Vinos de invierno

La mejor selección de vinos con crianza para acompañar un buen y reposado guiso alrededor de una mesa invernal

Foto: De izquierda a derecha, Dehesa de los Canónigos 2013, Campo Alegre 2013, Corimbo I 2011 y Clave de Tábula 2013. / A.T.
De izquierda a derecha, Dehesa de los Canónigos 2013, Campo Alegre 2013, Corimbo I 2011 y Clave de Tábula 2013. / A.T.

Dehesa de los Canónigos 2013(Dehesa de los Canónigos). Una añada, como mínimo, complicada que solo un buen puñado de bodegas han salvado con honores. Este tinto pasa de puntillas por los inconvenientes y se erige como un crianza bien elaborado, con virtudes y guiños que invitan a su disfrute. En nariz asoman unos agradables apuntes tostados y en boca es bastante redondo, con buena persistencia y estructura. Tiene dosis notables, pero equilibradas, de madera. Un Ribera de absoluta confianza (19 €).
DO: Ribera del Duero.

Campo Alegre 2013 (Bodega Burdigala). Hace 16 años un destacado trío de enólogos, el matrimonio de Dany y Michel Rolland, junto con François Lurton, decidió aunar sus conocimientos para elaborar en Toro vinos de alta gama. Este tinto de cepas muy viejas nació como el hermano pequeño de la marca principal, pero su sutileza, la expresión aromática de fondo especiado y una boca redonda de taninos dulces, lo hacen brillar con luz propia (18.90 €).
DO: Toro.

Corimbo I 2011 (La Horra). Año tras año, el proyecto va cobrando solidez. Este Corimbo I que se expresa de forma rotunda en la línea de la fruta y la finura, proviene de cepas veinteañeras, ha tenido una delicada crianza de algo más de un año en barrica francesa, y americana después. Un tinto elegante, goloso, con volumen, que deja una magnífica sensación de placer. Un gran vino con mucho povernir. Unos meses más en botella harán maravillas (41 €).
DO: Ribera del Duero.

Clave de Tábula 2013 (Bodegas y Viñedos Tábula). 100% tempranillo de una finca plantada hace más de 50 años, y una cuidada elaboración con trasiegas por gravedad y crianza en barrica y fudres. Recuerda los clásicos riberas, pero con taninos más dulces, con una notable presencia de fruta y con una equilibrada permanencia en madera que en ningún momento solapa la verdadera esencia frutal del vino (60 €).
DO: Ribera del Duero.

De izquierda a derecha, Tinto Figuero Viñas Viejas 2013, Salanques 2013, Las sabías 2013 y San Román 2013.
De izquierda a derecha, Tinto Figuero Viñas Viejas 2013, Salanques 2013, Las sabías 2013 y San Román 2013.

Tinto Figuero Viñas Viejas 2013 (Viñedos y Bodegas García Figuero Cata). El vino parte de uvas de viñas que tienen más de 60 años de edad, y responde a un deseo de elaborar un vino expresivo, donde lo que habla es el entorno sin artificios, una filosofía de trabajo en contacto con la tierra y siempre buscando la elegancia. En este tinto, elaborado con tempranillo 100%, la familia ha tenido el feliz acierto de conseguirlo. Elegancia global y unos llamativos toques aromáticos de fruta negra madura que quedan en suspenso con las sutiles notas minerales. Buen equilibrio entre la fruta y la madera (20 €).
DO: Ribera del Duero.

Salanques 2013 (Mas Doix). La vivacidad en perfecto equilibrio con la frescura del vino lo revisten de cierta sobriedad enmarcada de elegancia. Elaborado con garnacha y cariñena de viejas cepas de altura combinadas con otras más jóvenes de syrah, encierra un intenso carácter frutal con pinceladas ahumadas y minerales donde también están presentes las notas de madurez. Uno de esos vinos que será un placer reencontrar en unos cuantos años más (30 €).
DO: Priorat.

Las sabías 2013 (Dominio del Bendito). Envejecido durante 16 meses en roble francés, este tinto de crianza aún necesitará un tiempo más en botella para disfrutarlo en plenitud. Si bien la madera no ha marcado tanto el vino, la botella hará maravillas para armonizarlo y exhibirlo como ahora se prevé. Elaborado con tinta de Toro, es buen ejemplo de moderada potencia y elegante expresión. En este caso, conviene beber el vino un par de grados más fresco de lo habitual para suavizar algunas percepciones que distraen de su verdadero carácter disfrutable. A 16º C estará perfecto (17 €).
DO: Toro.

San Román 2013 (Maurodos). Con una copa de San Román en la mano, no es preciso acudir al diccionario para comprender el significado de la palabra elegancia. Los criterios pueden ser subjetivos pero cuando se unen aromas embaucadores, cierta delicadeza y sabores complejos en perfecto equilibrio, hablamos de un vino de obligado cumplimiento, añada tras añada. Incluso en esta, que no ha estado exenta de dificultades y chinas en los zapatos de los bodegueros. Un vino armonioso, fino, elegante como pocos y expresivo de principio a fin. Entre los vinos más destacables de los elaborados en la comarca (25 €).
DO: Toro.

Gourmet
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios