Kristen Stewart, el ídolo de los millennials entrevistada por Gentleman

  • Pantalla completa
Kristen Stewart, el ídolo de los millennials entrevistada por Gentleman
El camino de la felicidad
1 de 15
Comparte la fotografía
El camino de la felicidad

“No tienes que saber inmediatamente cómo definirte a ti misma”, ha dicho siempre Stewart, un misterio para los periodistas que intentaban desenmascararla. “La imagen que la gente tiene de mí no tiene por qué ser errónea, pero sí es una idea creada a partir de acumulación de fotos, entrevistas, películas. No soy yo, es lo que se vende de mí”. Esa es la idea que ha decidido cambiar y controlar más personalmente, abriéndose más al mundo. “Todo cambió cuando empecé a salir con una chica –reconoció hace un año–: esconderme significaba que me avergonzaba [de mi sexualidad], así que tuve que alterar mi forma de salir en público. Abrió mi vida y ahora soy más feliz”. En la imagen, la actriz porta un brazalete 'Coco Brush' de oro blanco de 18 quilates y diamantes. 

Infancia marcada por el cine
2 de 15
Comparte la fotografía
Infancia marcada por el cine

Ya no es la adolescente enfadada con el mundo, como era su Bella en 'Crepúsculo'. Vuelve a ser la actriz pasional que descubrió gracias a sus padres (él, productor de televisión; ella, script) que la interpretación no era un trabajo superficial, sino una profesión mágica. Por eso hizo su primera película con solo nueve años y a los 10 ya estaba trabajando a las órdenes de David Fincher junto a Jodie Foster (La habitación del pánico). Por eso, tras el éxito de los vampiros adolescentes, dio el giro que la industria no esperaba. Evitó grandes producciones, comedias románticas, papeles de heroína, se fue hacia lo difícil, a escapar de su zona de confort. Películas pequeñas ('Equals', 'American Ultra'), personajes complejos (P'ersonal Shopper', 'Viaje a Sils Maria', 'Siempre Alice'). En cada uno de ellos, enseña algo más. Ya no se esconde.

El precio de la fama
3 de 15
Comparte la fotografía
El precio de la fama

Durante todo el tiempo que duró su relación con su compañero de reparto en 'Crepúsculo', Robert Pattinson, sufrieron el acoso de paparazzis y fans. La vendieron como la mala de la película, cuando con esta persecución le descubrieron un affaire con el director de Blancanieves, Rupert Sanders. Le costó recuperarse de aquel bache, pero lo hizo de la única manera que sabe: trabajando. “Mientras tenga algo por lo que luchar, mi carrera, mis películas, todo vale la pena. ¡De verdad me encanta hacer cine!”, dice.

Portada de Gentleman 153
4 de 15
Comparte la fotografía
Portada de Gentleman 153

La actriz, que protagoniza la portada del número de julio y agosto de la revista Gentleman, lleva vestido gris y top rosa pálido, de la colección Cruise 2017-2018 de Chanel. 

En la piel de una celebrity
5 de 15
Comparte la fotografía
En la piel de una celebrity

En 'Personal Shopper' interpreta a una asistente de una celebrity. ¿Cómo fue meterse en la piel de alguien tan opuesto, hacer cosas que no puede hacer por la falta de normalidad en su vida?
Este personaje también tiene un conflicto de deseos, porque va a tiendas pero no puede comprar para ella. Pero fue interesante interpretar a alguien que es capaz de hacer lo que quiera. A veces sí siento como si tuviera las alas cortadas, que no puedo hacer todo lo que quiero, y eso es un mal sentimiento, es surrealista, es diferente.

Fotograma de 'Personal Shopper' (2016).

Humildad para triunfar
6 de 15
Comparte la fotografía
Humildad para triunfar

"Sinceramente, no creo que las celebrities sean tan importantes ya. Creo que sistemáticamente hemos ido bajándolas de su altar. Hollywood solía ser brillante y todos dentro de la industria parecían intocables. Estaban en otro nivel de verdad y ahora hemos cambiado. Las celebrities hoy día estamos tan agujereadas... Creo que es bastante obvio que somos frágiles", opina. 
En la imagen, Stewart en 'Viaje a Sils Maria' (2014).

Autoaprendizaje
7 de 15
Comparte la fotografía
Autoaprendizaje

Alguna vez ha dicho que los papeles más interesantes son aquellos en los que aprende algo sobre usted, ¿qué ha aprendido de los últimos?
Nada definido. De 'Café Society', por ejemplo, no saqué una pequeña lección sobre la vida, pero reflexioné sobre los diferentes tipos de amor que hay. Fue liberador y revelador. Admiré la capacidad de mi personaje para agarrarse y valorar los momentos fugaces. Pero no sé qué he aprendido... Cuando digo que aprendo con los personajes me refiero a que a veces te quedas atrapada en ti misma. Si no me dedicara a esta profesión que te empuja en diferentes direcciones, quizá sería una persona distinta. Quizá sería una persona más estrecha de miras. Interpretar papeles como el de 'Café Society' o el de 'Personal Shopper' te fuerzan a abrir tu mente. Y eso es el mejor sentimiento.

Ante todo, cineasta
8 de 15
Comparte la fotografía
Ante todo, cineasta

¿Sigue habiendo muchas diferencias entre hombres y mujeres en la industria del cine?
Me hace gracia... La última vez en Sundance, estaba con la directora Kelly Reichardt y nos preguntaron algo así y ella ni contestó. “Soy una cineasta”, dijo. La entiendo pero es raro porque, al mismo tiempo, creo que la única forma de cambiar las cosas es hablando de ellas y tomar decisiones diferentes para impulsar que las mujeres seamos más y más fuertes. La única forma de lograrlo es hablarlo, pero al mismo tiempo hablarlo tanto parece que resta interés sobre la película en concreto, o a hablar de otras cosas.

Preparada para cualquier papel
9 de 15
Comparte la fotografía
Preparada para cualquier papel

Con las escenas de desnudo, ¿cómo se siente?
En Personal Shopper, donde tenía algunas, interpretaba a alguien encerrada en su estado mental; incapaz de analizar su situación, está atrapada y no puede siquiera tener una relación física con alguien. Es una película sobre encontrarse a sí misma, es una película sobre una crisis de identidad, me apoyé en eso y tenía que mostrar una versión desnuda de mí misma. Lo mejor como actriz es sorprender y la única forma de hacerlo es desnudarte y revelarte. No quiero interpretar papeles en los que se vea que interpreto a un personaje, no soy una actriz de personajes, no quiero que sea siempre sobre mí. Mi tipo de trabajo favorito es aquel en el que descubro algo nuevo sobre mí.

Musa millennial
10 de 15
Comparte la fotografía
Musa millennial

Ella considera trabajo hasta su paso por las alfombras rojas y, sobre todo, sus colaboraciones con marcas de moda y cosmética, como Chanel, para quien se convirtió en auténtica musa millennial con el respaldo de Karl Lagerfeld. “La moda puede ser divertida. Me inspira. Me gusta estar rodeada de gente que está compulsivamente haciendo cosas”, explica.

Imagen de Chanel
11 de 15
Comparte la fotografía
Imagen de Chanel

La actriz, imagen de Chanel, posa en estas dos fotos de la firma maquillada con productos de Eyes Collection 2017:

Inconformismo como virtud
12 de 15
Comparte la fotografía
Inconformismo como virtud

Las alfombras rojas las utiliza como una extensión de su imagen inconformista. En el Festival de Cannes, por ejemplo, apareció hasta descalza para rebelarse contra la norma de llevar tacones. “Si llevo tacones es porque quiero llevarlos –dijo este año–, no porque alguien me diga que tengo que llevarlos. Ya no puedes pedir algo así. Si no les vas a pedir a los hombres que lleven tacones y vestidos, a mí tampoco”, dice con firmeza. Y se presentó con su pelo platino rapado y un vestido muy diferente a la alta costura que estamos acostumbrados a ver, aunque lo firmara Chanel.

La importancia del director
13 de 15
Comparte la fotografía
La importancia del director

Con Olivier Assayas ha trabajado en dos películas ya; con Viaje a Sils María ganó el premio César y ha estado en Cannes con los dos filmes. ¿Diría que trabajar con él le da algo que no encuentra con otros directores?
Trabajando con Assayas en Personal Shopper fue especialmente duro (acababa de terminar el rodaje de Woody Allen), pero me hizo sentir que no hay nada que no pueda hacer. Estaba trabajando siete días a la semana. Trabajando con Chanel al mismo tiempo, 16 horas al día, y de verdad que nunca me he sentido tan bien estando tan mal. Y especialmente por eso, cuando sentí que iba a caer, no habría sido capaz de dejarme llevar y darlo todo si no hubiera sabido que todo iba a salir bien. Así que sí, saltaría de un tejado por Olivier.

¿Qué es interpretar para Stewart?
14 de 15
Comparte la fotografía
¿Qué es interpretar para Stewart?

La experiencia de la interpretación para mí pasa por querer contar buenas historias, claro, y por trabajar con gente a la que te sientes atraída aunque no siempre entiendas por qué. Cuando al final del día sabes seguro que deberías estar haciendo lo que estás haciendo, sé que esto suena cursi, te da un valor que no es algo que sientes todos los días.

Como ídolo adolescente y como la actriz mejor pagada de Hollywood, justo después del éxito de Crepúsculo, Kristen Stewart permanecía escondida. Escondía su vida privada (y, sobre todo, su relación con Robert Pattinson), se escondía en las entrevistas y se escondía en una imagen de joven rebelde. Hoy, tras trabajar con Woody Allen, Kelly Reichardt o Olivier Assayas –gracias a quien es la primera actriz americana en ganar un premio César francés–, se ha reconvertido en musa del cine independiente internacional y ha dejado de esconderse. Ha abrazado su posición como icono y ejemplo de la generación millennial y su lugar en el mundo como personalidad influyente. Ahora concede más entrevistas, habla más sobre ella, habla más de su trabajo. Después del corto Come Swim, que presentó en el último Festival de Cannes, quiere dirigir más, para seguir revelándose. Gentleman ha charlado con ella. / Fotografía: Julien Mignot

Personajes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios