Norman Vilalta: la historia del abogado que se convirtió en zapatero

  • Pantalla completa
El fruto de una apuesta
1 de 16
Comparte la fotografía
El fruto de una apuesta

Desde su taller barcelonés, Vilalta confecciona zapatos a medida para clientes de toda España, Estados Unidos, Reino Unido o Japón, y la excelencia de su trabajo ha logrado que su marca se haya convertido en la primera firma de complementos con presencia en la prestigiosa sastrería madrileña López Herbón, el histórico taller de confección de la Casa Real. Un honor que Vilalta atribuye al hecho de que “mientras los zapatos a medida que se hacen hoy en día suelen seguir procesos prácticamente industriales, mis creaciones siguen técnicas rigurosamente artesanales, de principio a fin”.

​Creación de la horma
2 de 16
Comparte la fotografía
​Creación de la hormaEl maestro traslada las medidas  del cliente a la horma de madera sobre la que dibujará y montará el zapato de alta costura.
Cosido
3 de 16
Comparte la fotografía
Cosido El cosido del zapato artesanal no ha cambiado en los últimos 500 años. Hilos hechos a mano, cera de abeja y cerdas de jabalí sustituyen a los hilos sintéticos y agujas metálicas que actualmente se utilizan en la elaboración del zapato común. 
Cosido
4 de 16
Comparte la fotografía
Cosido La técnica del maestro es fundamental para que la fricción de los hilos funda la cera y los puntos queden perfectamente sellados. Este paso garantiza un cosido impecable y duradero.
Colocación de la suela
5 de 16
Comparte la fotografía
Colocación de la suela Vilalta afirma ser el único artesano zapatero de España que utiliza suelas alemanas Redembach. De origen vegetal, son curtidas entre seis y nueve meses para obtener una rigidez y flexibilidad perfectas.
Colocación de la suela
6 de 16
Comparte la fotografía
Colocación de la suela
Materiales nobles
7 de 16
Comparte la fotografía
Materiales nobles En su compromiso por utilizar únicamente materiales nobles, Vilalta emplea clavos y cambrillones de madera. Los clavos se hinchan con la humedad hasta quedar perfectamente ajustados y así garantizar un zapato sólido al tiempo que liviano. El cambrillón y los cueros rebajados a mano que se colocan entre la plantilla y la suela del zapato logran un bellísimo efecto “panza de violín” en su parte inferior.
Materiales nobles
8 de 16
Comparte la fotografía
Materiales nobles En su compromiso por utilizar únicamente materiales nobles, Vilalta emplea clavos y cambrillones de madera. Los clavos se hinchan con la humedad hasta quedar perfectamente ajustados y así garantizar un zapato sólido al tiempo que liviano. El cambrillón y los cueros rebajados a mano que se colocan entre la plantilla y la suela del zapato logran un bellísimo efecto “panza de violín” en su parte inferior.
Lustrado
9 de 16
Comparte la fotografía
Lustrado En esta fase se define el carácter final del modelo. La elección de un cierto tipo de pátina, envejecido o ‘glaseatura’ puede actualizar de manera significativa el modelo clásico más ortodoxo.
Lustrado
10 de 16
Comparte la fotografía
Lustrado En esta fase se define el carácter final del modelo. La elección de un cierto tipo de pátina, envejecido o ‘glaseatura’ puede actualizar de manera significativa el modelo clásico más ortodoxo.
El poder de la artesanía
11 de 16
Comparte la fotografía
El poder de la artesanía La apuesta por las severas técnicas artesanales —con las que hoy en día ya sólo trabajan talleres de prestigio mundial como John Lobb en Londres [PINCHE AQUÍ PARA CONOCERLO]–, Berluti en Paris o Bemer en Florencia— es la que garantiza la excepcionalidad de los modelos. “Estamos hablando de zapatos que, con los cuidados debidos, pueden durar hasta 20 años”. Piezas únicas, trabajadas con herramientas al fuego y limadas al vidrio, que además de calzar como un guante —no en vano descansan sobre una horma lijada hasta la perfección durante tres semanas— incorporan el concepto de diseño personal.
Imagen de la colección Nº5. 
Todo es posible
12 de 16
Comparte la fotografía
Todo es posible Sobre todo para aquellos que deseen invertir entre 1.200 y 1.500 euros en un par de zapatos que jamás verán en un escaparate. Desde la recreación exacta de un modelo prusiano del siglo pasado, a la creación exclusiva de un mocasín en piel de elefante en el que los juegos sutiles y las asimetrías sean protagonistas.
Imagen de la colección Nº5. 
El zapato hace al hombre
13 de 16
Comparte la fotografía
El zapato hace al hombre “Un hombre puede entrar en una sala con unos magníficos zapatos y ser la persona mejor vestida, aunque no lleve el mejor traje”, defiende Vilalta, “por ello es importante que el zapato, además de calzar a la perfección, esté en total consonancia con la personalidad del hombre que lo lleva”. Para ello, el creador lleva a cabo una entrevista personal con el cliente. “En ella identifico sus necesidades y preferencias personales. Algunos sólo desean orientación, otros sin embargo, comparten conmigo la pasión por el calzado y participan activamente en la fase de diseño”.
Imagen de la colección Savile Row Meets Rock ’n’ Roll .
Innovación y tradición
14 de 16
Comparte la fotografía
Innovación y tradición La firma aglutina un diseño de última generación que de ningún modo rivaliza con el rigor de las técnicas tradicionales. “Una glaseatura, pátina o envejecido particular puede actualizar de manera significativa el modelo clásico más ortodoxo”, asegura el maestro.
Imagen de la colección Savile Row Meets Rock ’n’ Roll .
Variedad
15 de 16
Comparte la fotografía
Variedad Años después, sumergido de lleno en el rigor de las leyes, el abogado Norman Vilalta todavía dibujaba zapatos. Su actividad profesional no había logrado acallar al genio creador. “Dejar la abogacía fue una decisión realmente difícil. Estuve dándoles vueltas durante meses y fue Magalí —refiriéndose a su compañera— quien me dio el empujón definitivo. Un día me dijo: ‘Norman, ¿por qué no apuestas por lo que realmente te apasiona?’. Unos meses después nos mudábamos a Florencia”, confiesa.
Imagen de la colección Savile Row Meets Rock ’n’ Roll.

El zapato artesanal es como el buen vino, mejora con el paso del tiempo”, afirma Norman Vilalta momentos antes de iniciar el cosido a mano de un impecable modelo Oxford elaborado en suavísima piel de vitello francés. Sirviéndose de material de anticuario, Vilalta prepara los hilos naturales que él mismo ha encerado y repasa las finísimas cerdas de jabalí que utilizará en lugar de agujas.

[Lea aquí: Consejos para cuidar mejor su calzado]

“Esta es una técnica centenaria que ya se utilizaba hace 500 años”, explica tirando hábilmente de las hebras con un movimiento rápido y seco, “la fricción del hilo funde la cera de abeja y los puntos quedan perfectamente sellados”. Este maestro zapatero abandonó la abogacía para elaborar un exclusivo calzado a medida, confeccionado de manera tradicional y con materiales nobles. Esta es su historia. / Imágenes: JOAN TOMÁS

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios