Todo a su medida en El Corte Inglés

El servicio integral ‘A Su Medida’ de El Corte Inglés incluye la personalización de prendas, confección a medida, sastrería, elaboración artesanal y servicio Su Misura

Foto: Confección artesanal del traje, camisería a medida y personalización protagonizan el servicio 'A su medida' de El Corte Inglés.
Confección artesanal del traje, camisería a medida y personalización protagonizan el servicio 'A su medida' de El Corte Inglés.
Autor
Tiempo de lectura4 min

El Corte Inglés pone a disposición de los clientes que buscan algo más que la confección estándar y el pret-à-pôrter el servicio integral A Su Medida, que incluye desde la personalización de prendas hasta la confección a medida. El servicio incluye desde sastrería a medida, que consiste en la confección artesanal del traje, camisería a medida, que aplica los mismos códigos a la confección artesanal de esta prenda, y Su Misura, que ofrece la posibilidad de personalizar el traje, americana o abrigo, eligiendo desde las telas hasta otros detalles como hilos, botones o fieltros.

Además de contar con nueve diseños de pantalones y seis de chalecos, el servicio Su Misura ofrece un apartado para eventos especiales y ceremonias.
Además de contar con nueve diseños de pantalones y seis de chalecos, el servicio Su Misura ofrece un apartado para eventos especiales y ceremonias.

El gusto por la diferenciación y la personalización tiene su máxima expresión en Su Misura. A diferencia de la sastrería a medida, el traje, americana o pantalón se hace sobre testigos o prendas físicas disponibles en las propias tiendas de El Corte Inglés. Para chaquetas, se puede elegir de uno, dos o tres botones, modelos cruzados y con posibilidad de elegir con una o dos aberturas y distintos tipos de bolsillos y solapas. Este servicio cuenta con nueve diseños de pantalones y seis de chalecos y un apartado para eventos especiales y ceremonias, que incluye chaqué, frac y esmoquin.

Respecto a las camisas, se confeccionan en base a las medidas propias de cada cliente y su patrón se adapta a su hechura. De este modo, se elimina el gran problema de las camisas de confección estándar, que se rigen según unas tallas genéricas y no tienen en cuenta las diferencias de complexión que pueden tener, por ejemplo, dos hombres aún contando con medidas parecidas. El servicio dispone de una amplia gama de diseños y de tejidos, estampados y colores, además de la posibilidad de personalizar algunos elementos de la prenda, como los cuellos, puños o botones y de bordar las iniciales.

Como norma general, a la hora de elegir el tejido lo más recomendable es optar por materiales naturales, como el algodón, la lana o el lino, aunque hay que valorar también que las mezclas de estos tejidos con poliéster resultan mucho más fáciles de planchar. Una vez tomadas las medidas, elegido el tejido y los detalles a personalizar, se confecciona el patrón y se procede al corte y la confección. El broche final a este proceso es la prueba de la camisa, donde se comprueba que el resultado es el esperado y que la prenda sienta a la perfección.

Las camisas se confeccionan en base a las medidas propias de cada cliente.
Las camisas se confeccionan en base a las medidas propias de cada cliente.

Sastrería a medida en seis pasos

Este servicio consiste en la elaboración artesanal del traje de principio a fin. El proceso incluye desde la toma de medidas, la selección del tejido, la realización del patrón y las pruebas. El secreto está en conseguir un traje que quede ceñido por fuera y amplio por dentro, para que quien lo lleve pueda moverse con libertad y se ajuste a su cuerpo como un guante. Este proceso suele llevar unos dos meses e incluye varias pruebas que se pueden realizar en el centro más cercano o, en caso deseado, ea domicilio.

Elección del tejido. La figura del sastre es fundamental ya que será el encargado de asesorarnos según el estilo, físico y personalidad y el uso que se le de al traje.
Toma de medidas y el patrón. El sastre procederá a tomar las medidas y a definir con el cliente los elementos para personalizar el traje. A continuación estas medidas se llevan a tela y se recortan para enviar a taller, donde se montan para una primera prueba.
Primera prueba. Una primera aproximación en la que las distintas partes aparecen unidas por un hilo de algodón. Este paso es fundamental para hacer los grandes cambios, como el largo de la chaqueta y de las mangas, la altura de los bolsillos o el tipo de hombrera.
Segunda prueba. En esta ocasión el traje está prácticamente confeccionado y ya tiene terminados los bolsillos, el forro interior, las solapas… Esta prueba permite hacernos una idea muy cercana al resultado final. En ella se realizan pequeños ajustes para afinar cada vez más la hechura del traje.
Tercera y última prueba. En ella el cliente se prueba el traje entero y comprueba que todo esté a su gusto.
Entrega al cliente. Es recomendable en este momento preguntar acerca de los cuidados específicos, lo cual contribuirá a alargar la vida del traje (a diferencia de los de confección estándar, uno a medida puede llegar a durar más de diez años en función de la tela y el cuidado que se le proporcione).

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios