Panamá: el rey de los sombreros de verano

  • Pantalla completa
Elaboración única
1 de 9
Comparte la fotografía
Elaboración única

Obtenida de una clase de palma conocida como toquilla (se corta antes de que alcance el metro y medio de altura), la hechura de un panamá de lujo exige de uno a dos meses de trabajo a los indígenas que lo tejen sin solución de continuidad ni costuras (inconsútil, como decían los antiguos maestros). Las fibras de la toquilla, que se remojan durante algunos días y luego se dejan escurrir a la sombra de una cabaña, se seleccionan escogiendo sólo las más elásticas y sutiles. El tejido se inicia por la copa y se realiza en una sola pieza. Es un ejercicio de maestría que se remonta probablemente al arte de los antiguos mayas en la fabricación de sus magníficos tejidos vegetales.

Un sombrero de bolsillo
2 de 9
Comparte la fotografía
Un sombrero de bolsillo El panamá Montecristi, suavísimo y fácilmente plegable. El hecho de poder enrollarlo apretadamente hasta meterlo en el estuche de un cigarro puro de los más grandes forma parte de la mitología del panamá. Sin embargo, sí que se puede meter tranquilamente en el bolsillo de la chaqueta, como hacía Scott Fitzgerald.
El valor del buen trenzado
3 de 9
Comparte la fotografía
El valor del buen trenzadoUn Panamá debe trabajarse en ambientes muy húmedos. Y de aquí es posible que haya nacido la leyenda de que los panamá se tejían bajo el agua. Lo que no es una leyenda, sino un hecho probadísimo, es la extraordinaria resistencia de los panamá a la lluvia, a diferencia de los sombreros de paja, que acaban deshaciéndose después de haber estado expuestos a una tormenta de verano. De hecho, la paja y otras fibras como la manila, el sisal, el parabuntal o el bakú no admiten comparación con la toquilla, que sí podría compararse con el lino o el algodón en cuanto a la elasticidad, la robustez y, por supuesto, la resistencia al agua. En la imagen, un campesino ecuatoriano atento al trenzado de las fibras de una clase de palma llamada toquilla.
Telas, tejidos, tacto... Talento
4 de 9
Comparte la fotografía
Telas, tejidos, tacto... TalentoUna vez terminado el tejido, realizado todo sin la ayuda del telar, se golpean las telas delicadamente con una vara blanda para suavizarlas más. Seguidamente se lavan y se secan a la sombra y en este momento es cuando entran en escena los compradores, que adquieren los productos acabados de los artesanos ecuatorianos (también se fabrican de calidades inferiores en México y Colombia) y los envían, ya no a través de Panamá, a los mercados de América y Europa. A estos mercados corresponde el privilegio de darles el último toque con un poco de apresto, la cinta de badana en el interior y de seda en el exterior y de distribuirlos en unas cuantas tiendas seleccionadas, desde Rodeo Drive, en Los Ángeles, a la romana Via Condotti, pasando por la londinense Bond Street o el Faubourg Saint-Honoré de París.
El Panamá perfecto
5 de 9
Comparte la fotografía
El Panamá perfecto ¿Cómo se reconoce un buen panamá? Un truco es observar el borde de la cinta y comprobar que ha sido cortado y luego doblado y cosido, formando esa especie de reborde en relieve que los sombrereros llaman tirolesina. La presencia de tirolesina indica que el panamá no es de calidad. De hecho, los óptimos rematan entrelazados sobre sí mismos y la habilidad artesanal consiste en ese anudado imperceptible de la orla. Por lo demás, basta palpar el sombrero: es mejor cuanto más flexible y compacto, como si fuese un tejido. De esta mitología forma parte el hecho de poder enrollarlo hasta introducirlo en un estuche de puros de los más grandes. Es mejor no hacer la prueba, pero se puede meter tranquilamente en el bolsillo de una chaqueta.
Solo apto para coleccionistas
6 de 9
Comparte la fotografía
Solo apto para coleccionistas De izquierda a derecha y de arriba abajo: Chistera, sombrero de fieltro, inventado en 1797 por el artesano inglés John Hetherington, para grandes ocasiones. Se lleva con tight o frac; borsalino, sombrero gris de ala ancha con cinta de otomán que ha estado presente en decenas de películas de los años 40; Stetson, sombrero de ala ancha estilo Indiana Jones. Hecho en lana, con cintillo de cuerda cerrado por una hebilla y pasadores de cuero; y Panamá, sombrero Montecristi Extrafine, de paja, producido en Ecuador. Para realizarlo hacen falta nueve meses de trabajo.
Consejos
7 de 9
Comparte la fotografía
Consejos El acabado del tejido no debe estar cosido, sino anudado de manera casi invisible. El pliegue central, de la nuca a la frente, se considera el óptimo: es el que permite enrollar el panamá y meterlo en el bolsillo de la chaqueta. La trama del tejido debe resultar compacta y flexible al tacto. La cinta que rodea la copa es de seda negra.
Qué hacer si...
8 de 9
Comparte la fotografía
Qué hacer si...Cuando un sombrero se moja, tiene que secarse por completo antes de cepillarlo suavemente. Si ha perdido su forma, se puede utilizar vapor. También se aconseja hacer que el sombrero absorba algo de vapor para después remodelarlo delicadamente con los dedos. Para su conservación ideal, se sugiere tenerlos en cajas redondas especiales, o en una sombrerera, y con el ala replegada en la posición de partida.

Los panamá no los hacen en Panamá. Y esto ya dice mucho sobre la historia y la tradición centenaria de los sombreros más clásicos de la elegancia estival. Panamá ha sido, durante un par de siglos, su puerto de embarque. En realidad, los blancos sombreros cuyos destinatarios eran los miembros de la alta burguesía europea y estadounidense, se fabricaban (y todavía se fabrican) en Ecuador y en un reducido número de países de Sudamérica.

[Lea aquí: Tipos de sombreros de verano y sus utilidades]

¿Fabricados? Sería más correcto decir sabia y pacientemente tejidos. Porque el auténtico panamá es una obra de artesanía comparable a un tapiz o a una alfombra. Lo expresó muy bien el escritor Tom Wolfe, el autor de 'La hoguera de las vanidades': “El placer de tenerlo y de ponérselo compensa a duras penas el remordimiento por las penalidades que pasan los pobres que lo han producido”.

[Lea aquí: La ética del sombrero]

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios