Los mejores sastres del mundo: de Tom Baker a Cifonelli

  • Pantalla completa
Tom Baker | Londres
1 de 21
Comparte la fotografía
Tom Baker | Londres

Si Oscar Wilde fuera un personaje contemporáneo, sería muy posiblemente cliente de Sir Tom Barker, a quien le han adjetivado de “rebelde” y “renegado”. Lo cierto es que es un perfecto conocedor de la ortodoxia de la sastrería, no en vano ha sido formado a principios de los 90 en Hardy Amies, firma que abandonó en 1996 para fundar su propia sastrería en el Soho. Este mediático personaje de pelo amarillo, medio italiano y medio inglés, encarna en su misma persona una actitud punk sin ambages. Muchos lo han etiquetado como el Vivienne Westwood de la sastrería por su actitud subversiva y libre de prejuicios frente a la innovación. Baker es un sastre presente en mil detalles de vanguardia distribuidos a lo largo de cada traje. Su estilo incorpora un toque dickensiano con vocación rock’n’roll, una mezcla entre clasicismo y vanguardia que ha dado en llamar “The London Cut”, lo que le ha granjeado la estima de grandes personalidades del rock, de Glen Matlock de los Sex Pistols a Robert Plant de Led Zeppelin.

Gonzalo López Larraínzar | Madrid
2 de 21
Comparte la fotografía
Gonzalo López Larraínzar | Madrid

Gonzalo López Larraínzar, con más de 30 años en la profesión, es el actual titular de la Sastrería López Herbón. Tiene el honor de ser (aún) el sastre del rey D. Juan Carlos. también lo fue de Emilio Botín.

Gonzalo López Larraínzar | Madrid
3 de 21
Comparte la fotografía
Gonzalo López Larraínzar | Madrid

Fundada en 1918, la sastrería mantiene un completo proceso artesanal por el que se realiza un patrón individual por cliente y una confección rematada a mano con entretelas sin pegar, que se materializa en trajes que pueden durar más de 15 años. 

Gonzalo López Larraínzar | Madrid
4 de 21
Comparte la fotografía
Gonzalo López Larraínzar | Madrid

Trabajan solo con los principales fabricantes de telas, como Scabal, Holland & Sherry o Loro Piana. Atienden también en Londres y Nueva York. La Camisería Burgos, igualmente famosa por sus camisas a medida, forma parte de su singular universo de estilo.

Cifonelli | París
5 de 21
Comparte la fotografía
Cifonelli | París

Estos grandes sastres italofranceses marcan estilo con patrones con nombre propio, como los famosos hombros Cifonelli, que no son sino la respuesta técnica a cómo moverse y sentirse cómodo con una prenda de vestir ajustada, patrón que ideó Arturo Cifonelli, el patriarca fundador de este establecimiento en París, en 1926, heredero directo de la boutique que su padre abriera en Roma en 1880. Dos primos, Massimo y Lorenzo (en la imagen), la cuarta generación, son los que están al frente del negocio. 

Cifonelli | París
6 de 21
Comparte la fotografía
Cifonelli | París

Aquí han cortado patrones para figuras del siglo XX, desde Josephine Baker y Marlene Dietrich hasta François Mitterrand. 

Cifonelli | París
7 de 21
Comparte la fotografía
Cifonelli | París

El estilo Cifonelli es la perfecta fusión entre la tradición francesa, el desenfado italiano y el estructuralismo inglés.

Patrick Chu | Hong Kong
8 de 21
Comparte la fotografía
Patrick Chu | Hong Kong

En 1948, un joven sastre de Shanghái se trasladó a Hong Kong. Se llamaba W. W. Chan y, hoy por hoy, equivale al mejor sastre de la ex-colonia. Su hijo tomó las riendas del negocio en 1982, cuando se retiró. En la actualidad, quien dirige la sastrería es Patrick Chu, vinculado a la familia Chan durante los últimos 28 años. En este establecimiento, la única máquina que se puede encontrar es la tradicional máquina de coser. Todo lo demás es manufactura. A cada cliente se le realiza su propio patrón, que refleja la más minúscula rectificación, y cada traje lleva unas 55 horas de trabajo. El estilo de W. W. Chan consigue que sus trajes funcionen a la perfección en cualquier lugar y en cualquier momento.

Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México
9 de 21
Comparte la fotografía
Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México

La pasión por los tejidos, y por todos y cada uno de los procesos de la creación del traje, han hecho de Morera Grosso una firma de referencia en México. No solo ponen a disposición de sus clientes un servicio a domicilio que se adapta a sus necesidades geográficas y temporales, sino que también les ofrecen una experta asesoría de imagen de acuerdo con las necesidades, características y gustos de cada cliente. 

Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México
10 de 21
Comparte la fotografía
Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México

Fundada por Gerardo Morera Grosso, un joven emprendedor de una familia que lleva más de 100 años en el negocio de la sastrería, la empresa ha desarrollado un complejo sistema de confección a medida con más 500 pasos, en donde se utiliza tecnología punta y las mejores manos.

Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México
11 de 21
Comparte la fotografía
Gerardo Morera Grosso | Ciudad de México

Fundada por Gerardo Morera Grosso, un joven emprendedor de una familia que lleva más de 100 años en el negocio de la sastrería, la empresa ha desarrollado un complejo sistema de confección a medida con más 500 pasos, en donde se utiliza tecnología punta y las mejores manos.

Marc de Luca | París
12 de 21
Comparte la fotografía
Marc de Luca | París

En una esquina de la Place de la Madeleine, se encuentra la imponente sastrería fundada por un italiano y un español, Mario de Luca y Josep Camps, que se conocieron en los años 60 dentro del llamado Grupo de los cinco, afamados sastres que presentaban juntos sus colecciones dos veces al año. Desde el momento en que el sentido de la silueta de De Luca se encontró con la depurada técnica de Camps, la chispa saltó irremediablemente. La tradición sigue viva en la segunda generación. Marc de Luca instruye a sus hijos Charles y Julien para que tomen el relevo. Sus trajes incorporan ese toque tan francés de las solapas que se ha dado en llamar le cran parisien (muesca parisina), y el cuello cosido a mano tiene un estilo inconfundible. Otra de sus señas de identidad es el bolsillo interior en forma de gota para portar puros.

Philip Parker | Londres
13 de 21
Comparte la fotografía
Philip Parker | Londres

Philip Parker es una institución en Savile Row, tanto o más que la sastrería que dirige, la mítica Henry Poole, donde en 1865 se realizó para Eduardo VII la chaqueta que daría origen al esmoquin. Con tan solo 16 años, le dijo a su padre que quería ser sastre, y este le consiguió una entrevista en Savile Row, donde empezó un duro aprendizaje. Ahora él enseña a las nuevas generaciones.

Philip Parker | Londres
14 de 21
Comparte la fotografía
Philip Parker | Londres

 Localizada desde 1982 en su actual emplazamiento (aunque presente en Savile Row desde 1846), su muestrario cuenta con más de 6.000 variantes, del delicado cashmere de Hiuddersfield al tweed de Escocia. Fue el primer sastre de la mítica calle londinense que entró en el mercado japonés.

Sammy Kotwani | Moscú
15 de 21
Comparte la fotografía
Sammy Kotwani | Moscú

El sastre de origen indio Sammy Kotwani abrió en 2003 su primera sastrería en Moscú, creando para su selecta clientela un entorno muy inglés de estilo eduardiano. Alguien le hizo ver el potencial del mercado emergente ruso cuando trabajaba en Bélgica en 1990, por lo que decidió lanzarse a la aventura. Fue el inicio de The Imperial Tailoring Co., la red de sastrerías integrada por 12 establecimientos (cinco están en Rusia, tres en Kazajistán, y los restantes en Ucrania y Armenia). Puede ser considerada la mayor compañía de sastrería bespoke de Europa del Este, con más de 8.000 clientes (entre ellos, ministros y presidentes de las repúblicas ex-soviéticas). Dado el nivel de su clientela, ofrecen la posibilidad de que el sastre se desplace allá donde lo requieran para tomar medidas y no hacerle malgastar su precioso tiempo.

Richard James
16 de 21
Comparte la fotografía
Richard James

Richard James representa al New Establishment de Savile Row, una nueva generación que está revitalizando las claves de la sastrería. 

Richard James | Londres
17 de 21
Comparte la fotografía
Richard James | Londres

En 1992, cuando se estableció por su cuenta, sintió que la vieja guardia lo rechazaba, pero pronto logró hacerse un lugar al demostrar que su concepto de modernidad no estaba reñido con la labor artesanal y la tradición. 

Richard James | Londres
18 de 21
Comparte la fotografía
Richard James | Londres

Su lista de clientes es inabarcable, desde el Primer Ministro David Cameron hasta los artistas Pierce Brosnan, Daniel Craig, P. Diddy, David Beckham, Jude Law y un largo etcétera. Su filosofía es producir prendas clásicas de indiscutible calidad rompiendo los códigos preestablecidos en cuanto a diseño, color y corte. La exclusividad es una premisa que trata de llevar a cabo al adquirir telas realizadas únicamente para él y accesorios confeccionados a mano de los más refinados artesanos del Reino Unido e Italia.

Luca Rubinacci | Nápoles
19 de 21
Comparte la fotografía
Luca Rubinacci | Nápoles

La casa Rubinacci cuenta con cuatro salones (Nápoles, Roma, Milán y Londres), a los que se suman un corner en Nueva York y una tienda de Tokio. La de Nápoles es el germen del que ha surgido el imperio, fundado en 1930 por Gennaro Rubinacci, conocido como Bebè.

Luca Rubinacci | Nápoles
20 de 21
Comparte la fotografía
Luca Rubinacci | Nápoles

Famosos por su refinado estilo y su amor al arte, lo más prestigioso de la alta sociedad de la época recurría a esta firma para pedir consejos relacionados con la elegancia. En la actualidad, la cara visible de esta empresa familiar es Luca Rubinacci, no solo sastre de la firma, sino también modelo de las creaciones que de ella surgen en las campañas de publicidad y en el blog de su página web. Luca ha aportado juventud y modernidad al negocio que su padre, Mariano, cimentó en las bases de la mejor tradición de la sastrería napolitana, caracterizada por la ligereza y versatilidad de las prendas. El uso muy personal del color que hace Luca es otra de sus aportaciones al estilo Rubinacci, para el que no existen reglas inquebrantables ni dogmas de fe.

Vivimos sumergidos en una vorágine de tendencias y modas que van y vienen, aparecen y desaparecen. Todo tiene fecha de caducidad. Todo, menos lo esencial. Gabrielle Coco Chanel sentenció: “La moda pasa. El estilo permanece”. El hombre con clase de ayer, hoy y siempre, sabe que él es la única medida que cuenta en su universo de estilo y elegancia, y que el gran aliado con el que cuenta para la construcción de ese espacio es su sastre.

[¿Sabía que el mejor sastre de Londres es español? Pinche aquí y conozca su historia]

La labor de un artesano textil va más allá de la creación de prendas que se ajusten a una silueta determinada, que acentúen virtudes y escondan imperfecciones. Un sastre de calidad encuentra la esencia más íntima de su cliente y la transforma en indumentaria, haciendo del traje un reflejo de la personalidad del que lo luce. Aquí les ofrecemos una selección de algunos de los profesionales de mayor prestigio del planeta, todos al frente de locales que han convertido en auténticos templos donde se visten los dandies del siglo XXI.

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios