Elegancia de bolsillo: cómo combinar los pañuelos de la mejor manera

  • Pantalla completa
La corona
1 de 20
Comparte la fotografía
La corona

En su valiosísima introducción a El gran libro del dandismo, el escritor y crítico argentino Alan Pauls señala que “definitivamente urbano, el dandismo opone a la naturaleza el artificio; a la espontaneidad la premeditación; al ideal de fluidez el culto de la intempestividad, el desvío y la interferencia”, y así, “el statement dandi es tan instantáneo como fugaz.
En la imagen, el estilo La Corona, que refleja cierta pomposidad. 

La corona
2 de 20
Comparte la fotografía
La corona

Como advierte Marc Giró, editor de moda, absoluto gentleman y polemista airado, hay que tener clara la frontera entre dandismo y cursilería. Primero, porque “la cursilería, como demuestra la moda y la gastronomía, pero también la política, es sin duda el mayor error de nuestra época”; y segundo, para evitar caer en la torpe pretenciosidad de quienes “combinan la corbata y los calcetines con el pañuelo, y lo rematan con un zapato de borlas. ¡Un horror!”.
En la foto, de nuevo el mismo estilo pero acompañado de traje y abrigo.  

Doblez de dos puntas
3 de 20
Comparte la fotografía
Doblez de dos puntas

Un doblez de dos puntas va bien con pañuelos de cualquier color; huyendo de lo formal no renuncia a la sofisticación.

Lineal o cuadrado
4 de 20
Comparte la fotografía
Lineal o cuadrado

Entre las muchísimas formas de doblar y presentar el pañuelo –que “debe ser siempre lo último que se elija, rematando el conjunto con un toque de armonía. Un detalle que puede marcar la diferencia; unos buenos zapatos, un pañuelo y unos gemelos elevan cualquier look a lookazo”, en palabras de Manuel García, director creativo de la firma García Madrid–, la sin duda más sencilla de todas imita la figura de un cuadrado, también conocido como Presidential Fold, con 2-3 centímetros de tela corriendo paralelos al borde del bolsillo. Modalidad a un tiempo clásica y prudente, para ámbitos y ocasiones formales (¡ojo! exclusivamente con pochette de color blanco), constante en el pecho de los galanes del Hollywood de los 40, Cary Grant a la cabeza.

Lineal o cuadrado
5 de 20
Comparte la fotografía
Lineal o cuadrado

Muy popular en los años 40 y 50, especialmente en EE UU. Fácil, pero necesita un buen planchado inicial.

Doble triángulo
6 de 20
Comparte la fotografía
Doble triángulo

Frente a su mesura, la exuberancia de un doblez en picos, que pueden ser dos, tres o cuatro; a veces –subyugado en menor medida por la geometría; más libre– bajo el aspecto viviente de los pétalos de no-sé-qué flor exótica.

 

Doble triángulo
7 de 20
Comparte la fotografía
Doble triángulo

El plegado más clásico, con aire británico, para ocasiones formales. Use un pañuelo almidonado.

Triángulo simple
8 de 20
Comparte la fotografía
Triángulo simple

La côté de la geometría, la figura triangular (y su mellizo, el triángulo invertido), está recomendada para hombres tan serios y pragmáticos como elegantes.

Triángulo simple
9 de 20
Comparte la fotografía
Triángulo simple

Tanto en citas formales como en un look más casual. Cuidado con los bultos en la parte inferior.

Triple triángulo
10 de 20
Comparte la fotografía
Triple triángulo

Difícil, pero eficaz. El truco pasa por que, en el paso 3, aparezcan los tres picos distintos y no alineados.

Triple triángulo
11 de 20
Comparte la fotografía
Triple triángulo

Difícil, pero eficaz. El truco pasa por que, en el paso 3, aparezcan los tres picos distintos y no alineados.

En escalera
12 de 20
Comparte la fotografía
En escalera

Aún más bohemio y bullicioso, si cabe, es el Crashed Style, con el alborotamiento típico de las horas de fiesta acumuladas, casi un feliz desorden… Sin frustraciones, recuerden en todo momento que la repetición es la hermana menor de la habilidad.

En escalera
13 de 20
Comparte la fotografía
En escalera

El más snob, y también el menos común. Solo con pañuelos de algodón o tela, ya que con la seda tiende a desmoronarse.

Cuatro puntas
14 de 20
Comparte la fotografía
Cuatro puntas

A cada momento y personalidad su doblez, pero todos vestidos con un espíritu común: “Hace falta ser algo excéntrico, y, aún así, es muy difícil llevarlo bien. De hecho, diría que hay un 99% de probabilidades de fallar. Tanto que, en mi opinión, muy pocas personas se lo pueden permitir hoy”, sentencia el periodista Mar Giró, que enfatiza que el nuestro es el siglo XXI y no el XVIII.

Cuatro puntas
15 de 20
Comparte la fotografía
Cuatro puntas

El más sofisticado y elegante, ideal para combinar con un look oscuro. El primer pico casi roza las solapas.

Con ala
16 de 20
Comparte la fotografía
Con ala

Fácil de ejecutar y, quizás por eso, de los más populares. Para un look casual y con pañuelo de seda, nunca de lino.

Con ala
17 de 20
Comparte la fotografía
Con ala

Fácil de ejecutar y, quizás por eso, de los más populares. Para un look casual y con pañuelo de seda, nunca de lino.

En corona
18 de 20
Comparte la fotografía
En coronaMuy similar al triple triángulo, aunque en el resultado final las puntas son más nítidas y afiladas. Muy usado en los 80.
En corona
19 de 20
Comparte la fotografía
En corona

Muy similar al triple triángulo, aunque en el resultado final las puntas son más nítidas y afiladas. Muy usado en los 80.

Puede que, en efecto, el pañuelo naciese en el antiguo Egipto, cuna del lino y el algodón, donde pequeñas piezas de tela coloreadas de ocre completaban la indumentaria de los potentados con fines más ostentosos que decorativos varios siglos antes de Cristo. Y que les debamos el también conocido por pochette a los campesinos de la China Imperial, que los anudaban en sus cabezas para evitar la insolación mientras faenaban; y a los marinos franceses, que en plena dinastía Ming (allá por el siglo XV), los trajeron a Europa junto a la seda, el té o las porcelanas.

En realidad no importa. Si como escribió Borges, la historia universal es la historia de un solo hombre, el nuestro será, sin duda, George Bryan Brummell. Mucho se ha escrito sobre la vida y milagros del dandi Beau Brummell, de forma que nosotros solo le señalaremos como legítimo padre del contemporáneo pocket square, según su denominación anglosajona. / Ilustraciones: Damiano Groppi

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios