Balvenie, un castillo convertido en destilería de whisky escocés

Con su propia cebada, The Balvenie elabora el whisky más artesanal

Foto: Imagen de la destilería, con los cultivos de cebada en primer plano.
Imagen de la destilería, con los cultivos de cebada en primer plano.
Autor
Tiempo de lectura2 min

Algunas de las piedras del legendario castillo Balvenie, en el valle de Speyside (Escocia), sirvieron para construir la Balvenie New House, un espectacular caserío que ‘durmió’ vacío durante décadas hasta que, en 1893, adquirió su función definitiva, convertirse en destilería de whisky: el sótano, en almacén; la primera planta, en el suelo del malteado; y el desván, en el lugar donde guardar la cebada procedente de los miles de acres de la finca circundante, llamada, también, Balvenie Mains.

Elaboración de una barrica.
Elaboración de una barrica.

En 1920, utilizando otra vez bloques de piedra de la nueva casa, se construyeron más malteadoras al lado del edificio principal. Desde entonces, poco más ha cambiado. Sobre esta historia se han asentado las bases del whisky de malta The Balvenie, único no solo por un pasado construido a base de leyenda y tradición, sino por aspectos mucho más tangibles: es la única destilería que cultiva su propia cebada, aún en las tierras de la Balvenie Mains; sigue utilizando el suelo de malteado, y dispone de su propio grupo de toneleros.

Malteado de la cebada en el suelo, un método tradicional que The Balvenie mantiene.
Malteado de la cebada en el suelo, un método tradicional que The Balvenie mantiene.

Es, por tanto, un whisky eminentemente artesanal que, además, cuenta con la sabiduría de David Stewart, el Malt Master con más experiencia en la industria. El resultado es un whisky de malta excepcional que ofrece una combinación cautivadora: un dulce sabor a miel perceptible por los bebedores menos experimentados junto a un sabor más complejo que satisface al más experto.

Cada variedad de The Balvenie (12 años –junto a estas líneas–, 17 y 21) ha pasado hasta su embotellado por diferentes tipos de maderas, desde roble americano o español hasta barricas de oporto o jerez, responsables del resultado final. “No mantenemos el modo artesanal de hacer nuestro trabajo porque sí –dicen los creadores–, sino porque es la manera de lograr el sabor distintivo que tiene The Balvenie”. Sin duda, merece la pena.

A la izquierda, David Stewart, lider de The Balvenie. A la derecha, dos empleados de la marca.
A la izquierda, David Stewart, lider de The Balvenie. A la derecha, dos empleados de la marca.

Gourmet

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios