
Comparte la fotografía
Beber por tipo de variedad

Los vinos monovarietales triunfan. Hasta ahora, Rueda ha sido sinónimo de verdejo como tempranillo lo es de Rioja y Ribera. Pero la búsqueda de la autenticidad de un entorno, cada vez más apreciada entre los consumidores, está llevando a que los productores exploren variedades que tradicionalmente no se elaboraban en solitario o lo hacían de forma poco destacada. La graciano en Rioja, la monastrell en Jumilla, la garnacha en diversas comarcas donde además la edad sí importa para su reinterpretación, la torrontés, mencía, etcétera.

Lo natural es lo más
10 de 11
Comparte la fotografía
Lo natural es lo más

Una tendencia en auge en la que, sin embargo, se mezclan conceptos: el vino ecológico obliga a limitar algunas prácticas agrícolas y proviene de viticultura ecológica sin utilización de productos químicos de síntesis en el viñedo. El vino biodinámico, por su parte, utiliza preparados vegetales y minerales como fertilizantes, sigue un calendario astronómico para las labores del viñedo y defiende una forma holística de elaborar. Los vinos naturales, por último, son los menos convencionales y se rigen por la mínima intervención en todo el proceso.

La creciente afición al vino, aunque no dispara su consumo, renueva día a día un universo cada vez más sugerente. En estas líneas repasamos diez tendencias que, sin prisa pero sin pausa, están cambiando las siempre tradicionales culturas vinícolas. Entre ellas, destaca cómo el rosado se afianza y parece que lo hace con intención de no ceder terreno, cómo la creciente producción de blancos en zonas tradicionalmente ‘tintas’ está ofreciendo un mapa de gran diversidad o el imparable auge de los vinos ecológicos, que obliga a limitar algunas prácticas agrícolas y proviene de viticultura ecológica sin utilización de productos químicos de síntesis en el viñedo. / Ilustraciones: DEL HAMBRE

[Pinche aquí para conocer los 50 mejores vinos de España]

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios