El mejor diseño contemporáneo 'de dos en dos': el arte de compartir

  • Pantalla completa
Inmersión total
1 de 18
Comparte la fotografía
Inmersión total

Llevarse el gato al agua empieza por aquí, una inmersión dual y un poco de submarinismo.
Bañera Terra de Naoto Fukasawa para Boffi.

Recién pegados
2 de 18
Comparte la fotografía
Recién pegados

El aceite y el vinagre pueden vivir juntos pero no revueltos.
Vinagreras Just Married de Paul Heredia, Vetrerie Bruni.

Pareja de ases
3 de 18
Comparte la fotografía
Pareja de ases

Es una combinación ganadora, el “tu y yo” es el paso preliminar, la antesala, del acercamiento. Sillón para dos Over de Nazar Sigaher para Derin.

Pura tentación
4 de 18
Comparte la fotografía
Pura tentación

La serpiente es un símbolo elocuente de tentaciones y pecadillos. Se trata de ver quién es capaz de resistírsele.
Lámpara de techo Alizzcooper diseñada y producida por Ingo Maurer.

Singing in the rain
5 de 18
Comparte la fotografía
Singing in the rain

Compartir sí, apropiarse no. Distingue tu paraguas del de tu pareja colocándolo en su compartimento propio.
Paragüero de Luca Niccheto para Dosa.

Cara a cara
6 de 18
Comparte la fotografía
Cara a cara

Un clásico de la seducción revisitado, fomenta la conversación y toda clase de interacción.
Sillón para dos “Loveseat” de Jake Phipps para Riva1920

Ya era hora...
7 de 18
Comparte la fotografía
Ya era hora...

A disculparse tocan, y la hora de la disculpa la marcan pocos relojes.
Reloj “Lo Siento” de NextTime.

Beber y no olvidar
8 de 18
Comparte la fotografía
Beber y no olvidar

Relaja, desinhibe, propicia… El vino es el mejor aliado de la seducción.
Copas de vino de Aie Black Glass de Philippe Starck para Baccarat.

Pareja de hecho
9 de 18
Comparte la fotografía
Pareja de hecho

Las formas que Dios nos ha dado reposan mejor cuando encuentran su molde perfecto.
Sillas His y Her de Fabio Novembre para Casamania.

Rematar la jugada
10 de 18
Comparte la fotografía
Rematar la jugada

Un diseño perfecto para no volcar la copa en situaciones en las que se pierde el control.
Vasos para cognac de la firma Normann Copenhagen

Múltiples posiciones
11 de 18
Comparte la fotografía
Múltiples posiciones

La versatilidad es una de las mejores cualidades para que las cosas funcionen bien.
Lámpara Knuddelmuddel de Ingo Maurer.

Díselo con flores
12 de 18
Comparte la fotografía
Díselo con flores

Descifrar su lenguaje es cosa de expertos, pero la flor es siempre es un buen síntoma.
Jarrón Bloom de Roderick Vos para Makkum Tichelaar.

¿Quién dijo dormir?
13 de 18
Comparte la fotografía
¿Quién dijo dormir?

Meterse en la cama es el mejor momento del día, aunque no por las mismas razones para todos. Cama de doble respaldo “Lazy Night” de Patricia Urquiola para B&B.

Torres gemelas
14 de 18
Comparte la fotografía
Torres gemelas

Emparejadas es como mejor funcionan estas piezas para flores de carácter retorcido y altivo. Jarrones de acero inoxidable Crevasse de Zaha Hadid para Alessi.

Marcar territorio
15 de 18
Comparte la fotografía
Marcar territorio

Nada mejor para sentirse seguro que pisar terreno propio. Si las áreas de acción están delimitadas todo es más fácil.
Alfombra The Lovers de Fredikson Stallard para David Gill.

Arrimadas
16 de 18
Comparte la fotografía
Arrimadas

Dos módulos separados pero que obviamente no pueden vivir el uno sin el otro.
Estantería Angelus de Jordi Torres, producción propia

Café para dos
17 de 18
Comparte la fotografía
Café para dos

El rito del café se lleva a cabo de la mejor manera cuando es “tete a tete”.
Cafetera para dos tazas de Eva Solo.

Hay situaciones que invitan al romance, ambientes que favorecen el flirteo, actividades que incitan a la seducción. También hay muebles y objetos de creación contemporánea que fomentan el intercambio, ayudan al acercamiento o colaboran con la ruptura de las barreras que a veces impiden el desarrollo natural del encuentro amoroso. La sutileza, la ausencia de prisas y una dosis de humor son claves para promocionar la aproximación al escenario del amor, el incontenible detonante de la pasión o la irrefrenable escalada al sexo.

El diseño contemporáneo tiene en cuenta la explosión del amor, aunque no presume su vida eterna. Una gran parte de los elementos que se pueden comprar y regalar hoy, están pensados para la época de la suma pero no desprecian la llegada de la resta.

Cuberterías, vajillas, cristalerías y hasta muchos muebles, se hacen a base de sumar elementos, pero manteniendo su individualidad, de modo que en caso de ruptura y cambio de rumbo de los beneficiarios, las cosas son fácilmente divisibles y mantienen una entidad propia que puede brillar por sí misma. Y mientras sumamos, nos unimos a otros humanos que nos atraen, disfrutamos de piezas que instigan nuestra latente capacidad para compartir, nuestro deseo de intimidad, de juego y de satisfacción.

Gentlemanía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios