L'Envol de Cartier, el asombro eterno

El perfume deslumbra desde el continente hasta el contenido. Una fragancia para hombre digno de la tradición de la firma

Foto: L'Envol de Cartier.
L'Envol de Cartier.
Autor
Tiempo de lectura1 min

L’Envol de Cartier presenta un eau de parfum de contrastes, un singular aroma oriental y transparente, con notas de miel y madera de guayacán, elementos resinosos, un almizcle vaporoso y profundo y un trazo de pachulí que despierta el espíritu.

Además, su presentación no parece un frasco, sino que es un vial encapsulado en una cúpula de vidrio inamovible, un objeto precioso y moderno que puede viajar solo, un recipiente moderno que contiene un precioso néctar color miel, cuyo amarillo dorado brilla con intensidad. Estamos ante un objeto eterno, moderno y tecnológico, cuyo doble uso inaugura un gesto masculino y mecánico que consiste en poner en marcha este vial de vitalidad.

Con un diseño muy cuidado, el frasco se inscribe en la gran tradición estilística y creativa de Cartier: la del guilloché, cuyo célebre motivo se dibuja en el tapón, y la del perfume recargable, tradición en la que Cartier sigue siendo precursor con los perfumes ‘Must’ y ‘Santos’. El frasco del perfume L’Envol de Cartier exige la participación de diversos oficios, desde la fabricación tradicional de frascos hasta las artes de la mesa en el savoir-faire vidriero.

Estilo Hombre
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios