El lenguaje de la corbata: símbolo eterno de la elegancia masculina

  • Pantalla completa
Referencia masculina
1 de 12
Comparte la fotografía
Referencia masculina

Una corbata sigue siendo la mejor arma con la que cuenta un hombre para expresar su individualidad y su estilo a través de su imagen. Además, tiene la virtud de actualizar un traje simplemente con una medida un poco más ancha o estrecha (como es el caso, por ejemplo, de las corbatas de seda de Hermès, en la imagen) o por un color o dibujo de moda, aparte de marcar la pauta para otros accesorios del look como los calcetines, el cinturón, los zapatos o el pañuelo de solapa.

Los nudos más utilizados
2 de 12
Comparte la fotografía
Los nudos más utilizados

Four in Hand. También llamado nudo simple o americano. Es el más sencillo y, por tanto, el más extendido. Su forma cónica y asimétrica aporta un aire desenfadado y se adapta bien a todas las texturas de tejido. También combina con todo tipo de cuellos de camisas, tanto abiertos como cerrados.

Los nudos más utilizados
3 de 12
Comparte la fotografía
Los nudos más utilizados

Medio Windsor. Más grueso que el anterior, su resultado es recto, ancho y atractivo. Con un bucle menos que el Windsor, requiere menos tela que este. Se comienza con el extremo pequeño nivelado con la parte inferior del bolsillo de la camisa y debe asentarse bien contra el botón superior del cuello.

Los nudos más utilizados
4 de 12
Comparte la fotografía
Los nudos más utilizados

Windsor. Como el anterior, debe su nombre al Duque de Windsor, un auténtico gentleman del estilo contemporáneo. Es un nudo muy grueso, especial para cuellos muy abiertos que le dejen espacio. Debe hacerse con corbatas de tejido muy ligero y fino. Por cierto, el Duque negó personalmente haberlo inventado.

¿Hasta dónde debe llegar la corbata?
5 de 12
Comparte la fotografía
¿Hasta dónde debe llegar la corbata?

Debe quedar alineada con el cierre del cinturón. Sin embargo, la corbata no debería traspasar nunca la línea que marca la hebilla. En cuanto a las iniciales bordadas, si las hay, deben situarse bajo el pecho, en el lado izquierdo de la camisa.

Combinaciones
6 de 12
Comparte la fotografía
Combinaciones

“La corbata de un hombre no debería ser nunca más llamativa que su mujer” (John Hughes).
A. Algodón multicheck.
B. De rayas bastoncillo.
C. En algodón americano de espiga.

Combinaciones
7 de 12
Comparte la fotografía
Combinaciones

“Me cuesta horas de trabajo hacer que parezca anudada deprisa” (Giovanni Nuvoletti).
A. Oxford de bastoncillos.
B. Azul oscuro.
C. De rayas micro y macro.

Combinaciones
8 de 12
Comparte la fotografía
Combinaciones

“El hombre tiene un accesorio para señalar su presencia: la corbata” (Alberto Moravia).
A. Oxford azul.
B. Luxury de rayas alternadas.
C. En algodón pata de gallo.

Combinaciones
9 de 12
Comparte la fotografía
Combinaciones

“La corbata debe ser anudada con estudiada ligereza” (Sergej Mitrofanoviç Gorodeckij).
A. Rosa en algodón pinpoint.
B. Algodón pinpoint.
C. Azul en algodón. pinpoint.

Combinaciones
10 de 12
Comparte la fotografía
Combinaciones

“Un verdadero gentleman lucirá siempre su corbata de la mejor forma posible” (Noël Coward).
A. Azul en algodón fil a fil.
B. Algodón milrayas.
C. Algodón Oxford.

El gurú de los nudos
11 de 12
Comparte la fotografía
El gurú de los nudos

Maurizio Marinella es tercera generación de la familia artesana responsable de las corbatas que llevan los personajes más célebres del mundo. En los últimos 100 años, por su histórico taller napolitano de 20 m2, asomado a Piazza Vittoria, han pasado personajes como Giovanni Leone (pionero en llevar corbatas de fantasía), Aristóteles Onassis (que las compraba por docenas, todas negras, para que no se notara su humor), o Helmut Kohl (para el cual se hizo una corbata 65 cm más larga de lo normal). En los últimos tiempos, aquel pequeño taller de Nápoles ha crecido, se han añadido 90 metros cuadrados de showroom en la planta superior, y cuenta con tiendas en Milán, Lugano, Londres, Tokyo y Hong Kong.

La corbata es el accesorio que conforma la médula espinal del guardarropa masculino. Cuestionada en otro tiempo por su excesiva rigidez formal, ahora reina incluso entre las firmas y diseñadores de vanguardia. Además, nunca se vio tal cantidad de calidad en torno a los famosos siete pliegues de la seda más delicada.

Decía el novelista Alberto Moravia: “Al hombre moderno se le permite un accesorio que le deja revelar su visión del mundo, señalar su presencia en él: la corbata”. De hecho, esta se ha convertido con el paso del tiempo en el accesorio masculino que más caracteriza la personalidad y el gusto de quien la lleva. Pero su variedad en el uso es tan relativa que a algunos les basta con poseer cinco y, en cambio, a otros no les son suficientes ni superando el medio centenar, necesitados como están de poseer todos los colores del espectro, en diferentes estampados y materiales.

A mediados de los años 20, el neoyorquino Jesse Langsdorf inventó un modo de cortar las corbatas para que se deformaran y arrugaran en la zona del nudo. En aquel momento, aún se basaba la moda en las llamadas régates de mediados del siglo XIX. Lo que hizo el norteamericano fue cortarlas con la tela al biés, en un ángulo de 45 grados, con seda como forro y muselina en la entretela; un sistema que se ha conservado hasta hoy (de hecho, apenas ha habido grandes evoluciones en torno a la corbata en los 90 años que han transcurrido desde entonces).

Las variaciones son mínimas ente un estilo y otro de confeccionar corbatas. En Inglaterra, por ejemplo, diferencian entre las Macclesfield y las Spitasfield, según se hayan confeccionado en una u otra localidad. Las primeras se caracterizaban por sus dibujos pequeños, siendo asociadas a los trajes de boda, mientras que las segundas presentaban un estampado y diseño más grandes.

A la hora de elegir, los expertos recomiendan que destaque sobre el traje y la camisa, pero sin impactar. Una elección acertada es que sea de un color más oscuro que el de la camisa y más intenso que el de la chaqueta, y cada vez son más los que prefieren huir de la repetición de motivos con el pañuelo de bolsillo.

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios