El hilo mágico de Söktaş, la empresa que enamora a los mejores sastres

  • Pantalla completa
1 de 11
Comparte la fotografía

No es fácil crear telas de algodón. Son necesarias maestría y experiencia en un proceso que comienza con la cosecha de noviembre y que incluye mezclar los fardos de algodón –tanto los marrones naturales como los blancos tratados ecológicamente–, golpearlos y cardarlos para eliminar las fibras cortas y colocar en paralelo las otras para formar una especie de cordón que acaba convirtiéndose en un resistente hilo. (Fotografía: Kim Lang)

2 de 11
Comparte la fotografía

Es en este punto cuando al algodón pueden añadirse otros materiales como lino, seda, lana o cashemere para crear una mezcla y cuando son teñidos con alguno de la miríada de colores a disposición de Söktaş. Cuando el equipo de diseño crea un patrón, conectado con un tipo de tejido, un ordenador pone en marcha una fase final de producción que bien puede equipararse a la magia. (Fotografía: Kim Lang)

3 de 11
Comparte la fotografía

Es difícil después de tanta dedicación que el algodón tenga algún secreto para los Kayhan. De hecho, Söktaş se ha convertido en eso que llaman una empresa integral, o 360º: cultiva su propio algodón en los alrededores de la empresa –una parte del que utilizan– y diseñan y producen telas de lujo bajo el mismo techo. (Fotografía: Kim Lang)

4 de 11
Comparte la fotografía

Instalaciones de Söktaş, al sur de la ciudad turca de Esmirna, junto al mar Egeo. En primer plano, sobre la mesa, y al fondo, en el suelo, modelos y diseños de tela para la nueva temporada. (Fotografía: Kim Lang)

5 de 11
Comparte la fotografía

“No vemos esto como una herramienta de marketing, sino como un deber de administrar la tierra y los recursos naturales para la próxima generación”, explica Baran Kayhan, que recuerda no solo los vínculos de sus antecesores con la zona, sino también los de muchos de sus trabajadores. (Fotografía: Kim Lang)

6 de 11
Comparte la fotografía

Reconoce Baran Kayhan que, probablemente, existan más fábricas con una técnica similar. “Pero la parte técnica –explica– es solo un factor de la ecuación". Söktaş es líder en términos de diseño y creatividad y normalmente a otros les lleva una o dos temporadas ponerse al día. (Fotografía: Kim Lang)

7 de 11
Comparte la fotografía

Los responsables de la compañía no incluyen entre sus prioridades disponer de maquinaria de última generación que les permita disparar repentinamente la producción. “Preferimos invertir ese dinero en I+D y en nuestro equipo de diseño”, que produce más de 4.000 propuestas cada temporada: para 2018-2019, la influencia alpina, los paisajes montañosos o el mundo del esquí con reminiscencias vintage parecen ser la tendencia; los colores, los diferentes tonos de gris, los marrones terrosos y los azules. (Fotografía: Kim Lang)

8 de 11
Comparte la fotografía

El servicio, la flexibilidad y la agilidad son otros factores de la ecuación que normalmente no se ven. "Podemos trabajar en estrecha colaboración con el cliente y crear y entregar ofertas únicas muy rápidamente, lo que acorta el tiempo de desarrollo de la colección". (Fotografía: Kim Lang)

9 de 11
Comparte la fotografía

“La creatividad –afirma el director de Marketing de Söktaş– puede surgir en cualquier lugar. Para un español, posiblemente seamos oriente, pero también somos vecinos en el Mediterráneo. Para un chino seremos occidentales o europeos, pero también somos vecinos en Asia. Nuestro país y nuestra rica cultura son únicos en ese sentido y podemos encontrar desde nuestra encrucijada un idioma común con europeos, asiáticos y africanos. Creemos que es el producto el que debe hablar, no la etiqueta del made in. Una buena compañía no depende únicamente de su país de origen, sino de la calidad y de los bienes y servicios que brinda”. (Fotografía: Kim Lang)

10 de 11
Comparte la fotografía

Los clientes de la empresa, que van desde casas de lujo hasta marcas de moda rápida, pueden colocar productos nuevos e innovadores en sus estanterías y sitios web con relativa rapidez, y reponerlos según la respuesta del comprador. "Les ayudamos a mantenerse al tanto de las tendencias y a crearlas”, cuenta Baran Kayhan. (Fotografía: Kim Lang)

No es extraño que vista usted sin saberlo alguna camisa fabricada con tejido de Söktaş, sobre todo si su precio está entre los cien y los mil euros. Los 16 millones de metros de tela que esta empresa turca especializada en algodón de calidad premium produce al año abastecen a algunas de las mejores sastrerías, camiserías y firmas de moda de alrededor de 70 países de todo el mundo, desde la londinense Saville Row hasta el Barrio de Salamanca de Madrid.

Sus tejidos, y una inacabable gama de diseños que marcan tendencia, son la carta de presentación de una empresa que, por qué no reconocerlo, ha tenido que sortear más de un prejuicio para jugar en la liga del lujo de Occidente desde una ubicación a caballo entre Europa y Asia. “Una vez que el cliente tiene la oportunidad de conocer la calidad de nuestros productos, el diseño y el servicio, todos los prejuicios, si los hay, desaparecen”.

El que habla para Gentleman es Baran Kayhan, director de Marketing de Söktaş y nieto del fundador de la compañía, que comenzó su andadura allá por el año 1971. Söktaş, emplazada al sur de la localidad de Esmirna, junto al mar Egeo, está ahora, efectivamente, en manos de la tercera generación.

Son ellos, Baran y su primo Muzaffer, director de Producción, los encargados de mantener una tradición familiar estrechamente ligada al algodón que se remonta mucho más allá de la creación de la compañía: sus antecesores lo cultivaban en la zona hace más de 250 años. 

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios