Visitamos tres museos secretos de Roma

  • Pantalla completa
Visitamos tres museos secretos de Roma
PALAZZO COLONNA
1 de 8
Comparte la fotografía
PALAZZO COLONNA

Interior del palacio, en el que han residido más de una veintena de generaciones de la familia.

PALAZZO COLONNA
2 de 8
Comparte la fotografía
PALAZZO COLONNA 'Venus y Cupido' ,pintado por Michele di Ridolfo del Ghirlandaio (hijo del más célebre Domenico) en 1565. El cuadro, inspirado en un dibujo de Miguel Ángel, forma parte de la importante colección del Palazzo Colonna. Sin duda, un amor mitológico. 
PALAZZO COLONNA
3 de 8
Comparte la fotografía
PALAZZO COLONNALa historiadora del arte Patrizia Piergiovanni, encargada de la galería, sujetando el retrato del cardenal Girolamo I Colonna (fundador de la colección en el siglo XVII), pintado por Giacomo Bichi. 
PALAZZO PALLAVICINI
4 de 8
Comparte la fotografía
PALAZZO PALLAVICINI'La derelitta', la famosa tabla (47 x 41,5 cm) de atribución dudosa entre Sandro Botticelli y Filippino Lippi.
PALAZZO PALLAVICINI
5 de 8
Comparte la fotografía
PALAZZO PALLAVICINIEn la imagen, Moroello Diaz della Vittoria Pallavicini, administrador del patrimonio familiar, del que forma parte el Palacio en la colina del Quirinal.
GALERÍA DORIA PAMPHILi
6 de 8
Comparte la fotografía
GALERÍA DORIA PAMPHILiVista parcial de la Galería de los Espejos. El Palazzo Doria Pamphili abarca toda una manzana en pleno centro, con la entrada a su galería en la muy transitada via del Corso.
GALERÍA DORIA PAMPHILi
7 de 8
Comparte la fotografía
GALERÍA DORIA PAMPHILiJonathan Doria Pamphili, heredero, junto con su hermana Gesine, de un patrimonio familiar que incluye el palacio y la galería de arte que recibe más de 70.000 visitantes al año y alberga obras maestras como el ‘Inocencio X’, de Velázquez, fuente de inspiración artística desde el ‘Seicento’ italiano hasta Francis Bacon.

Los representantes de tres de las estirpes más célebres de Roma han abierto sus puertas a Gentleman para hablar de lo que supone poseer y custodiar desde hace siglos un patrimonio que el mundo envidia. A lo largo de años, muchas colecciones han sido desmembradas por ventas o por herencias. Para proteger la integridad de las colecciones privadas, el gobierno pontificio instituyó un instrumento jurídico de gran eficacia: el fideicomiso.

[La nueva sede de Fendi está en Roma. Pinche aquí para conocer más detalles]

Quien dejaba en su testamento una colección de arte imponía a sus herederos esta condición: se convertían en sus propietarios, pero no podían vender ni siquiera en parte la colección y estaban obligados a conservarla en el palacio de la familia y a transmitirla a la siguiente generación. Gracias a este vínculo se han conservado durante siglos las tres colecciones que presentamos. / GUIDO FUÀ 

Reportajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios