SIESTA EN 'TOKYO'

La chaise longue 'Tokyo', de bambú, creada por Charlotte Periand

Cassina da la bienvenida a la época estival con la chaise longue 'Tokyo'. Diseñada en 1940 por Charlotte Perriand, es un auténtico clásico de rabiosa actualidad

Foto: La chaise longue de bambú con tapicería especial para exterior.
La chaise longue de bambú con tapicería especial para exterior.

Esta excepcional pieza, la '522 Tokyo Chaise Longue' la diseñó en 1940 la arquitecta y diseñadora francesa Charlotte Perriand (1903-1999), y es una clara muestra de su interés por el uso de materiales orgánicos. Tradición, vanguardia y funcionalidad resumen la esencia de la tumbona Tokyo, un diseño de rasgos asiáticos que encuentra sus orígenes en los viajes de Perriand al país nipón y en sus expediciones en la naturaleza. Puede entenderse como una reinterpretación orgánica y sostenible de la icónica 'Chaise Logue LC4' creada en 1928 por Perriand, Le Corbusier y Pierre Jeanneret, que se hizo famosa en 1965 cuando Cassina la produjo.

El respaldo y el asiento de la '522 Tokyo Chaise Longue', producida por primera vez por Cassina en 2011, están compuestos por doce listones curvados de madera de teca o bambú y los elementos de unión que conectan las tablas con las barras que se encuentran debajo son pasadores de latón satinado. El colchón que recubre la base de madera maciza presenta una tapicería de poliuretano drenante e hilo de poliéster resistente a las manchas, revestido con PVC tratado con una fórmula exclusiva que garantiza su total resistencia al moho; lo que la hace ideal para porches, pérgolas y verandas. La fabrica Cassina en diversos colores y se distribuye con funda protectora resistente al agua para la estación invernal, ya que este modelo no debe estar expuesto a la lluvia o a humedad durante mucho tiempo.

COLABORACIÓN CON LE CORBUSIER

En 1922, Le Corbusier comenzó a trabajar en el nuevo taller de la rue de Sèvres, París, con su primo Pierre Jeanneret, con quien compartió los proyectos de investigación y los criterios de diseño en una relación profesional profunda y duradera. En octubre de 1927, la pareja decidió recurrir a la contribución de una joven arquitecta que ya había comenzado a conquistar una reputación en la escena arquitectónica parisina de la época: Charlotte Perriand. Su colaboración duró hasta 1937 y fue extremadamente fructífera, especialmente en el campo del diseño de muebles. La asociación fue muy significativa, pues junto a Perriand abordaron el proyecto innovador para "l'équipement d'intérieur de l'habitation". Los diseños resultantes fueron de gran valor intelectual y considerable éxito comercial, el más célebre, la ya mencionada 'Chaise Longue LC4', atribuida comunmente a Le Corbusier, aunque la aportación de Perriand fue definitiva.

Charlotte Perriand se unió sin fisuras al movimiento cultural de las vanguardias que, desde las primeras décadas del siglo XX, aportó un profundo cambio en los valores estéticos y creó una sensibilidad realmente moderna frente a la vida diaria. En este contexto, su contribución específica se centra en la estructuración del interiorismo, concebido como creación de una nueva forma de vida y, todavía hoy en día, corazón del estilo de vida contemporáneo.

En el marco de la historia del mobiliario del siglo XX, la llegada de la modernidad hizo posible la audacia emprendedora de esta auténtica reformadora del diseño de interiores. Al principio de su carrera profesional, Charlotte Perriand fue aclamada por los críticos por su 'Bar bajo el techo', expuesto en el Salon d’Automne en 1927 y construido totalmente en cobre niquelado y aluminio anodizado. En ese mismo año, cuando solo tenía veinticuatro años, comenzó su colaboración, que se prolongó durante una década, con Le Corbusier y Pierre Jeanneret, en el estudio de diseño del famoso arquitecto.

Gentlemanía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios