Emilio Moro 2017, un ensamblaje perfecto entre complejidad y sutileza

La bodega vallisoletana presenta la nueva añada de Emilio Moro, un vino que lleva el nombre del fundador de la marca y que representa su espíritu pionero.

Foto: Emilio Moro 2017 es concentrado y potente, fruto de una producción muy escasa que saca las mejores esencias.
Emilio Moro 2017 es concentrado y potente, fruto de una producción muy escasa que saca las mejores esencias.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Emilio Moro 2017 es concentrado y potente, fruto de una producción muy escasa que saca las mejores esencias, pero al mismo tiempo elegante y complejo, con múltiples matices aromáticos.

Bodegas Emilio Moro, una de las bodegas pioneras y líderes de la Ribera del Duero, presenta la nueva añada de su vino Emilio Moro, buque insignia de la marca desde sus orígenes. Esta referencia fue bautizada con el nombre del fundador (alma mater de la bodega) y representa la personalidad propia que envuelve la historia y los valores de Bodegas Emilio Moro. Emilio Moro 2017 se caracteriza por el equilibrio, la elegancia y la complejidad, cualidades especialmente evidentes en esta última añada, considerada por sus artífices como muy especial por ser el ensamblaje perfecto entre potencia y sutileza, así como por superar con éxito las desavenencias climatológicas que marcaron la cosecha.

Emilio Moro consigue sacar lo mejor de la tierra y volcarlo en una copa que representa -sin duda- uno de los viajes más especiales por la Ribera de Duero.

Una añada excepcional

Emilio Moro es un monovarietal de uva Tempranillo (100 % Tinto Fino), procedente de viñedos de entre 12 y 25 años cultivados en un suelo arcilloso-calizo-pedregoso y con orientación suroeste, en la localidad de Pesquera de Duero. Su fermentación se realiza en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada, con posterior crianza en barricas de roble francés y americano durante 12 meses. La cosecha de 2017 fue complicada, meteorológicamente hablando: las heladas que cayeron durante la primavera redujeron un 50% las posibilidades de producción del viñedo.

Esta menor producción tuvo como consecuencia que se lograra la máxima calidad de la uva en esta añada. Emilio Moro 2017 (con una producción de 750.000 botellas) es un vino concentrado y sutil, potente, equilibrado y con una elegancia sobrenatural.

Notas de cata

Emilio Moro 217 presenta, en nariz, una espectacular complejidad aromática. En palabras de José Moro, presidente de la bodega y tercera generación del negocio familiar, "muchas veces, nos encontramos con vinos potentes e intensos, pero monocromáticos. Solo cuando sabes ensamblar potencia y sutileza, obtienes el vino perfecto".

Con los aromas del tempranillo pulidos con la crianza, las notas de madera aparecen en el fondo, fundidas con la personalidad de la variedad. La boca –reflejo de la nariz– es potente y carnosa pero con un tanino meloso y amable. Pulido y redondo, «te acaricia la boca», describe José Moro. "Un vino muy completo, que va a evolucionar muy bien", concluye.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios