Aromáticos, frescos, de cuerpo medio...Vinos con estilo para el verano

  • Pantalla completa
Tintos de cuerpo medio
1 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de cuerpo medio

Valché crianza 2006. Bodega Monastrell. Clase y buenas hechuras para este tinto complejo y de buena estructura.
DO Bullas

Tintos de cuerpo medio
2 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de cuerpo medio

Juan Gil 18 meses 2009. Coupage de monastrell, cabernet y syrah para un tinto de fácil entrada, equilibrado y cuyo ligero paso por barrica le presta elegancia y cuerpo.
DO Jumilla

Tintos de cuerpo medio
3 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de cuerpo medio

Acústic crianza 2010. Acústic Celler. Viñas viejas y una filosofía de singularidad se unen en este crianza personal, distinto y goloso.
DO Montsant  

Tintos de cuerpo medio
4 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de cuerpo medio

Perpetual crianza 2006. Torres Priorat. Boca expresiva, amplia, con notas de fondo mineral. Bien ensamblado, fino y largo post gusto.
DOQ Priorat

Tintos aromáticos
5 de 25
Comparte la fotografía
Tintos aromáticos

LU&BE 2010. Dominio de Cair. Lucía y Begoña pueden estar orgullosas de prestar su nombre a este tinto de marcadas notas frutales francas, con recuerdos de frutos rojos.
DO Ribera del Duero

Tintos aromáticos
6 de 25
Comparte la fotografía
Tintos aromáticos

Arrayán 2008. Arrayán. Distintivos aromas profundos y concentrados a frutas silvestres, especias, violeta y zarzamora, con un toque lejanamente ahumado y de cassis.
DO Méntrida

Tintos aromáticos
7 de 25
Comparte la fotografía
Tintos aromáticos

Flor Silos 2009. Cillar de Silos. Un tinto que se presenta afrutado, con buena acidez y de fácil paso en boca. Tiene abundancia de matices aromáticos que dejan un largo y agradable final. DO Ribera del Duero

Tintos aromáticos
8 de 25
Comparte la fotografía
Tintos aromáticos

Valserrano Crianza 2009. Bodegas Valserrano. Aromas de fruta negra madura y recuerdos ligeramente especiados de vainilla.
DO Rueda

Tintos de expresión profunda
9 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de expresión profunda

Parcelas de Mazuelo 2010. Dinastía Vivanco. Monovarietal que consigue la máxima expresión tras una doble selección. Un verdadero prodigio. DOCa Rioja 

Tintos de expresión profunda
10 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de expresión profunda

904 gran reserva 2001. La Rioja Alta. Con notas aromáticas a zarzamora, ciruela, recuerdos de moca, higo y pasas. Sedoso, pulido, redondo. DOCa Rioja

Tintos de expresión profunda
11 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de expresión profunda

Expresión de Murviedro 2009. Murviedro. Refinado ensamblaje de monastrell y garnacha de altura. La boca es amplia, larga y acariciante.
DO Valencia

Tintos de expresión profunda
12 de 25
Comparte la fotografía
Tintos de expresión profunda

Finca el Grajo Viejo 2010. Bodegas Protos. Notas especiadas, chocolate y fruta madura en este elegante tinto de gran boca, pulido y de largo recuerdo.
DO Ribera del Duero

Blancos frescos
13 de 25
Comparte la fotografía
Blancos frescos

Hiruzta Berezia 2011. Errekalde Mahastia. Auténtico txakolí que expresa el toque más atlántico de la hondarribi zuri. Aromático, vestido de frescura y de boca embaucadora.
DO Getariako-Txakolina

Blancos frescos
14 de 25
Comparte la fotografía
Blancos frescos

Montespina sauvignon 2012. Avelino Vegas. Despliegue de matices aromáticos: notas de piña, lima y algo de flor blanca, con una boca de fresca, fluída, que invita a beber.
DO Rueda

Blancos frescos
15 de 25
Comparte la fotografía
Blancos frescos

Blanco Nieva 2012. Viñedos de Nieva. Fondo mineral y recuerdos claros de manzana verde que aumentan la sensación fresca cuyo primer trago invita al siguiente. DO Rueda

Blancos frescos
16 de 25
Comparte la fotografía
Blancos frescos

Añil 2011. Vinícola de Tomelloso. Un blanco con aromas en la línea frutal y recuerdos de melocotón y piña. De fácil paso en boca, vibrante, ágil y muy fresco. DO La Mancha

Blancos de cuerpo medio
17 de 25
Comparte la fotografía
Blancos de cuerpo medio

Godelia selección 2010. Godelia 100% godello. Sobresalen notas minerales con recuerdos de flor. En boca, su complejidad, untuosidad y larga persistencia.
DO Bierzo

Blancos de cuerpo medio
18 de 25
Comparte la fotografía
Blancos de cuerpo medio

P. de Cirsus chardonnay 2011. Iñaki Nuñez. Blanco carnoso sin perder frescura. Destacan sus notas de hierbas y se presenta más complejo y sedoso en boca.
DO Navarra

Blancos de cuerpo medio
19 de 25
Comparte la fotografía
Blancos de cuerpo medio

Jose Pariente 2010. Verdejo de complejos matices aromáticos con un ligero recuerdo de su paso por madera. Equilibrado, con volumen y personal.
DO Rueda

Blancos de cuerpo medio
20 de 25
Comparte la fotografía
Blancos de cuerpo medio

Ariyanas 2011. Bodega Bentomiz. Voluptuosa nariz de notas de fruta, hierbas aromáticas y un punto de mineralidad. Elaborado sobre lías con moscatel de Alejandría.
DO Málaga

Blancos aromáticos
21 de 25
Comparte la fotografía
Blancos aromáticos

Pazo de Señorans 2011. Albariño nítido, aromático, fino que tiene su mejor tarjeta de presentación en sus virtudes aromáticas. Expresivo en boca.
DO Rías Baixas

Blancos aromáticos
22 de 25
Comparte la fotografía
Blancos aromáticos

Finca Valiñas 2011. Mar de Frades. Albariño de viñedo de más de 30 años con un ligero paso por barrica. Destacan sus notas balsámicas y su buen cuerpo.
DO Rías Baixas

Blancos aromáticos
23 de 25
Comparte la fotografía
Blancos aromáticos

Placet 2009. Bodegas Palacios Remondo. Monovarietal de viura con la complejidad aromática aportada por su ligera crianza. Porte elegante, finura; sabroso y untuoso.
DOCa Rioja

Blancos aromáticos
24 de 25
Comparte la fotografía
Blancos aromáticos

Gargalo 2011. Gargalo. Un godello cargado de aromas elegantes que en boca se muestra carnoso y con un recorrido muy largo. Al final, permanece el carácter del suelo y su expresión.
DO Monterrei

A diferencia de un antiguo monasterio –que se puede desmontar piedra a piedra para reconstruirlo en otro lugar sin por ello variar su estilo ya que el resultado final es el mismo, hasta el punto de que incluso puede llegar a dar la sensación de haber estado ahí toda la vida–, el estilo del vino es algo que no se puede realmente copiar.

[Lea aquí: Un vino para cada momento del verano]

Todo cuenta en el momento de perfilar un tipo de vino: el suelo en el que se asienta el viñedo y sus particulares características; la viña y su edad; la variedad de uva, donde incluso el clon o el ADN de la uva marcará la diferencia; la climatología local y el comportamiento del tiempo en un año determinado, que finalmente ha dado una personalidad especial a la cosecha; el elaborador y su visión, y un largo etcétera de factores.

Resulta bastante más fácil, sin embargo, acercarnos a estilos más generales; más fácil y, en nuestro caso, más útil, ya que nos permiten identificar los rasgos más notables de los vinos, aquellos que mejor se ajustan a los gustos personales de cada cual.

[Nueve vinos para un maridaje perfecto]

De entrada, al vino se le pide que tenga buena nariz: aromático, intenso, personal y de notas de naturaleza variada (floral, vegetal, frutal). El cuerpo del vino es, en cambio, la sensación de plenitud que el vino presenta al ser probado; y puede ser mayor o menor sin menoscabo de su calidad, así como el conjunto de características que conforman su expresión equilibrada, es decir, todo aquello que finalmente se traduce en sabores, complejidad y persistencia. Por ello, hemos reunido aquí una pasarela de vinos para todos los gustos.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios