7 sillones para relajarse, disfrutar y leer

  • Pantalla completa
EVOLUTION, de ZANOTTA
1 de 8
Comparte la fotografía
EVOLUTION, de ZANOTTA

Sillón de orejas Evolution, en poliuretano pintado y con una base de aluminio que le permite rotación, del (cada vez más) conocido diseñador francés Ora Ïto para Zanotta. 

TULIP, de CAPPELLINI
2 de 8
Comparte la fotografía
TULIP, de CAPPELLINISillón de respaldo muy alto, casi como envolvente, ideal para aislarse del mundanal ruido. Se llama Tulip y es obra del diseñador holandés Marcel Wanders para la firma Cappellini.
Shogun, de Skitsch
3 de 8
Comparte la fotografía
Shogun, de SkitschSillón con reposapiés y patas de hierro Shogun, del prometedor diseñador Luca Nichetto para la joven marca italiana Skitsch. Las proporciones generosas unidas a la limpieza de líneas son su fuerte.
QUILT ESTABLISHED, de AND SONS
4 de 8
Comparte la fotografía
QUILT ESTABLISHED, de AND SONSSillón y reposapiés Quilt, fabricados en tejido stretch parecido al neopreno, que reinventan así la idea de “capitoné”. Es de los hermanos Bouroullec para firma británica Established and Sons.
CLOTH, de CASSINA
5 de 8
Comparte la fotografía
CLOTH, de CASSINA Sillón de una sola pieza y una sola línea, Cloth, diseñado por los alemanes Jehs & Laub para Cassina, tiene una estructura de fibra de vidrio recubierta en el exterior por espuma de poliuretano.
LEVITT, de  VICCARBE
6 de 8
Comparte la fotografía
LEVITT, de VICCARBESillón modular Levitt con posibilidad de formar grupos, de Roberto y Ludovica Palomba para la marca española Viccarbe. El respaldo a modo de un brazo acogedor es su seña de identidad.
HUSK, de B&BITALIA
7 de 8
Comparte la fotografía
HUSK, de B&BITALIA El sillón acolchado Husk, que se puede encontrar con o sin reposa-cabezas y en una gama de tejidos y acabados diversos, es obra de la española Patricia Urquiola para la firma B&BItalia.

Para leer cómodamente hace falta una buena luz. Eso es común a todos los lectores que no quieran quedarse sin vista antes de tiempo y nadie tiene ninguna pega que poner a esta afirmación. Sin embargo, sobre cuál es la mejor postura para leer, hay mucha controversia. Seguramente, los médicos afirmarán que es bueno leer sentado en una silla dura con la espalda recta y bien colocada, pero seamos honestos, al que más y al que menos para leer nos gusta “apoltronarnos” en un sillón, preferiblemente mullido, a poder ser reclinable, y que nos deje estirar las piernas (el reposapiés: esa bendición).

[Lea aquí: El poder de la madera en el diseño]

El más clásico asiento de lectura es el sillón de orejas, que le permite a uno reposar un poco la cabeza, y que es objeto de continuas revisiones en el campo del mobiliario. Últimamente han salido varios ejemplos de respaldos altos y muy altos, casi envolventes, que funcionan a modo de cocoon, aislando al lector del entorno, al menos visualmente.

[Pinche aquí para conocer las mejores camas de diseño]

Las diversas variantes en nuevas interpretaciones del mundo del “capitoné”, alentadas por la aparición de materiales de alta tecnología, hacen que las superficies blandas hayan superado barreras y encontrado nuevos modos de expresión. El lector se beneficia de todo ello a base de sillones cómodos, duraderos, reciclables y con un look contemporáneo que se adapta bien a su estilo de vida. Que la lectura sea sobre papel o en una tablet, es irrelevante. Los mejores diseñadores son conscientes de ello. 

Gentlemanía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios