Los objetos de espionaje más curiosos utilizados por la KGB

  • Pantalla completa
1 de 11
Comparte la fotografía

Las cámaras son especialmente importantes para los agentes de espionaje. El Museo ofrece toda la historia del desarrollo de las cámaras espías, incluyendo las cámaras subminiatura, las cámaras ocultables y las cámaras de copia.

2 de 11
Comparte la fotografía

Muchos ingeniosos dispositivos de ocultación, como este anillo, fueron inventados para permitir a los espías esconder equipos, dinero, veneno, armas, fotos, cifras, negativos, películas y bocetos.

3 de 11
Comparte la fotografía

Durante la Guerra Fría se utilizaron cámaras ocultas y dispositivos de escucha ocultos en zapato para grabar encubiertamente conversaciones entre personas durante operaciones de vigilancia encubiertas.

4 de 11
Comparte la fotografía

Las agencias de inteligencia hicieron (y siguen haciendo) grandes esfuerzos para desarrollar dispositivos, como en este paraguas, que les permitan escuchar las conversaciones de sus enemigos o recoger material comprometedor.

5 de 11
Comparte la fotografía

El equipo más seguro que utilizaban los agentes de la KGB eran los dispositivos cifrados. Necesitaban transferir información operativa que no fuera capturada o comprendida por el enemigo. Se utilizaron dispositivos de cifrado para que los mensajes fueran ilegibles para todos excepto para el destinatario previsto.

6 de 11
Comparte la fotografía

El de la imagen es el pintalabios 'El Beso de la Muerte'. Para las mujeres agentes de la KGB se desarrollaron armas especiales mucho más elegantes para su uso durante la Guerra Fría. Este pintalabios sigue siendo considerado como el más inusual de ellos.

7 de 11
Comparte la fotografía

Cuando fumar era un hábito muy extendido, permitido en todas partes, desde el transporte público hasta los restaurantes, los soviéticos lo aprovecharon al máximo. La KGB creó otro tipo de cámara oculta, esta vez oculta dentro de un paquete de cigarrillos.

8 de 11
Comparte la fotografía

Este aparentemente inocente libro contiene una cámara oculta, destinada a documentar las reuniones secretas de agentes extranjeros en parques, estaciones de tren y otros lugares públicos. Debido a que la cámara estaba literalmente incorporada en el libro, los agentes de la KGB podían fingir fácilmente que leían mientras observaban a su objetivo.

9 de 11
Comparte la fotografía

Uno de los primeros dispositivos de escucha encubierta capaz de transmitir pasivamente una señal de audio.

10 de 11
Comparte la fotografía

Los propietarios del Museo de Espionaje de KGB, Julius Urbaitis y su hija Agne Urbaitis.

No es ningún secreto que la KGB fue la principal agencia de seguridad de la Unión Soviética, y que durante la Guerra Fría compitió directamente con la CIA y otras agencias de seguridad del Estado en todo el mundo por el dominio económico, militar e incluso cultural.

Sin embargo, su historia, como no podía ser de otra forma, se basa en el más absoluto secretismo y clandestinidad. ¿Cómo espiaban? ¿Qué métodos utilizaban?

El Museo interactivo de Espionaje de la KGB en Nueva York ofrece a los visitantes equipos y técnicas especiales de la época de la Guerra Fría, como cámaras espía, dispositivos de ocultación, grabadoras secretas, máquinas de códigos, radios espía y teléfonos seguros.

Gentlemanía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios