Lámparas, el poder del cristal

Solo o en compañía, el cristal es el último material que fascina con su alquimia a los diseñadores de lámparas

Foto: De izquierda a derecha, lámpara Spin, de Lucie Koldova para Lasvit; Chandelier Meltdown, diseñada por Johan Lindsten para Cappellini; lámpara Greta, de Giopato & Coombes; y lámparas Shadows, de Dan Yaffet y Lucie Koldova para Brokis.
De izquierda a derecha, lámpara Spin, de Lucie Koldova para Lasvit; Chandelier Meltdown, diseñada por Johan Lindsten para Cappellini; lámpara Greta, de Giopato & Coombes; y lámparas Shadows, de Dan Yaffet y Lucie Koldova para Brokis.
Autor
Tiempo de lectura53 seg

Las nuevas tecnologías permiten también nuevas adaptaciones de las más tradicionales técnicas artesanales para ampliar inesperados horizontes. Los diseñadores retoman ahora con interés inusitado la milenaria técnica del cristal soplado a mano para dar forma a sus fantasías personales, que son posibles por los nuevos adelantos en baterías y bombillas de bajo consumo.

No es fácil trabajar con cristal cuando este tiene que resistir el calor que genera la electricidad. Es por ello que son pocas las firmas que apuestan por la fluidez y el brillo de este material, casi siempre instaladas en lugares donde existe una tradición centenaria y donde los expertos artesanos han pasado su sabiduría de una generación a otra. Experimentos con coloridos intensos o sus pálidas versiones, con la transparencia y la opacidad, con formas geométricas u orgánicas que parecen derretirse, están en el punto de mira de muchos diseñadores contemporáneos que enriquecen hoy los catálogos de la nueva iluminación.

Gentlemanía