Las nuevas y eternas gabardinas

Un siglo después de su creación, la gabardina se reinventa. Marcas como Burberry, Allegri, Moorer y Sealup así lo demuestran

Foto: Fanático de la velocidad, el actor Steve McQueen recorrió la vida apurando las frenadas. Aquel verano de 1964 encontró en París la gabardina que después populizaría en 'Bullitt' (1968). / HENRI BUREAU
Fanático de la velocidad, el actor Steve McQueen recorrió la vida apurando las frenadas. Aquel verano de 1964 encontró en París la gabardina que después populizaría en 'Bullitt' (1968). / HENRI BUREAU
Autor
Tiempo de lectura3 min

Bolsillos, hileras de botones, forro de quita y pon, barboquejo, anillas… Desde su nacimiento como “abrigo de trinchera” impermeable –creado por Thomas Burberry en 1856 y adoptado por los oficiales del ejército británico en 1901– el trenchcoat siempre ha estado votado a la versatilidad y ha pasado de las trincheras a las pasarelas prácticamente sin alteraciones. 

Un abrigo tan completo y complejo que se ha convertido en universal, el único, de hecho, que se adapta con idéntica contundencia al atormentado Rick Blaine de Casablanca, al ridículo inspector Clouseau, a la fatal Greta Garbo o al desaliñado teniente Colombo, por citar sólo a algunos de sus muchos célebres adeptos, todos ellos buenos ejemplos de que nos hallamos ante una prenda mágica, que en primera línea protege y en la calle desarma, que desnuda al tiempo que viste, que con un vistazo al cuello, al cierre, a las solapas o a las mangas, permite conocer a un extraño o descubrir el estado de ánimo de un querido amigo. 

CLÁSICA

Burberry. Nadie discute la paternidad de la gabardina a la firma británica, cuyo creador, Thomas Burberry, figura como inventor del tejido. Hoy, su diseño forma parte de la historia de la marca, con señas de identidad inamovibles: entre otras, botonadura doble, hombreras, cinturón con argollas o forro en tartán (1.820 €).

1. Cruzada: doble abotonada y cinturón anudado mejor que abrochado, en una muy reconocible silueta + Hebilla: el diseño en “D” de las hebillas metálicas es otra de sus señas de identidad + Tejido: en algodón de gabardina impermeable, confeccionado en Inglaterra.
2. Hebilla: el diseño en “D” de las hebillas metálicas es otra de sus señas de identidad.
3. Tejida: en algodón de gabardina impermeable, confeccionado en Inglaterra.

DISTINCIÓN

Allegri. Desde que una fábrica de gabardinas atrajera la primera inversión de los hermanos Allegri, en 1954, la firma ha crecido hasta convertirse en un referente de la moda que ha contado con la colaboración de diseñadores como Viktor & Rolf o Martin Margiela. Gabardinas como esta forman parte de su propuesta para esta temporada otoño-invierno (590 €).

1. Cuello: en forma de camisa y con protección antiviento. 
2. Ajustes: no solo el cinturón, también las correas en las mangas llevan hebilla y son regulables.
3. Forro: en gris plata y tapizado, para acompañar las temperaturas más bajas.

MIXTA

Sealup. Otra firma que nació dedicada especialmente a la fabricación de impermeables. Fue en 1935, y aunque durante unos años extendieron su actividad a todo tipo de prendas, han vuelto a su especialidad inicial. Esta evolución de la gabardina es una de sus últimas propuestas (950 €).

1. Cierre: de botones, ocultos salvo en el cuello y en las mangas ajustables.
2. Tejido: impermeable y respirable mezcla de lana y la llamada piel de tiburón.
3. Made in Italy: la firma presume no solo de haber sido creada en Italia, sino de producir allí sus prendas.

TÉCNICOS

Moorer. Afincada en Verona (Italia), esta firma que dice tener el arte como referencia y la simplicidad y el cuidado al detalle como desafío, cuenta en su oferta con tejidos tecnológicos como lanas impermeables o un exclusivo material que aumenta su calidez en contacto con el cuerpo. El abrigo de la imagen es resistente al agua (1.100 €).

1. Tejido: con resina elástica que garantiza la resistencia al agua.
2. Cierre: con cremallera y botones simples y bolsillos laterales con solapa.
3. Forro: con acolchado de verdaderas plumas de ganso real para combatir el frío.

Estilo Hombre

El redactor recomienda