El precioso hilo de Loro Piana

  • Pantalla completa
'Made in' Piamonte
1 de 13
Comparte la fotografía
'Made in' Piamonte

Hay que destacar que todas las plantas de producción de Loro Piana están ubicadas en Italia (y casi todas en Valsesia, en la provincia arrocera de Vercelli), por lo que al hablar de esta firma se habla siempre de auténtico 'Made in Italy', un valor del que la empresa familiar es devota, y con causa.

El comienzo
2 de 13
Comparte la fotografía
El comienzo

Tras la Segunda Guerra Mundial, Franco Loro Piana, sobrino del fundador, toma las riendas de la empresa, que bajo su dirección crece y se consolida, incluso más allá de la frontera italiana, como una de las grandes productoras de lanas muy finas y exclusivas.

Cargamentos de cachemir
3 de 13
Comparte la fotografía
Cargamentos de cachemir

La incansable búsqueda de “lo más excelente todavía”, fuertemente incentivada por los hermanos Loro Piana, no ha dejado de dar frutos en las últimas décadas. Sobre todo, acuerdos con Nueva Zelanda, Perú, Argentina o Mongolia –reino del cachemir, donde la firma es una de las empresas más importantes del país– para la adquisición de las mejores lanas.

Experimentación exclusiva
4 de 13
Comparte la fotografía
Experimentación exclusiva

Experimentar: la gran pasión de la casa, de la que han surgido novedades como, por ejemplo, el 'baby cashmere': una tela realizada exclusivamente con la primera lana de los cabritos. Por ello, hace unos años pidieron a los productores que, en lugar de mezclarla con los peinados siguientes, apartasen la lana de los cabritos más jóvenes. No fue fácil convencerlos, pero por fin, en 1999, consiguieron los primeros 300 kilos de esa lana, la cantidad mínima necesaria para poder experimentar.

De todos los colores
5 de 13
Comparte la fotografía
De todos los colores

La búsqueda de la excelencia hace de Loro Piana una firma de lujo que supervisa todos y cada uno de los procesos de sus telas. En la imagen, un muestrario de colores (en algunos casos, casi imperceptibles), que dan cuenta de la atención que se pone al más mínimo detalle de la producción. Y no es casual: por algo las telas de la compañía italiana son de las más envidiadas del mundo textil.

Creatividad por encima de todas las cosas
6 de 13
Comparte la fotografía
Creatividad por encima de todas las cosas

"Italia es un país que todavía crea en un mundo que, básicamente, copia. La creación es, sin duda, una de las cuatro patas de la mesa del producto italiano. Es verdad que en los últimos tiempos muchos compran la creatividad italiana y la producen en China, pero eso no cambia –es más, confirma– el hecho de que Italia sigue siendo, en términos de investigación y de producción, la vanguardia del mundo", asegura Pier Luigi Loro Piana.

Lujo e innovación
7 de 13
Comparte la fotografía
Lujo e innovación

Loro Piana colabora desde 1985 con la Federación italiana de deportes ecuestres, y, desde 2002, también viste al Team New Zealand en la Copa América de vela. ¿Finas lanas en la vela? Pues sí, y totalmente impermeables gracias a su llamado 'Storm System', que les ha hecho ser los primeros en dotar los elegantes abrigos, cazadoras, chalecos y demás prendas de sus colecciones de 'outware', del mismo aislamiento que ofrecen las fibras sintéticas, con la gran ventaja de ser mucho más ligeras (aunque, por supuesto, mucho más caras).

Lana: La Tela
8 de 13
Comparte la fotografía
Lana: "La Tela"

Los actuales responsables de Loro Piana viajan por todo el mundo (Australia, Nueva Zelanda, Perú, Argentina, Mongolia, Birmania, China) en busca de lo mejor de las mejores lanas; lo cual no es poco, pues la propia lana, mohair, alpaca, vicuña, cachemira… son, cada una de ellas, auténticos mundos aparte.

La magia de los telares
9 de 13
Comparte la fotografía
La magia de los telares

El preciosismo de las telas de Loro Piana contagia a todo lo que le rodea: desde las fases de tinte hasta las chimeneas de los centros de producción, pasando, sobre todo, por los hipnóticos telares donde se crea la magia. 

Sello distintivo
10 de 13
Comparte la fotografía
Sello distintivo

Está claro que la escuela italiana ha marcado un estilo en todo el mundo. Y es una tradición que no se ha perdido, ni mucho menos, pues hay empresas grandísimas que han alcanzado tal nivel de sofisticación en la producción, que ya no resulta tan sencillo llevarse solo la creatividad y renunciar al 'know-how', pues la experiencia es una de las materias primas más valiosas de este sector, y en todos.

Perseverancia
11 de 13
Comparte la fotografía
Perseverancia

En 2013, Loro Piana anunció la inversión de 1,6 millones de dólares para adquirir la mayoría de una sociedad que poseía el derecho de esquilar las 6.000 vicuñas que habitan un territorio de 85.000 hectáreas en Argentina; las cuales, sumadas a las que la empresa ya tenía en exclusiva en su Reserva Dr. Franco Loro Piana, en Perú, convirtió a la firma en la mayor productora del mundo de la fibra animal más fina del mundo (13 micrones).

Sede eterna
12 de 13
Comparte la fotografía
Sede eterna

Profundamente reformada en 1997, la principal e histórica planta es hoy una joya de modernidad y de sostenibilidad, con sistemas de depuración y reciclaje de aguas, así como de producción de energía natural, y dotada de los telares más modernos y complejos del mundo. Desde fuera parece casi un enorme chalet, en una parcela rodeada por un seto de seis metros de altura y poblada de nogales, abedules, abetos y pinos; pero es la fábrica en la que trabaja casi la mitad de los más de mil empleados y operarios de Loro Piana, que allí producen una buena parte de las telas más preciadas del mundo.

Su milenaria, incurable curiosidad por las materias primas, su compulsivo ahínco por hallar sus límites y posibilidades –transmitido como un mantra de padres a hijos– y su habilidad para llevarlas a su máxima expresión técnica y artística: estos son los principales rasgos que hacen de Italia ese extraño país que, si cerramos los ojos y empezamos a contar nombres como estrellas, diríamos que está habitado exclusivamente por esos finos artesanos por todos conocidos y admirados. Puede que haya más rasgos, pero los citados se dan siempre, especialmente en las grandes empresas familiares, como la de Loro Piana, consagrada desde hace años como la más exclusiva productora del mundo de cachemir, vicuña y otras lanas extrafinas; una actividad que la familia empezó hace casi dos siglos y que es sin duda digna de una saga.

La familia Loro Piana es oriunda de Trivero, un pequeño pueblo de la provincia piamontesa de Biella, al norte de Turín, la zona que históricamente alberga una de las mayores concentraciones de fábricas textiles de Italia. Los Loro Piana empezaron siendo mercantes de lana, hasta que, mediado el siglo XIX, se trasladaron al cercano valle alpino de Valsesia, donde fundaron, primero, la fábrica de lanas Fratelli Lora e Compagnia, y luego otra, en la cercana Quarona. La empresa siguió llamándose así hasta 1924, cuando el ingeniero Pietro Loro Piana (1883-1941) se independizó y fundó la que lleva sus apellidos, con sede en la fábrica de Quarona, donde de hecho sigue estando también el “cuartel central” de la firma: sin duda, la más emblemática de las seis fábricas que, a estas alturas, la firma tiene diseminadas por la zona.

[Lea también: El armario del perfecto caballero]

“Seguramente, les sorprendería la cantidad de productos distintos que hacemos; y el hecho de ofrecérselos directamente a los clientes. Ver que hemos conseguido por fin realizar y distribuir en todo el mundo nuestros propios productos a partir de nuestras telas. Y también, por supuesto, ver que la marca es conocida en todo el mundo. Creo que esto es lo que más les gustaría, tanto a mi abuelo como a mi padre”, afirma Pier Luigi Loro Piana, directo responsable de la expansión internacional de sus hilos, cuando le preguntan qué pensarían de la gran evolución ocurrida en su empresa desde los años 70. 

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios