¿Qué tiene de especial un lápiz de Vuitton?

La alegría de escribir. Con esa sencilla frase la firma francesa rinde homenaje, en un mundo digital, a esa vieja y maravillosa costumbre de garabatear con un lápiz

Foto: Imagen de la colección de lápices de Louis Vuitton.
Imagen de la colección de lápices de Louis Vuitton.

Louis Vuitton es una de esas maisons que despierta admiración allá por donde pasa. Nacida en el año 1854, su manera de crear baúles artesanos creó conmoción (de la buena). Unas maletas que los más pudientes empleaban en sus largas travesías marítimas transcontinentales, porque esa era la manera de viajar de Europa a América, a Asia, en fin, a muchos lugares.

En 1920, el nieto de Louis Vuitton creó una colección de pequeñas y artesanas piezas a la que llamó El Regalo o El Arte de las Buenas Costumbres y las fue colocando a lo largo y ancho de sus tiendas. Este año han retomado esa herencia y bajo la etiqueta El Regalo (The Gift) acaban de dar a conocer unas delicadas piezas que han englobado en tres categorías: La alegría de escribir; el placer de la decoración; y la diversión del juego.

Pero vamos a eso, ya olvidado, de escribir, cuando llevar una agenda estilosa y algún artefacto para juntar palabras con estilo era una práctica habitual, incluso placentera y relajante. La colección incluye portaplumas, lápices de grafito, agendas, marca páginas y blocs de notas de piel.

Gentlemanía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios