Vuelven los tirantes: tipos y consejos para combinarlos con estilo

  • Pantalla completa
Marinella
1 de 12
Comparte la fotografía
Marinella

Con ojales en piel para los botones y pinzas de metal.

Stefano Ricci
2 de 12
Comparte la fotografía
Stefano RicciEn seda fantasía corbata.
M. Cilento 1880
3 de 12
Comparte la fotografía
M. Cilento 1880Elásticos, bicolor, con pinzas y ojales de cuero.
Albert Thurston
4 de 12
Comparte la fotografía
Albert ThurstonCon pinzas de piel.
Caruso
5 de 12
Comparte la fotografía
CarusoCuero y tejido elástico con pinzas.
Brooks Brothers
6 de 12
Comparte la fotografía
Brooks BrothersElásticos, con ojales en cuero negro.
Brioni
7 de 12
Comparte la fotografía
BrioniEn seda con ojales.
Elegancia informal
8 de 12
Comparte la fotografía
Elegancia informalPalabras clave para una combinación así: camisa vaquera, chinos, mocasines y... tirantes multicolor.
Pantalón
9 de 12
Comparte la fotografía
Pantalón

A la izquierda, arriba y abajo, cierre del pantalón (doble, con botón interno, doble botón externo y cremallera plateada) e interior del mismo, con estampado de fular. A la derecha, detalles que componen el pantalón como el bolsillo, orillado y con pespunte visto.

Camisa
10 de 12
Comparte la fotografía
Camisa A la izquierda, cuello ‘button down’ para la camisa, de Brunello Cucinelli. A la derecha, corchetes acabados en nácar, también en los puños.
Zapatos
11 de 12
Comparte la fotografía
ZapatosMocasines en piel capillada azul con planta de cuero, de Church’s. A la derecha, calcetines de colores en hilo de Escocia con efecto nido de abeja.

Cuenta la leyenda que los tirantes fueron inventados en Londres por Albert Thurston (aún hoy uno de los grandes productores mundiales), en Panton Street, en torno a 1820. Otros afirman que aparecieron durante la Revolución Francesa, para facilitar los movimientos de revolucionarios y sans culottes. Para diferenciarse de la nobleza, decidieron no llevar los culottes (pantalones hasta la rodilla propios del Antiguo Régimen), sino unos más largos. Necesitaban sujeción más segura que la que podía proporcionar el simple cinturón.

[Lea aquí: El armario del perfecto caballero]

Sea como fuere la historia, lo cierto es que quien empieza a llevar tirantes y descubre su comodidad, ya no puede prescindir de ellos. Permiten una caída natural del pantalón, no aprietan, hacen que la raya del pantalón se mantenga impecable y que el dobladillo se apoye suavemente sobre el zapato. Hoy día, los tirantes más especiales son los de grosgrain, mientras que los más prácticos son los elásticos. En París, Charver, en Place Vendôme, cuenta con los mejores de Francia, mientras que en Londres Fortnum & Mason es la meca del tirante. En Internet también pueden encontrarse piezas únicas. Las webs de Brucle y de Thurston no desmerecen a las físicas. Sin lugar a dudas, es todavía un amplio universo por descubrir. / Estilismo: Simonetta de Pasca y Samantha Primati

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios