Visitamos la casa de Sir Terence Conran, el filósofo de la decoración

  • Pantalla completa
Terence Conran en su despacho
1 de 15
Comparte la fotografía
Terence Conran en su despacho

Terence Conran fotografiado en su despacho de Barton Court, donde dispone de diversos tipos de estanterías para mostrar modelos de muebles o piezas apreciadas por él. El escritorio, con alas que se abren o pliegan, es un diseño de su empresa, Benchmark Furniture, donde diseña piezas a medida.

Fachada principal
2 de 15
Comparte la fotografía
Fachada principal

Fachada posterior de la casa, en ladrillo rojo, con salida al jardín.

Área de entrada
3 de 15
Comparte la fotografía
Área de entrada

En el área de entrada, un pavimento de azulejos divide en dos el inmenso salón que conforma el espacio vital de la casa, situada en Barton Court, en el condado de Berkshire. Al fondo, la escalera original que Conran conservó y restauró. La mesa de metal de los años 30 fue comprada en Francia y, sobre ella, se han colocado elementos de cristal y vidrio que proporcionan una sensación de ligereza.

Sala de estar
4 de 15
Comparte la fotografía
Sala de estar

La sala de estar, abierta y de generosas proporciones, ocupa todo el espacio a ambos lados del antiguo vestíbulo de azulejos. Está inmensa estancia de 24 metros de largo se consiguió tras eliminar dos paredes. El sofá modular azul pálido es un diseño de Terence Conran para The Conran Shop, y la silla de cristal es una creación de Thomas Heatherwick. La lámpara Arco es un célebre diseño de los hermanos Castiglioni, y las de papel plisado de sobremesa son diseños de Ingo Maurer.

Puerta de entrada
5 de 15
Comparte la fotografía
Puerta de entrada

Vista de la sala de estar hacia la parte delantera de la casa. Tras la mesa francesa, con colección de objetos de cristal, está la puerta de entrada con suelo de azulejos. Las paredes de cada lado del pasillo original fueron eliminadas para crear una planta abierta.

Rincón luminoso
6 de 15
Comparte la fotografía
Rincón luminoso

Una de las cuatro zonas de estar del salón, delimitadas por sofás y alfombras. En esta zona se aprecian dos butacas inglesas, cerámicas, esculturas y la lámpara 'Poul Poul', de Ingo Maurer.

Comedor principal
7 de 15
Comparte la fotografía
Comedor principal

El comedor, con butacas de madera y cuero azul, dispuestas alrededor de una mesa de Eero Saarinen. Al fondo, una isleta de trabajo delimita el área de cocina

Comedor informal
8 de 15
Comparte la fotografía
Comedor informal

Otro comedor, más informal, igualmente abierto a la cocina, donde destacan las ventanas de estilo georgiano y las baldas lacadas en rojo con cerámicas blancas.

Una ecalera con encanto
9 de 15
Comparte la fotografía
Una ecalera con encanto

El caballo bajo las escaleras reconstruidas, procede de la tienda de un arriero y fue comprado en la tienda de David Hick, en Londres.

Dormitorio zen
10 de 15
Comparte la fotografía
Dormitorio zen

El dormitorio principal, situado en el primer piso, donde se ha mantenido el techo original de molduras de yeso. Detrás de la cama se ha dispuesto una colección de miniaturas indias. 

Un baño de placer
11 de 15
Comparte la fotografía
Un baño de placer

El baño principal es un refugio favorito que cuenta con chimenea y una gran bañera; la zona de baño y ducha están revestidas con mármol travertino marrón, que sirve también como soporte de los lavabos.

 Colección de Bugattis
12 de 15
Comparte la fotografía
Colección de Bugattis

Colección de veinte coches Bugatti azules, de pedal, se alinean en las paredes del pasillo de la planta baja, como en una instalación de arte.

De fracos a floreros
13 de 15
Comparte la fotografía
De fracos a floreros

Colección frascos comunes de mermeladas, convertidos en floreros. 

Áreas de paso
14 de 15
Comparte la fotografía
Áreas de paso

Distribuidor convertido en zona de estar en la parte superior de la casa.

Terence Conran, diseñador, empresario, escritor y restaurador, es una figura única en el mundo del diseño, que ha sido capaz de transformar la manera en que pensamos y nos relacionamos actualmente con el diseño. Fundó Habitat, en 1964, en Chelsea, y la cadena de tiendas The Conran Shop, en 1983. Es autor de más de 50 libros sobre decoración y restauración, y fundador del Museo del Diseño. Actualmente continúa expandiendo su grupo de restaurantes.

Pocas figuras han dejado una huella tan profunda en esferas tan diversas aplicando un sentido único y sencillo de la creatividad. A través de sus tiendas y libros su mensaje ha sido siempre que el buen diseño puede ser accesible a todos. Su propia casa, en Barton Court, en Berkshire, al sudeste de Inglaterra, es un magnífico ejemplo de su sentido de la elegancia, siempre con un espíritu luminoso y relajado.

Conran compró en 1971 este edificio del siglo XVIII, que había sido una escuela, en un estado de total abandono, con techos derrumbados y ventanas destrozadas. “En cuanto lo vi me enamoré de él. Me encanta su estilo georgiano, la simetría y la contención de la época, y desde luego las enormes proporciones”, dice Conran. “Estudié cómo renovarlo, hacerlo simple y moderno, crear un espacio del siglo XX con muebles contemporáneos mezclados con hallazgos antiguos y mis muchas colecciones”.

Los detalles clásicos de la época dentro de la casa casi habían desaparecido, lo que ofrecía una libertad total para tratar los interiores como un lienzo en blanco, aunque él procuró preservar lo que quedaba, incluyendo escaleras y molduras. En la parte delantera de la casa creó una inmensa sala de estar, de 24 metros de largo, eliminando dos paredes y convirtiendo esta inmensa estancia en el punto focal de la casa. “Siempre he pensado que una mezcla de obras viejas y nuevas, bien seleccionadas, es lo que da confort a un hogar”, dice Conran. “La vida fácil es lo que he intentado lograr en Barton Court. Es este tipo de informalidad sin pretensiones lo que hace que una casa resulte cómoda y moderna”.

Los tonos claros y discretos de las paredes permiten destacar los muebles y sus muchas colecciones de vidrio, cerámica y otras piezas: el color se utiliza siempre con sutileza y moderación. El pasillo trasero pintado en tonos cielo es particularmente llamativo, y forma el escenario para una colección de coches de carreras de pedales Buggatti de brillante azul Oxford, colgados en las paredes como las mariposas que coleccionaba cuando era niño.

Otra de las características de la casa es la utilización de pasillos y distribuidores no como espacios secundarios, sino como áreas de asiento o como galerías para exhibir sus tesoros. El arte de exponer es uno de los talentos de Conran, utilizado con gran efecto no solo en Barton Court, sino en cada una de sus tiendas y restaurantes. “Mostrar las cosas que he encontrado y amado me proporciona el mayor placer. Es una extensión de mi personalidad”.

Gentlemanía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios