El poder de los accesorios: tres looks para marcar la diferencia en primavera

En tiempos de uniformidad en el vestir, los accesorios adquieren un carácter fundamental a la hora de definir el propio concepto de elegancia

Foto: Ilustración: Fernando Vicente
Ilustración: Fernando Vicente

"Primero conoce quien eres, y luego vístete acorde". Ya lo dijo Epicteto, y en un momento en que los hombres visten de manera muy similar, los complementos adquieren gran protagonismo. Al escoger uno u otro, o un color atrevido o conservador, el mismo traje transmite mensajes diferentes. Por ejemplo, un reloj puede añadir un toque sport o formal tanto al conjunto de corbata como al informal. Escójase de gran tamaño o de brazalete de metal, y estaremos ante una persona preocupada por las tendencias.

Hágase lo propio con otro de medidas no superiores a 38 milímetros y de brazalete de piel, y seguramente tendremos frente a nosotros a alguien más clásico o amante de lo atemporal. Si, además, nuestro hombre es de los que disfruta vistiendo trajes de tres piezas y los hace acompañar de un reloj de bolsillo con su correspondiente leontina, sin duda sus gustos estarán muy por encima de las modas del momento.

Llevar pisa-corbatas era una práctica muy extendida no hace tanto tiempo. Se buscaba mantener la corbata en medio del torso e impedir que se moviera. Sin embargo, el pisa-corbatas terminó desapareciendo en pos de una elegancia menos forzada. Hoy, quizás porque en el vestir todo acaba repitiéndose, el pisa-corbatas ha vuelto, aunque ya huyendo de la simetría y en pos de un aire desenfadado y algo desaliñado.

Fotografía Yeray González / Estilismo Anais Ibáñez

- Camisa de algodón con doble puñopara gemelos, de MIRTO (99 €).
- Cuaderno de piel, de MONTBLANC (60 €).
- Gemelos de plata Palladium, de ST DUPONT (c.p.v.).
-
'Eau de toilette Legend', 100 ml, de MONTBLANC (79 €). Cinturón de piel, de J. CREW para Mr.PORTER (80 €).
- Corbata de seda, de BOSS (79,95 €).

El pañuelo de bolsillo vuelve a estar de plena actualidad, unos blancos y mostrándose paralelo a las costuras del bolsillo, y otros de alegres estampados y enseñándose sin insinuar forma alguna concreta. Será el aspecto general del conjunto, el momento de vestirlo o el propio estado de ánimo, lo que ayude a decantarse por una de las alternativas. Vistiendo de sport se debería optar por combinaciones atrevidas y menos formales. Los pañuelos de cachemira y lino acompañarán a las chaquetas de sport de invierno y verano, respectivamente.

Años atrás, los tirantes eran una primera opción para niños y adultos. Hoy son vestidos no solo por quienes quieren olvidarse de colocarse cada pocos minutos los pantalones, sino también por quienes saben de sus beneficios estéticos y prácticos. Mejor con sus lazaderas en piel que con las clásicas pinzas metálicas, solo deberían insinuarse debajo de la chaqueta al quedar ocultos tras esta. Su color puede combinar con el de la corbata o el de la camisa.

[Le puede interesar: Diez claves para una primavera elegante]

El sombrero, que era otro accesorio obligado, pasó a un uso casi testimonial, pero hoy empieza a recuperar su tiempo de esplendor. Ya en primavera, su versión de paja-toquilla tomará calles, clubes de ocio y puertos deportivos. Bastará elegir un modelo más atemporal o más actual para mandar el mensaje más acorde a nuestra personalidad.

- Camisa de algodón 'regular fit', de EMIDIO TUCCI (49,95 €).
- Tirantes elásticos de algodón, de OLIMPO (75 €).
- Bolsa de seda con estampado geométrico, de PRADA (c.p.v.).
- Cartera de piel de Joe & Mr. Joe para EL CORTE INGLéS (29.90 €).
- Auriculares con conector lightning para iPhone, de APPLE (35 €).
- Montura metálica modelo Ottesen, de ETNIA BARCELONA (c.p.v.).
- Libretas pocket, de MOLESKINE (9,99 € / 3 unidades).

Si en países como Italia —por su costumbre de remangarse las mangas de chaqueta y camisa—, el puño de botón sigue siendo la primera opción, en otros como Inglaterra o España el uso de gemelos está muy extendido, con gran variedad de diseños y colores. Los más serios preferirán los de líneas sencillas o los tipo joya, mientras que otros se atreverán con formas menos convencionales. En ambos casos la elección del gemelo debería guardar una correcta proporcionalidad y relación con el atuendo escogido.

La pashmina aporta un toque de elegancia y estilo difícilmente alcanzable por la tradicional bufanda, de ahí que los más dandies la utilicen en cachemira en invierno y en seda y lino en verano. Por otro lado, un detalle que vuelve a verse es un pequeño broche en el ojal de la solapa. Si antes era una flor, hoy los broches presentan innumerables formas y tamaños, desde un pequeño adorno en tela, hasta una cadena rematada con algún amuleto de buena suerte.

- Camisa de lino, de GANT (135 €).
- Sombrero habanero de rafia en dos tonos, de BARBOUR (59 €).
- Cinturón de piel, de TENKEY (79 €).
- Cámara de fotos Olympus Trip 35, venta en Caprilephoto (c.p.v.).
- Tarjetero de piel, de SCHARLAU (50 €).
- Gafas de sol, de ETNIA BARCELONA (199 €).

Hay accesorios como la estilográfica o la pinza para el dinero, que a pesar de tener alternativas más sencillas o versátiles, no cuentan con su romanticismo ni su carácter. Para ambos casos los sastres pueden coser un bolsillo interior con las medidas exactas y evitar así que se conviertan en un incordio.

Si para alguien de gustos clásicos no parece tener mucho sentido usar unas gafas grandes, en los más modernos resulta natural elegir modelos más audaces. Quienes necesitan usarlas siempre, seguramente encuentran en un maletín la mejor solución para llevarlas siempre encima y no perderlas fácilmente. Estos maletines también permiten llevar llaves, móvil, portátil, agenda y libro.

Estilo Hombre

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios